Cómo mejorar la comunicación en el hospital

La comunicación entre médicos, enfermeras y otros miembros del personal hospitalario es vital en el sistema de atención médica de alta tecnología y bastante estrés. Según un estudio del Centro Nacional de Información Biotecnológica de Estados Unidos (NCBI), un paciente puede interactuar con 50 proveedores de atención médica diferentes durante una estadía de cuatro días en el hospital, incluyendo médicos, enfermeras, técnicos, etc. La comunicación efectiva y la colaboración en equipo son fundamentales. Cuando los médicos no se comunican con el personal de enfermería o entre sí, la seguridad del paciente está en riesgo.

La triste realidad es que los proveedores de atención médica no se hablan tanto como deberían hacerlo. No pasan suficiente tiempo comunicándose entre ellos sobre las necesidades del paciente o hablando con el paciente. Según un informe de las Comisiones Conjuntas, citado por la Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica en los Estados Unidos  (AHRQ), las fallas de comunicación son la causa del 70% de los eventos centinela. Otro informe del Consejo Nacional de Juntas de Enfermería del Estado, citado por el NCBI, muestra que las enfermeras mencionan los problemas de comunicación con los médicos como uno de los dos factores que más contribuyen a los errores en la atención al paciente.

Las necesidades de los pacientes que se vuelven más complejas y los cambios constantes en el sistema de atención médica crearon un entorno que solo puede funcionar correctamente mediante una comunicación efectiva. Entonces, ¿por qué el nivel de colaboración sigue siendo bajo entre los profesionales de la salud?

Los desafíos de la comunicación efectiva entre los profesionales de la salud

Existen muchos factores que dificultan la comunicación efectiva en el sistema de salud. Para empezar, los profesionales de la salud tienden a trabajar de manera independiente, a pesar de que son considerados parte de un equipo. Como resultado, es frecuente que tengan su propia comprensión de lo que necesita un paciente.

La estructura jerárquica de la relación enfermera-médico, que se ha basado en la educación y el género, también es un factor fundamental en los conflictos y la falta de colaboración. Un estudio realizado por el Instituto de Prácticas de Medicación Segura refleja que la intimidación es una de las principales causas de error de medicación. El estudio mostró que la mitad de quienes respondieron expresaron que se sintieron presionadas a suministrar un medicamento en algún momento de sus carreras, pero que los médicos las intimidaron demasiado como para expresar sus preocupaciones.

Las diferencias en educación y capacitación son otros factores que pueden derivar en una falta de comunicación. Los médicos no reciben educación para trabajar con enfermeras o viceversa, pero se les coloca en un ambiente altamente estresante y se espera que se desempeñen bien trabajando juntos.

Entonces, ¿cómo se puede cambiar todo esto y crear una cultura que incentive la comunicación y la colaboración en equipo? Aquí hay algunos pasos simples que pueden alentar a los médicos a comunicarse más con las enfermeras y entre ellos…

  • Afrontar la situación

Uno de los pasos más importantes para establecer una cultura de comunicación es la voluntad de afrontar la situación. La mayoría de las veces, las enfermeras no hablan asertivamente, temiendo ser groseras. Pero decir lo que piensas es fundamental no solo para el bienestar de tu paciente sino también para tu éxito profesional como enfermera.

  • Crear un ambiente amigable

Según el NCBI, los profesionales de la salud valoran más la familiaridad que la formalidad. Eso significa que es necesario crear un entorno en el cual médicos y enfermeras puedan cuestionarse la toma de decisiones de los demás sin sentirse intimidados o temer un resultado negativo.

  • Programas de capacitación de equipos enfocados

Los programas de capacitación de equipo son uno de los métodos más recientes y eficientes para mejorar la colaboración entre médicos y enfermeras. Al establecer una cultura de respeto, confianza, responsabilidad, comunicación abierta y toma de decisiones compartida, puede minimizarse el riesgo de error.

Piénsalo de esta forma. Incluso el mejor médico o enfermera pueden cometer un error. Al proporcionar comentarios constructivos y la oportunidad de cuestionar cada decisión médica en un entorno seguro, se pueden reducir los posibles errores y mejorar todos los aspectos de la atención al paciente. Sin embargo, los médicos deben tomarse el tiempo para conocer a las enfermeras y otros médicos con los que están trabajando, aprender sus nombres y comprender que la salud de un paciente siempre está por encima del orgullo personal.

  • Colaboración práctica

Debes comprender que los conflictos y diferencias de opiniones son inevitables en un entorno donde hay tanta diversidad profesional. En lugar de rechazar la sugerencia de alguien inmediatamente, tómate un segundo para analizar su punto de vista. Es posible que te sorprendas al descubrir una nueva visión o solución a un problema.

Los médicos que no confían, respetan y colaboran con el personal de enfermería o entre ellos tienen más probabilidades de cometer un error que podría afectar la seguridad de los pacientes. Para enfrentar este problema, los profesionales de la salud deben trabajar constantemente para mejorar sus habilidades de comunicación y fomentar un entorno que apoye la colaboración.