Los pros y contras de los uniformes codificados por color

Todas sabemos que el personal de enfermería debe llevar uniforme. Pero hay muchas centros sanitarios que tienen sus propias reglas sobre quién debe llevar qué. Esta codificación estándar por color varía de un hospital a otro. Algunos centros tienen más de media docena de colores diferentes en su sistema de codificación.

Afortunadamente, la mayoría de tonalidades que se asignan están disponibles. Por ejemplo, las chaquetas unisex azul cielo y los pantalones con cordeles son una opción muy común en los códigos de vestuario de los hospitales. Otras opciones típicas que podrás encontrar con facilidad son el azul marino, el blanco, el bermellón y el negro.

¿Por qué se utiliza un código?

El objetivo del código por colores es simple. Ofrece una especie de clave visual que te permite diferenciar una especialidad de otra o un departamento de otro. En principio, parece que esto debería facilitar saber quién se supone que debe hacer cada cosa.

Sin embargo, esta estrategia no siempre tiene el resultado esperado. Según la experiencia de enfermeras como Brenda Britt, las normas del color son restrictivas y no tienen demasiado sentido: “Azul marino para las enfermeras y verde para las auxiliares de enfermería… ¡es horroroso! El resto puede llevar el color que quiera. Aún así, los pacientes siguen sin saber quién son las enfermeras.” Kim Ostrander hace esta pregunta: “¿Saben los pacientes qué significado tienen los colores? ¿Conoce el resto de personal del hospital ese código por colores?” Frecuentemente la respuesta es no.

Sin embargo, la codificación por color puede desempeñar una función importante si todos hacen un esfuerzo para comunicarse de manera efectiva. Angel Kirkbride cree que la adopción de un código de vestuario en su hospital es realmente útil: “Creo que es importante destacar. Antes, los pacientes confundían a los cuidadores personales y a las enfermeras. Ahora, les informamos de que las enfermeras diplomadas llevan azul marino y azul… y, además, ¡no tengo que preocuparme de qué voy a ponerme!” Un blusón azul intenso atrae la atención y es femenino si incluye detalles como costuras princesa, que sirven para resaltar las curvas.

Por qué a las enfermeras les gusta tener colores asignados

Tal y como ha mencionado Kirkbride, no tener que decidir qué ponerte cada día para trabajar es una de las cosas que más gusta a las enfermeras del código de vestuario que especifica colores de uniforme. Nicole Bonney añade esto: “Los colores sólidos hacen que sea tan fácil vestirse. El negro es el color que hemos elegido — ¡tuvimos que hacer una encuesta!” El efecto adelgazante del color negro puede acentuarse con detalles como una goma elástica en la parte trasera que da al blusón de cuello cuadrado más forma en la cintura.

Limitar las opciones también puede hacer que resulte menos caro actualizar tu ropero. A Amber Ammann le gusta que su empleador no tenga código de vestuario, pero puntualiza que esta libertad tiene un inconveniente: “Resulta caro comprar los uniformes suficientes para que no parezca que llevas la misma ropa día tras día.”

Algunas enfermeras tiene la suerte de que sus empleadores suministran y lavan los uniformes de sus empleados — cosa que solo es posible si los colores están estandarizados. A Cindy Blanco Pacheco le gusta este enfoque: “No me importa lo que lleve con tal de no tener que llevarme los gérmenes a casa.”

Por qué las enfermeras odian los uniformes codificados por color

Por cada enfermera encantada de llevar un solo color, hay más de dos enfermeras que parece que no pueden soportarlo. Algunas se quejan del color que tienen que llevar. La enfermera Terry Farley se queja, “¡El azul marino es HORRIBLE cuando se destiñe y no hay dos piezas que combinen!” Farley cree que cambiar de un código de vestuario más flexible a uno estricto de codificación por color puede afectar negativamente al estado de ánimo.

Mucha de la gente que trabaja en centros donde se permite al personal llevar una gran variedad de uniformes no cree necesaria la codificación por color. Josie Hufhand refleja la opinión de muchas enfermeras con la siguiente afirmación: “Podemos llevar lo que queramos. Creo que acudir al trabajo es mucho más importante que llevar un color u otro.” Con la gran demanda actual de profesionales de enfermería y la poca oferta existente, ¡Hufhand definitivamente tiene razón!

Si tu empleador sigue un código por color para los uniformes, ¿qué haces para personalizar el tuyo? ¿Te pones una camiseta de colores vivos debajo del uniforme para que se vea a través del cuello de pico y contraste con el color de tu uniforme? o ¿lo haces más interesante con un par de modernos zuecos con estampado de cebra?

¿Crees que las enfermeras deberían llevar uniformes del mismo color?

View Results

Loading ... Loading ...