Nursing Blogs

Enfermera con discapacidad finalmente consigue un trabajo después de dos años de rechazo

0

A pesar de la pandemia y la escasez mundial de enfermeras, conseguir un trabajo como profesional de la salud no siempre es fácil. Para Ryann Kress, fue especialmente difícil encontrar un nuevo puesto en enfermería. Tiene 15 años de experiencia médica de emergencia en su currículo, pero dice que los empleadores la rechazaron después de descubrir que utiliza una silla de ruedas para moverse.

“Estaba tan cansada de escuchar un no”, dijo Kress.

Pero ahora, esta enfermera finalmente ha hecho realidad sus sueños. Acaba de ser contratada en el Hospital Carilion Roanoke Memorial después de un proceso largo y doloroso.

Aprendiendo a vivir con una discapacidad

Kress tenía 16 años cuando le diagnosticaron por primera vez el síndrome de Ehlers-Danlos (EDS), un trastorno genético que afecta el tejido conectivo. Por lo general, da como resultado articulaciones demasiado flexibles y piel elástica que se lastima con facilidad. Como explica Kress, la condición hace que su colágeno se estire.

Ella dice que usó su condición para su beneficio como bailarina. La flexibilidad adicional le fue útil hasta que comenzó a experimentar problemas de movilidad.

“Fue difícil”, recuerda Kress. “Fue muy duro. Fue aterrador. Tenía 19 o 20 años y pensé que tenía toda mi vida planeada y, de repente, tengo que buscar otra cosa que hacer”.

Fue entonces cuando se contagió del virus de la salud, por así decirlo. Los tratamientos que recibió en el hospital la inspiraron a seguir una carrera en enfermería y abogar por las personas con discapacidades.

Su condición finalmente la puso en una silla de ruedas. “Hace aproximadamente dos años y medio, comencé a usar una silla de ruedas a tiempo completo, porque mis caderas, rodillas y tobillos son muy inestables”.

Incluso fue coronada Miss Virginia estando en silla de ruedas, pero rápidamente se metió en problemas al intentar que la contrataran nuevamente en el campo de la enfermería.

“De repente, estoy en una silla de ruedas y quiero hacer exactamente el mismo trabajo, pero nadie me devuelve las llamadas”, cuenta.

Aguantando con esperanza

Ella dice que casi se da por vencida después de dos años de intentar conseguir un empleo.

“Dos años de ‘no’. Dos años de que nadie quisiera arriesgarse conmigo, ser vista como un estorbo, o simplemente ser buscada instantáneamente en Google, encontrarían mi nombre, verían mi silla de ruedas y dirían un no rotundo”, expresó Kress.

Terminó postulándose a 18 instalaciones diferentes, pero la última solicitud fue la definitiva. “Luego dije: ‘Haré un último esfuerzo’, vi el anuncio de un puesto madre-bebé y dije: ‘Déjame intentarlo’”, señaló Kress.

Carilion Roanoke Memorial Hospital, el mismo hospital que solía tratar su enfermedad, finalmente la llamó con una oferta de trabajo en la unidad de salud materna. Dana Johnson, reclutadora senior del hospital, dijo que no lo pensó dos veces antes de contratar a Kress después de ver su currículum.

Kress rápidamente se dio cuenta de que consiguió el trabajo después de ser entrevistada por Zoom. “Y me olvidé por completo de que no podían ver mi silla de ruedas durante la entrevista. No fue hasta que acepté el trabajo que me di cuenta de que no tenían idea de que estaba en una silla de ruedas”, dijo Kress.

“Ella me llamó y me dijo: ‘Solo quería hacerle saber que estoy en una silla de ruedas’”, contó Johnson. “Dije, ‘Oh, vaya, eso es asombroso. Haremos que funcione”.

Kress estaba más que emocionada, pero todavía estaba en estado de shock. “No creía que fuera real y no se lo dije a nadie hasta que tuve mi agenda en la mano”, dijo Kress.

Después de meses de espera, hoy comienza a trabajar en el hospital.

Kress tiene un mensaje para cualquiera con una discapacidad. “Sigue intentándolo porque alguien va a decirte que sí”, dijo. “Alguien te verá y verá a través de tu discapacidad y dirá: ‘Te estábamos buscando, te queremos por tus habilidades, te queremos por lo que eres’”.

Ella dice que tener EDS le da una perspectiva única dentro y fuera del hospital. Ella estará mucho más preparada cuando atienda a personas con una condición genética o una discapacidad. “¿Sabes qué? Si puedo recomponerme a mí misma, podré ayudar a alguien más”, dijo Kress.

Ahora sabe que su discapacidad no era el problema. “Todavía soy capaz”, explicó. “Todavía puedo hacer cosas en esta silla de ruedas. Mi mayor obstáculo es tratar de aprender una forma completamente diferente de enfermería con estos nuevos mecanismos corporales. Pero eso no significa que no pueda hacerlo”.

Scrubs

Por qué las infecciones “postvacunación” de COVID-19 pueden ser tan traumatizantes

Previous article

Creando un bebé: ¿Es la modificación de genes humanos “moralmente permisible”?

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *