• Scrubs Editor
  • Scrubs
  • 6 years ago

8 cosas frustrantes de ser la nueva enfermera

iStockphoto | ThinkStock
iStockphoto | ThinkStock

¡Felicidades! Lo has conseguido y finalmente tienes el trabajo de tus sueños. Pero, sea tu primer trabajo como enfermera recién licenciada o estés empezando de nuevo en un lugar de trabajo diferente, ser la enfermera nueva nunca resulta fácil. Ya es bastante malo tener que aprender tu TRABAJO actual, pero hay muchas cosas que pueden irte complicando la existencia. Aquí tienes 8 cosas frustrantes de ser la enfermera nueva:

Aprender nuevos nombres

Recientemente me burlé de esto mismo en mi blog personal, en un artículo que titulé Yo y Mi Nuevo Trabajo. Sí, todos los empleados tienen tarjetas de identificación, ¡qué demonios! tu también tienes una. Pero, ¿cómo se supone que debe una persona recordar más de 20 nombres nuevos al día?

Necesitar un GPS

La cama 3456 en 13SW. Coge el ascensor norte, baja dos plantas y gira a la derecha. Sigue el pasillo hasta la rampa y coge el último ascensor hasta la 10ª planta. Una vez llegues allí, dirígete inmediatamente hasta la estación de enfermeras y coge el ascensor más cercano hasta la planta 13ª. Sigue el serpenteante pasillo hasta que llegues a la T, donde deberías girar la segunda a la izquierda… (¿Te resulta familiar todo esto?)

Aprender tradición versus protocolo

Todos aprendemos a las malas que la mayoría de las enfermeras siguen el protocolo…pero de alguna manera no lo hacen. No me gusta llamarles atajos, pero vamos a ser honestos: todos los usamos. No infringimos ninguna ley estatal o ponemos en peligro la seguridad de un paciente, pero todos encontramos maneras de acelerar el proceso. Simplemente asegúrate de conocer el protocolo oficial antes de aceptar un atajo como el procedimiento estándar.

Evitar a Sybil (Conocida como la compañera con múltiples personalidades)

¿Cómo es posible que un compañero de trabajo sea tu mejor amigo un momento y te trate como si fueras su peor enemigo al siguiente? Esto es aplicable a todo el personal sanitario, no solo al personal de enfermería.

Andar pisando huevos

Todos sabemos que hay algunas enfermeras que no pueden juntarse con otras. O que algunas unidades de enfermería no encajan bien con otras unidades. Aprender estas “normas de patio de colegio” en tu nuevo lugar de trabajo puede ser agotador.

Acostumbrarse a todo un nuevo listín telefónico

No sé tú, pero la telefonista se convierte en mi mejor amiga en un lugar de trabajo nuevo. En algún momento te acordarás de los números de teléfono… pero ¡lleva su tiempo!

La transición después del periodo de luna de miel

Parece que hay una transición cuando, de repente, algunos empleados muestran sus verdaderas cartas. Van de darte la bienvenida y ser positivos a ser unas verdaderas arpías. ¿Qué demonios ha pasado? Nunca lo sabré. Pero tu lugar de trabajo pasa de ser el mejor lugar del mundo para trabajar a algo mucho menos agradable. El periodo de luna de miel es diferente cada vez.

Evaluando tu elección

Finalmente, un nuevo trabajo siempre acaba en una decisión. ¿Has tomado la decisión adecuada? ¿Encaja bien este trabajo? ¿Vas a continuar? o ¿vas a fijarte en algún otro trabajo? Creo que todos deberíamos esperar por lo menos unos seis meses antes de tomar una decisión. Te puede sorprender lo que descubras.

Al fin y al cabo, es un trabajo – no es tu vida, a no ser que tú hagas que sea tu vida. Intenta que ambas cosas combinen lo mejor posible. Simplemente ten claras tus prioridades. ¡Mucha suerte!