¡12 momentos que hacen poner los ojos en blanco a las enfermeras!

nurse-listening-patientThinkstock | Fuse

El mes pasado organizamos un concurso pidiendo a nuestros lectores que nos contaran su primer “momento ojos en blanco” y recibimos respuestas geniales y divertidas que queremos compartir contigo. ¡Prepárate para reír!

Y FELICIDADES para nuestros dos ganadores, cada uno de ellos recibió una copia de “Becoming Nursey” de la colaboradora de Scrubs Kati Kleber, BSN, RN. (¡Chsss! Puedes leer un extracto del libro aquí!)

Mi primer “momento de poner los ojos en blanco en enfermería” fue…

“Durante la primera semana de prácticas, le estaba dando una ducha a una paciente y se cagó en mi mano. ¡EN MI MANO! ¡Dios bendiga los guantes!”
—Danielle B.

“Cuando una estudiante de enfermería estaba haciendo la ronda de medicamentos con una enfermera veterana, le dieron dos supositorios de aminofilina para administrárselos a un paciente con disnea (respiración dificultosa). Cuando pasé por allí, ¡el paciente estaba sentado con un supositorio metido en cada uno de los agujeros de la nariz! La pobre estudiante había preguntado para que eran los supositorios y su superiora le dijo que eran para ayudar al paciente a respirar y que debía ‘ponerlos donde creas que deben ir’”
Jane R.

¡Y aquí tienes las 10 menciones de honor que te harán reír!

“Cuando mi paciente sicótico se desnudó y gritó, ‘¡tengo un pene!’”
—Ashley B.

“Cuando me llamaron por mi nombre por el interfono tantas veces que una paciente llamó para que yo fuera a su habitación y me dijo, ‘Querida, he oído tu nombre tantas veces que quería asegurarme de que estabas bien’ Después estuvo hablando conmigo durante 15 minutos…”
—Breanne S.

“Cuando mi paciente la armó gorda llamándome cuando estaba en el baño. ‘¡Finalmente he hecho una blandita!’ me dijo.”
—Shabnam M.

“Después de pasar 45 minutos lavando al paciente y cambiando las sábanas para pasar la noche en la UCI, el médico viene y ordena iniciar un enema de limpieza.”
—Rebecca G.

“Como enfermera principiante, administrar los preparativos GI en una unidad médico-quirúrgica. Una paciente anciana me llamó para decirme que nuestra agua estaba mala y les había producido diarrea. Era el GoLYTELY, no el agua.”
—Kate K.

“Mi primer momento merecedor de poner los ojos en blanco fue cuando mi paciente me dijo que su nivel de dolor era 10/10 mientras estaba sentada en la cama, totalmente feliz, leyendo una revista y viendo un programa de entrevistas.”
—Mary O.

“Un paciente estaba recibiendo Solu-Medrol intravenoso por sus problemas respiratorios. El paciente estaba confuso debido a su demencia así que le conté al familiar lo que le estaba suministrando. Me preguntó que era el Solu-Medrol y le contesté que era un corticosteroide. Su respuesta fue, ‘¿le van a salir músculos con esto?’ ‘No, no es esa clase de esteroide’ y le expliqué lo que realmente hacía. Tuve que reírme al salí de la habitación.”
—Gina L.

“Cuando una paciente de otro estado vino a urgencias para renovar la receta. Quería que el médico de Urgencias llamara a su médico…”
—Kelly C.

“Un médico quería que el personal estuviera entrenado para identificar a pacientes desmayados.”
—Desiree P.

“¡Cuando acababa de dar un baño de esponja y ropa limpia y olí que tenía que repetirlo todo otra vez!”
—Rebecca D.

¿Tienes algún momento que merezca poner los ojos en blanco? ¡Compártelo en los comentarios!