• Scrubs Editor
  • Scrubs
  • 7 years ago

Chicos enfermeros y el mito de ser el favorito del médico

Ocean Photography | Veer

No puedo decir que me guste el término ‘chicos enfermeros’, pero tiene un cierto poder de permanencia e influencia cuando se trata de las redes sociales. Yo nunca utilizo este término fuera de Internet. Creo que es engañoso, confuso y no ayuda a debilitar los estereotipos que hay por ahí si nos referimos a nosotros como ‘chicos enfermeros’. Pero Internet es lo que es y yo seguiré utilizando ese término.

Mito nº 52 sobre el enfermero: “Los médicos tratan a los chicos enfermeros  mejor/diferente/preferentemente que a las enfermeras” (por cierto…no tengo ni idea de cuantos mitos hay ahí afuera…Simplemente he cogido un número al azar).

Últimamente este mito no para de crecer y crecer. No estoy seguro de si su popularidad va en aumento o simplemente yo presto mayor atención. Afirmar que un médico me trata mejor a mí que a una mujer que trabaje conmigo es una sandez. Algunos dicen que es porque yo soy un ‘chico’. Algún tipo de vínculo masculino supongo. Otros creen tontamente que el médico respeta a los ‘hombres’ más que a las ‘mujeres’. Al fin y al cabo, sea cual sea tu teoría para explicar este mito, esto es solo un mito. NO es verdad.

Como chico enfermero (he dicho ya que odio este término), no recibo un trato diferente basado en mi género. Mi relación laboral con cualquier médico, al igual que con cualquier otro compañero (independientemente de su género), ESTÁ directamente relacionada con mi actuación en el trabajo.

Desafortunadamente la relación entre el personal de enfermería y el médico está valorada siguiendo una curva. Vamos a ser honestos. Un enfermero que tiene un pensamiento crítico agudo, atención al detalle y conoce las reglas de oro para mantener una comunicación buena y equilibrada, tendrá una relación excelente, fuerte, de confianza y, posiblemente, sin estrés con cualquier médico  — independientemente del género del médico o del enfermero.

Un enfermero que no puede priorizar de manera eficiente sus cuidados, es descuidado a la hora de afrontar sus responsabilidades y no se comunica de una manera clara, tendrá problemas. Tendrá muchos enfrentamientos estresantes con los médicos y seguirá culpando injustamente a los demás.

La ironía de todo esto es que muchos médicos que confían en tus habilidades y en tu opinión, acaban tratándote de manera diferente porque están suficientemente cómodos  como para ser ‘sociales’ contigo.

Sí, los hombres se relacionan hablando de ‘deportes’ y otras temas ‘masculinos’. Al igual que las mujeres se relacionan hablando sobre ‘moda’ y otros temas ‘femeninos’. Creo que una de las fuentes de este mito puede deberse únicamente a los meros números, ¿no? Quiero decir, la mayoría de médicos son hombres (aunque no por mucho tiempo) y el número de hombres en una unidad de enfermería es mucho menor que el de mujeres. Por eso, dar un trato especial a un hombre y su relación laboral con el médico debe ser simplemente un hecho estadístico o una anomalía (una vez más, estoy haciendo suposiciones).

He visto un equilibrio en cuanto a género. A los médicos no les importa tu género, lo que realmente les importa es el tipo de enfermero que eres, qué tipo de cuidados proporcionas y si pueden confiar en ti.

Pregúntale a cualquier compañero de profesión, todos sabemos la diferencia entre una enfermera buena y una mala. Debo recordarte los comentarios subconscientes que hacemos cuando nos enteramos de que nos toca trabajar con ‘esa’ enfermera u obtener el informe de ‘esa’ enfermera.

Durante mi carrera he aprendido a las malas que no quieres estar en el lado equivocado de la raya. Muchas veces he tenido que ‘revisarme’ a mí mismo y examinar con atención qué es lo que estaba haciendo bien y qué estaba haciendo mal. Creo que tenía mucho que ver con meterme en mi papel (una vez más…simplemente mi opinión).

Tratamiento preferente/mejor/diferente (de cualquier tipo), en mi humilde opinión, es una muestra de respeto de un profesional hacia otro. Nunca ha sido una cuestión de género.