Mes de Concientización sobre el Suicidio: Por qué las Enfermeras se quitan la Vida

Septiembre es el Mes de Concientización sobre el Suicidio, y nos estamos tomando un tiempo para reflexionar sobre cómo el suicidio ha afectado a la industria de enfermería a lo largo de los años. Es importante recordar que ningún grupo, organización, raza, clase socioeconómica o industria es inmune al suicidio, incluyendo a los profesionales de la salud.

Según la Asociación Americana de Enfermeras, las probabilidades de que una enfermera muera debido al suicidio son de 1,58 veces mayor que la población general. En un estudio de 2017 del Reino Unido, el suicidio entre las enfermeras fue un 23% más alto que el promedio de las mujeres en general y el más alto entre todas las mujeres profesionales.

Las enfermeras a menudo enfrentan altos niveles de estrés, largas horas de trabajo y situaciones emocionalmente complejas, como perder pacientes y consolar a sus seres queridos. Sin embargo, los datos públicos sobre la tasa de suicidios de enfermeras en los EE. UU. Siguen siendo escasos. Analizaremos los factores de riesgo asociados con el suicidio de enfermeras, cómo prevenirlo y las historias de algunas enfermeras que se han quitado la vida.

Historias de Suicidio de Enfermeras

Sin acceso a datos públicos sobre la tasa de suicidios de enfermeras en los EE. UU., el seguimiento del número de suicidios de enfermeras puede ser difícil. Sin embargo, todavía podemos contemplar quienes han perdido la vida por la profesión y cómo se pueden prevenir estos incidentes en el futuro.

Hace varios años, Rhian Collins, quien trabajaba como enfermera en el Hospital Cefn Coed en Swansea, Gales, se quitó la vida después de ser intimidada en su sitio de trabajo. Los investigadores concluyeron que Collins se quitó la vida después de que sus colegas le hicieron la vida “muy difícil”. La oficial Nia Lambley, Sargento responsable de la investigación, dijo en un informe: “Estaba siendo insultada, intimidada y creía que continuamente le daban las peores guardias. Esto la llevó a obsesionarse con su apariencia y a ir al gimnasio cuatro veces al día”.

Collins también parecía “descuidada y exhausta” un mes antes del incidente. De acuerdo a los investigadores, ella comenzó a tomar pastillas para adelgazar buscando perder peso, y comenzó a distanciarse de los demás. A Collins le sobreviven sus dos hijos y su prometido.

La enfermera registrada Kimberly Hiatt, que trabajó en el Hospital de Niños de Seattle durante 24 años, se quitó la vida después de suministrar accidentalmente demasiado calcio a una bebé de 8 meses. En lugar de los 140 miligramos prescritos, Hiatt le dio a la bebé 1,4 gramos de cloruro de calcio, el único error médico de toda su carrera. Al darse cuenta de su error, inmediatamente lo notificó al personal cercano en la Unidad de Cuidados Intensivos Cardíacos. Según el socio de Hiatt, “Ella estaba devastada, simplemente devastada”.

El error condujo a una serie de eventos desafortunados, incluyendo la muerte de Kaia Zautner, de 8 meses, el despido de Hiatt tres semanas después, una investigación por parte de la comisión de enfermería del estado y, finalmente, el suicidio de Hiatt el 3 de abril de 2011 a la edad de 50 años.

Estos eventos demuestran las secuelas de los errores médicos y cómo pueden afectar el bienestar emocional y psicológico de los proveedores de atención médica. Los registros muestran que Hiatt había suministrado atención de salud a Kaia Zautner varias veces antes de cometer el error. También se hizo amiga de la familia de la bebé, lo que solo aumentó su angustia. Después de la sobredosis, la familia pidió que Hiatt ya no cuidara a su bebé, pero no buscaron represalias.

Según un estudio reciente de Johns Hopkins, más de 250.000 personas en los Estados Unidos mueren cada año debido a errores médicos, lo que la convierte en la tercera causa de muerte después de las enfermedades cardíacas y el cáncer. Otros estudios han puesto la elevada cifra de 440.000. Los proveedores de atención médica a menudo luchan con sentimientos de culpa y vergüenza después de un error médico, lo que puede conducir o aumentar los pensamientos suicidas en algunas personas.

Factores de riesgo para el Suicidio en Enfermería

Existen muchos factores de riesgo asociados a los suicidios de enfermeras, muchos de los cuales pueden sorprenderte. Si bien muchas enfermeras podrían presentar síntomas de estrés y fatiga en el trabajo, los factores de riesgo para el suicidio suelen ser mucho más específicos.

Entre los factores de riesgo se incluyen:

  • Cambios repentinos de humor.
  • Aislamiento social.
  • Intentos anteriores de suicidio.
  • Acceso a medios para suicidarse.
  • Problemas de abuso de sustancias.
  • Enfermedad mental pasada o actual.
  • Depresión.
  • Conocimiento de la dosificación requerida de medicamentos letales y sustancias tóxicas.
  • Estrés personal y laboral.
  • Sentimientos personales y profesionales de insuficiencia.
  • Falta de preparación para el rol.
  • Violencia lateral.
  • Adaptarse a un nuevo ambiente laboral.

Además de estos factores de riesgo, los problemas de raza, nivel de ingresos, calidad de la vivienda, orientación sexual, relaciones familiares y comunitarias, condiciones sociales y la falta de oportunidades de empleo pueden afectar las condiciones de salud mental.

Estrategias de prevención del Suicidio en Enfermería

Entonces, ¿qué pueden hacer las organizaciones y los profesionales de la salud para prevenir los suicidios de enfermeras? Combatir y prevenir el suicidio significa reducir los factores que aumentan el riesgo de cometer suicidio, al tiempo que aumenta los factores que pueden ayudar a prevenirlo. Para muchas personas, tener una fuerte conexión con amistades, familiares y la comunidad puede reducir el riesgo de suicidio. Las enfermeras también pueden aprender sobre las habilidades adecuadas para el afrontamiento y resolución de problemas.

Tener un sentido de propósito también puede reducir los pensamientos suicidas. Las organizaciones de atención médica deben desarrollar un sentido de trabajo en equipo y colaboración entre sus empleados, al tiempo que fomentan un ambiente de trabajo que valore la seguridad y el bienestar personal. Estas organizaciones también deberían centrarse en ayudar a los pacientes, no en maximizar las ganancias.

Los administradores y líderes de atención médica deben educar a sus empleados sobre las estrategias de prevención del suicidio, así sobre los factores de riesgo del suicidio en enfermería. Todos deberían estar atentos a ciertas señales de alerta en el lugar de trabajo, como el bullying, mostrar interés en poner fin a la propia vida, recluirse y expresar sentimientos de desesperanza.

Solo preguntarle a alguien si está pensando en hacerse daño no aumenta el riesgo de suicidio; de hecho, puede disminuirlo. Esto le demuestra a la persona que alguien se preocupa por ella y está velando por sus mejores intereses.

La enfermería continúa siendo un trabajo estresante, y todos deberían poder consolarse y apoyarse mutuamente en los momentos que lo necesiten. Las personas en riesgo de suicidio pueden investigar si en su país o región existe alguna línea telefónica que suministre apoyo a quienes tienen ideas suicidas. En el caso de Estados Unidos, puedes llamar a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255. Esta línea brinda apoyo confidencial gratuito las 24 horas, los 7 días de la semana, a cualquier persona que esté en crisis suicida o bajo angustia emocional.