El Auge Y El Impulso Del Tratamiento De FIV Contra La Socioeconomía, La Tradición Y La Cultura Actual.

Este artículo fue proporcionado por Generation Next Fertility in New York, si tu o una amiga están buscando una clínica de FIV y se encuentran en los Estados Unidos comunícate al (212) 641-0906.En todo el mundo, existen más de 70 millones de parejas que luchan contra la esterilidad y la baja fertilidad. Desde el primer “bebé probeta” en julio de 19781, la fertilización in vitro ha evolucionado y mejorado para brindar esperanza a las familias para las que de otra forma hubiera sido imposible crecer. Desde ese momento, más de 40 millones de bebés han nacido mediante métodos de fertilización in vitro.
Sin embargo, mientras la ciencia ha avanzado a través del tiempo, los desafíos de la ley, la tradición, la ética y la paternidad luchan por mantenerse al día. Continúan surgiendo debates dentro de la política pública sobre el significado de “familia” en los países, las culturas y las comunidades religiosas. Esta lucha entre la tradición y la ciencia ha provocado que muchos pacientes de FIV oculten su participación en estas técnicas, debido a una variedad de motivos.
FIV clandestina en los años 80
Mientras que Europa lideró el camino para la introducción y el progreso de la FIV a principios de la década de 1930, Estados Unidos no aceptó FIV tan pronto, en parte debido a la desaprobación de la Iglesia Católica, así como de la prensa. A pesar de este rechazo público general que se mantuvo durante décadas, dos médicos de Nueva York abrieron una clínica de FIV en marzo de 1980. Un año y medio después, en diciembre de 1981, nació la bebé Elizabeth Carr, hija de Judy y Rodger Carr. Debido a preocupaciones por su privacidad y la negatividad de la prensa, la identidad de Judy se mantuvo en la clandestinidad, y durante un tiempo la tuvieron en otra ciudad bajo un nombre falso.
Esto no quiere decir realmente que Estados Unidos sea el único país o sociedad con “molestias” relacionadas con la FIV. Varios países que le dan mucha importancia a la tradición por lo general tardan más en aceptar este tipo de métodos. Muchos países, sociedades y comunidades religiosas que dan importancia al linaje y las líneas familiares aceptan con más facilidad la FIV, pero con frecuencia solo si el tratamiento involucra únicamente a la familia. Esto se debe en parte a que los niños nacidos mediante FIV pueden tener menos acceso a la información sobre sus orígenes genéticos y familiares.
Atención Reproductiva Transfronteriza
Muchas personas en países que recomiendan evitar la FIV viajan a otros países para recibir este tratamiento – esto se conoce como Atención Reproductiva Transfronteriza. Sin embargo, si los donantes provienen de culturas distintas, no hablan el mismo idioma nativo, o viven en un país lejano pueden surgir inconvenientes. ¿El niño producto de FIV no podrá tener una relación sólida con el padre donante? ¿El niño no conocerá sus orígenes genéticos?
Estos son solo algunos de los temas citados constantemente por quienes están en contra de la FIV y atención reproductiva transfronteriza. Otros argumentos en contra incluyen un mayor riesgo de embarazo múltiple así como de mortalidad y morbilidad asociadas a esto. Las normas legales pueden dejar a las pacientes sin recursos por lesiones personales o negligencia, y si una paciente se enferma por el tratamiento en el extranjero, la compensación para la recuperación mediante un proveedor extranjero puede resultar casi imposible. Por estas y otras razones, muchas personas optan por permanecer en sus propios países para el tratamiento de FIV, pero mantenerlo en secreto debido a los estigmas sociales asociados aún con la FIV.
Otros problemas son importantes tanto con FIV como con la atención reproductiva transfronteriza; uno de estos es la preocupación por la cobertura médica y de seguro de vida. Los avances en genética molecular pueden llevar al diagnóstico de muchas enfermedades genéticas a partir de muestras de sangre recolectadas y muestras de sangre del cordón umbilical; esto podría permitir a los investigadores identificar ciertas enfermedades en donantes y descendientes, haciéndolos no recomendables.
