• Scrubs Editor
  • Scrubs
  • 6 years ago

El secreto para escoger una especialidad (sí, existe uno)

iStockphoto | ThinkStock
iStockphoto | ThinkStock

Se trata de una elección de dirección más que de una elección de movimiento.

Todos tenemos diferentes motivaciones para escoger enfermería. Todos tenemos nuestras razones para escoger esta maravillosa profesión, pero normalmente todas ellas se sitúan bajo la sombra de ‘ayudar a otros’.

Aún a riesgo de generalizar, inicialmente todos seguimos el mismo camino. Nos estresamos cuando tienen que aceptarnos en la escuela de enfermería. Nos estresamos cuando tenemos que sobrevivir en la escuela de enfermería. Nos estresamos cuando tenemos que graduarnos de la escuela de enfermería. Y, por supuesto, nos estresamos cuando tenemos que superar el examen de NCLEX.

Sí, todos tenemos unas experiencias únicas a lo largo del camino. Podemos escoger una titulación universitaria o una titulación de grado medio. No voy a detallar las características de cada una de ellas. Simplemente quiero mencionar que las puertas hacia una cantidad ilimitada de oportunidades se abren al comienzo de nuestra carrera de enfermería.

Por fin te has graduado, pasado los exámenes pertinentes y tienes el título en tus manos. ¿Qué pasa ahora?

¿Dónde vas a ir a trabajar?

¿Qué área de enfermería vas a escoger?

¿Qué especialidad de enfermería encaja mejor contigo? ¿Qué especialidad de enfermería no va contigo?

La ironía es que tú ya sabes dónde quieres trabajar. Tú ya sabes qué es lo que ‘encaja’. Tú ya sabes qué es lo que no ‘encaja’.

Sí. Sí lo sabes.

Te voy a contar el secreto.

Pero primero, aquí tienes varias cosas que debes considerar al escoger un camino:

  • La vida de estudiante no refleja para nada cómo va a ser tu vida como enfermera en activo.
  • Algunas de las peores estudiantes se convierten en las mejores enfermeras.
  • Algunas de las mejores estudiantes se convierten en las peores enfermeras.
  • Las notas son solo un número. Un aprobado es un aprobado. Lo realmente importante es qué piensan y sienten tus pacientes sobre tus cuidados.
  • Ser capaz de cuidar, cuando eres estudiante, de uno, dos o incluso 5 pacientes, no significa que vayas a hacerlo muy bien como enfermera.
  • El hecho de no haber sido capaz de atender a más de dos pacientes como estudiante, no significa que no vayas a sobresalir como enfermera.
  • Saber delegar es el vínculo que fortalece y te ayuda a superar tu día y el día de tu equipo.
  • SIEMPRE irás retrasada, acostúmbrate a ello.
  • SIEMPRE tendrás datos que registrar, acostúmbrate a ello.
  • Los médicos solo dan miedo si se lo permites.
  • El respeto no se da, se gana.
  • Nunca lo vas a saber todo, acostúmbrate a ello.
  • Cuando debas escoger entre la arrogancia y el miedo – el miedo SIEMPRE te salvará la vida y la vida de tus pacientes.
  • Todavía no has empezado a comprender qué significa estar realmente cansada.

Teniendo presentes todas estas joyas, vamos a ser honestas también en lo siguiente:

  • No me importa qué es lo que te cuentan tus compañeros de clase. (Seguir sus pasos por falta de valor y por el miedo a sentirte desprotegida es una excusa, no una decisión)
  • No me importa lo que tus antiguos instructores recomiendan.
  • No me importa lo que otras enfermeras dicen que es mejor.
  • Ah, y no me importa lo que tu familia o amigos te dicen.

La conclusión es: tú ya sabes cuál es el lugar al que perteneces. Tú ya sabes dónde no perteneces y dónde no quieres estar. Solo tienes que recordar esa ‘sensación’.

Como estudiante has estado expuesta a diferentes partes de la enfermería. Has visto las ‘instantáneas’ de las categorías principales de la enfermería. Lo has experimentado todo: la enfermería médico-quirúrgica básica, el terror de pasar por Pediatría, has contenido la respiración en Obstetricia y pasado a trompicones por Cuidados Intensivos. Estas instantáneas son solo eso, instantáneas. Una ‘visión’ breve de lo que podrías hacer. Un vistazo a cómo son las cosas en ese mundo de la enfermería.

Creo que es seguro decir, y seguramente todos estaremos de acuerdo, que cada una de esas instantáneas NO es como las demás. Puede que necesites la misma clase de habilidades y conocimientos de enfermería, pero no puedes entrar y salir de esos mundos libremente. Para poder funcionar y destacar en cada uno de esos mundos, se necesita una persona especial, es decir, una persona muy concreta con un ‘maquillaje’ específico.

Aquí tienes el secreto al que me he referido anteriormente.

¿Recuerdas ese momento como estudiante de enfermería cuando ves que ‘lo has pillado’? Encontraste un nivel de comodidad que justamente ‘encajaba’ contigo. Todo lo que te rodeaba de alguna manera encajaba.  Aunque haya sido solo por un instante, todos hemos tenido ese momento “¡AJÁ!” cuando éramos estudiantes. Cuando los libros, las habilidades, las prácticas y el miedo se combinan y simplemente ‘funcionan’. No importa lo breve que ese instante fuera para ti, es importante.

¿Recuerdas el momento exacto en que todo iba mal? Te sentías incómoda. Estabas intranquila. Ese día eras tremendamente torpe. Te olvidaste de tus habilidades básicas. Durante y después  de ese momento permaneciste sentada, diciéndote a ti misma “¡qué diablos!”. Aún más importante, tuviste que tragarte a la fuerza este momento porque sabías que era necesario para graduarte. Sabías que lo necesitabas para aprobar y convertirte en enfermera, pero aparte de eso, no te produjo ninguna satisfacción.

¿Qué área de enfermería deberías seguir? – Esa área de enfermería en la que experimentaste ese momento “¡AJÁ!”.

¿Sabes qué área de enfermería no está hecha para ti? – La área de enfermería que tuviste que tragarte a la fuerza.

Mi momento AJÁ fue estar en la UCI como estudiante. Me tuve que tragar a la fuerza la enfermería médico- quirúrgica. He estado en enfermería de cuidados intensivos durante toda mi vida profesional como enfermera y aún disfruto de cada momento.

No. No es una decisión fácil. Todo el mundo tiene excelentes argumentos de por qué deberías o no hacer esto o lo otro. Esto no es un concurso de popularidad, ni una oportunidad para pasar el rato con tus amigos.

No es una decisión que debas tomar a la ligera. Sacarás de ello lo que pongas en ello.

Pero también se trata de una decisión que nadie puede tomar por ti.

Te deseo mucha suerte.