Trabajando el turno nocturno: Mantenerte saludable cuando estás despierta toda la noche

No es ningún secreto que los pacientes en centros de salud necesitan atención las 24 horas. Como enfermera o proveedora de atención médica, probablemente te hayan pedido que trabajes en el turno nocturno, pero volver a tu rutina habitual puede ser difícil, especialmente si tienes niños pequeños u otras preocupaciones que requieran tu atención. Además, trabajar este horario puede afectar tu salud mental y física general.

Si comienzas a sentirte como un vampiro después de trabajar en el turno nocturno, aquí tienes algunas cosas que necesitas conocer sobre cómo esto puede afectar tu salud mental y física.

Cómo afecta tu salud trabajar guardias nocturnas

Trabajar durante todo el día puede provocar lo que se conoce como trastorno del turno laboral. Según la Fundación del Sueño, una organización sin fines de lucro comprometida con hábitos de sueño saludables, el trabajo nocturno a largo plazo se asocia con un mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer, así como problemas metabólicos, enfermedades cardíacas, úlceras, problemas gastrointestinales y obesidad.

El trastorno por turnos laborales también puede provocar lo siguiente:

  • Problemas para dormir

Muchos de estos problemas se remontan a la falta de sueño. Es posible que tengas dificultades para dormir 7 u 8 horas por noche si te acuestas cuando sale el sol. Al mantenerte en vela toda la noche, esa exposición adicional a la luz puede suprimir tu melatonina, la hormona que regula el ciclo sueño-vigilia.

  • Sentirte fuera de sintonía con tu entorno

Trabajar en el turno nocturno también puede hacerte sentir como si estuvieras viviendo en una realidad alternativa. Es posible que no estés sincronizada con lo que sucede a tu alrededor. Puedes tener dificultades para comprender nueva información o completar tareas rutinarias. También puedes notar un cambio en tu comportamiento.

  • Salud mental

El trastorno del trabajo por turnos también puede provocar depresión y ansiedad. La falta de sueño puede alterar el sistema circadiano, que regula la liberación de diferentes productos químicos en el cuerpo. Puedes sentirte aislada de amigos y familiares que se despiertan y se acuestan a horas habituales.

  • Mal rendimiento y mala seguridad en el lugar de trabajo

Trabajar a altas horas de la noche también puede afectar tu rendimiento laboral. Puedes sentirte menos alerta o experimentar una reacción tardía al responder a las necesidades de tus pacientes. La somnolencia provoca reacciones más lentas e interfiere con la toma de decisiones, lo que aumenta tus posibilidades de cometer un error. Puedes pasar por alto consideraciones importantes de seguridad, que podrían ponerte a ti, a tus colegas o a tus pacientes en riesgo. Las lesiones en el lugar de trabajo pueden hacerse más comunes cuando los trabajadores intercambian turnos o pasan largas horas trabajando sin dormir.

Manteniéndose saludable en el turno nocturno

Para muchos trabajadores de la salud, trabajar el turno diurno no es una opción. Si tienes que trabajar durante el turno nocturno, pon en práctica las siguientes recomendaciones para mejorar tu rendimiento laboral.

  • Mantente vigilante

Todos los que trabajan en el turno de noche deben familiarizarse con los riesgos implicados. Los síntomas del trastorno del trabajo por turnos incluyen somnolencia excesiva, irritabilidad, depresión, insomnio, fatiga y dificultad para respirar. Los miembros del personal deben notificar si están comenzando a sufrir estos síntomas, para que puedan obtener la ayuda que requieran. Si notas que uno de tus colegas está teniendo problemas para mantenerse despierto en el trabajo, asegúrate de que tengas todo lo que necesitas para completar las actividades sin ponerse en riesgo, ni a sus pacientes.

  • Consejos para mantenerse despierta en el trabajo

Si tienes problemas para mantenerte despierta, intenta caminar antes de tu turno para que la sangre bombee. Procura dormir tanto como puedas. Trata de tomar una siesta antes de tu turno o incluso durante los descansos. Una siesta extra de 15 a 20 minutos puede mejorar el estado de alerta.

La cafeína suele ser la opción preferida en el trabajo, pero si el café ya no tiene efecto en ti, trata de mantenerte activa, para no comenzar a quedarte dormida en horas laborales. Recuerda mantenerte hidratada cuando consumas cafeína en el trabajo.

  • Usa transporte público

Conducir antes o después del turno nocturno puede resultar en conducción peligrosa y accidentes viales. Hazte un favor y toma el transporte público siempre que sea posible para mantenerte segura durante tu viaje a casa. Asegúrate de que tus colegas no conduzcan con sueño. También puedes compartir el viaje con tus colegas, para que alguien pueda tomar una siesta mientras la otra persona conduce. De la misma forma, pueden estar al tanto de la conducción del otro para evitar un accidente.

  • Distribuye tus guardias nocturnas

Si tienes algo de control sobre tu horario, intenta distribuir tus turnos nocturnos, para no estar despierta toda la noche durante semanas seguidas. Esto te ayudará a equilibrar tu horario de sueño.

  • Ejercicio

Intenta ir al gimnasio antes o después de tus guardias para aliviar el estrés. Dormirás más profundamente cuando sea hora de acostarte. Esto también te brinda la oportunidad de experimentar más luz del día, en lugar de simplemente despertarte y acostarse en la oscuridad.

  • Confiar en la familia y amigos

Si tienes problemas para cumplir con todas las responsabilidades de la vida, no temas apoyarse en tus seres queridos. Delega ciertas tareas a otros, para que no te agotes durante la semana.

  • Consejos para dormir

Cuando estés lista para acostarse, trata de bloquear la luz tanto como sea posible utilizando cortinas opacas. Apaga tu teléfono y computadora para que las luces y los sonidos no interrumpan tu horario de sueño. Nuestros ojos registran la luz azul como la luz del día, por lo tu cuerpo entiende que todavía hay luz afuera. También puedes ajustar la configuración en tus dispositivos para que emitan una luz cálida de color naranja en lugar de una azul.

Trabajar en el turno nocturno puede ser parte de tu existencia, pero estos consejos pueden ayudarte a aprovechar al máximo una situación difícil. Si no estás preparada para cubrir una guardia nocturna, habla con tu supervisor o gerente sobre los cambios de turno.