Las Religiones Mundiales y la FIV
Muchas religiones, entre ellas el Islam, el Budismo, el Cristianismo, el Hinduismo y el Judaísmo se enfocan en la FIV y desempeñan un papel activo en relación con la aplicación de la misma y de otras tecnologías de reproducción asistida. Las opiniones religiosas a menudo pueden entrar en conflicto con las opciones disponibles para las personas; los avances en la FIV continúan planteando preguntas religiosas que no siempre tienen respuestas claras. En general, las opiniones con respecto a la FIV varían notablemente entre las religiones mundiales:
• La ley Judía es clara con su posición sobre la FIV con respecto a la maternidad cuando se utiliza un sustituto gestacional; la ley establece que el niño está relacionado con quien lo formó, no con quien lo dio a luz (Broyde, 2010)2.
• La ley Islámica protege y alienta los intentos de atender y curar la infertilidad; esta ley también considera que es un deber y una obligación hacerlo (Corán, 23:5). La FIV es aceptada por el Islam, pero solo puede ser practicada por un esposo y su esposa durante el matrimonio. En la unión del espermatozoide y el óvulo no debe participar un tercero, por lo que los gametos de otras personas son inaceptables ya que causan confusión con respecto a la pureza y la genealogía, que son de fundamental importancia en el Islam.
• La Iglesia Católica se mantiene en contra de la FIV porque sostiene que no toma en cuenta la vida humana y separa las relaciones sexuales en el matrimonio y la procreación humana (Catecismo de la Iglesia Católica)3. Los embarazos deben ocurrir dentro de matrimonios heterosexuales como resultado del acto conyugal entre la esposa y el esposo. La Iglesia Católica cree que la FIV, la maternidad sustituta, el uso del semen de donantes e incluso la criopreservación de embriones están en contra de la unidad del matrimonio y del derecho del niño a ser un “producto” de un acto sagrado.
• El Cristianismo Ortodoxo Oriental apoya los tratamientos quirúrgicos y médicos de la infertilidad; sin embargo, se debe tener en cuenta que esta iglesia rechaza la FIV y las técnicas de reproducción asistida similares. También se oponen a la donación de gametos bajo el criterio de que es un acto adúltero.
• El Hinduismo le da la mayor importancia a la procreación y la reproducción. A las esposas se les puede otorgar permiso para tener relaciones sexuales con el hermano de su pareja estéril u otro miembro de la familia con el fin de tener descendencia. En India, la reproducción asistida es aceptable.
• Los budistas creen que las personas pueden procrear de la forma que quieran, siempre y cuando no causen daño a nadie más. Si bien la reproducción asistida es aceptable, la donación de espermatozoides y ovocitos debe evitarse tanto como sea posible.
• En el país de Japón, se practica y es aceptable donar semen. Sin embargo, por otro lado, la donación de óvulos está estrictamente prohibida.
La FIV ciertamente ha cumplido la promesa de ayudar a las parejas a lograr la paternidad. En el proceso, ha formado el camino para una amplia consideración de aspectos sociales, económicos, éticos, culturales y religiosos mucho más amplios relacionados con la crianza de los hijos y las familias.
El Caso Especial de China y la Asistencia Reproductiva
La congelación de óvulos es popular entre las mujeres chinas, a pesar de que en China el proceso está prohibido para las mujeres solteras. Para aquellas que tienen la opción de viajar al exterior para atención reproductiva transfronteriza, a pesar de esto, sigue siendo una posibilidad interesante. Famosa por su anterior política de “Un Solo Hijo”, que ahora se ha revocado, China ha sido testigo de un aumento enorme en el número de mujeres (casadas y solteras) que están interesadas en expandir sus familias. Algunas de estas mujeres congelaron sus óvulos criogénicamente con anterioridad y están listas para “usarlos” ya que, por ley, ahora se les permite tener más de un hijo.
Esto, a su vez, ha establecido algunos problemas dentro de China. Paul McTaggart, CEO de Medical Departures, explicó a China Daily que “Exceso de demandas del tratamiento de FIV, limitadas clínicas disponibles y meses de espera para consultas” son algunos de los factores que hacen que las mujeres chinas participen en programas en el extranjero. “La legalidad del diagnóstico genético previo a la implantación y la selección de género también son razones por las que las madres chinas no pasan por fecundación in vitro en esta nación”, indicó, refiriéndose a los perfiles genéticos del embrión antes de la implantación uterina.
Aquellas que no pueden o no desean viajar al extranjero para la FIV, a menudo se ven obligadas a mantener oculta su participación en los programas nacionales de fecundación in vitro. Las mujeres infértiles chinas se ven cada vez más presionadas por la tradición y el estado para adherirse a las estrictas normas de reproducción. El país tiene el raro y complejo problema de que las mujeres son mal vistas si no pueden concebir, sin embargo, también son mal vistas por buscar el tratamiento de FIV. Esta presión, o yali, es un factor clave en la motivación de las mujeres a la hora de comenzar sus sesiones de FIV. Estos problemas entre creencia personal, cultura y FIV crean tensiones que se incrementan, dando lugar a un ciclo sin fin de presión.
Los Medios Chinos y la FIV
Entre la reciente anulación de la política de Un Solo Hijo y la noción tradicional de que las mujeres “deben” concebir un hijo, no es de extrañar que el mercado de FIV en China se disparara. Los medios chinos plantean preguntas sobre por qué la infertilidad ahora es el centro de atención de un país que ya está sobrepoblado. Al mismo tiempo, las mujeres infértiles en el país siguen siendo en gran medida estigmatizadas por su incapacidad para concebir un hijo.
Con este aumento en la popularidad de la FIV en China, buena parte del sentimentalismo de los métodos de FIV ha sido descartado y reemplazado por un estilo industrializado, casi comercializado; esto aumenta aún más la presión que muchas mujeres sienten por ocultar su participación en el tratamiento de FIV. Sin embargo, en los últimos años, la FIV ha crecido considerablemente, y ahora está estandarizada para protocolos más estrictos hasta el punto de que, algunos dirían, produce bebés como si estuvieran conectados a una línea de ensamblaje (Jiang 2014:41). Lo que es peor, nadie puede estar seguro de la verdadera transcendencia del auge de la FIV en China debido al inevitable mercado negro y las regulaciones inadecuadas que se derivan de las limitaciones de la Política de Un Solo Hijo.
En Conclusión
El enfrentamiento entre la tradición, la ciencia, el estado y la religión ha aumentado la presión de las mujeres en general, independientemente de si son fértiles o no. Las motivaciones y presiones que atraviesa el entorno de la reproducción para las mujeres ciertamente están intrincadas en una red de influencias políticas, religiosas y socioeconómicas, demostrando ser demasiado para muchas mujeres que son forzadas o presionadas a mantener en secreto su tratamiento de FIV.
1. Steptoe, P., & Edwards, R. (1978). Birth after Reimplantation of a Human Embryo (Nacimiento después de la Reimplantación de un Embrión Humano). The Lancet, 2, 366. http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(78)92957-4.
2. Broyde, M. (2010). The Establishment of Maternity and Paternity in Jewish and American Law. Jewish Law Articles: Examining Halacha, Jewish Issues and Secular Law. (El Estatuto de la Maternidad y la Paternidad en el Derecho Judío y Americano. Artículos de la Ley Judía: Examen de la Halajá, Cuestiones Judías y Ley Secular.
3. Catecismo de la Iglesia Católica, Parte Tres, Sección Dos, Capítulo Dos, Artículo 6, III, Párrafos 2376-2378.