Cómo mantener a tus mascotas seguras durante la ola de calor

Diversas áreas alrededor del mundo están experimentando una brutal ola de calor con temperaturas que superan los 100 grados Fahrenheit, por ejemplo, en Estados Unidos, ciudades como San Francisco (100º), Las Vegas (102º), Sacramento (103º) y Phoenix (109º). Si vives en una de las áreas afectadas, probablemente estés encendiendo tu aire acondicionado como medida, pero recuerda mantenerte hidratado, limitar tu tiempo al aire libre y al sol, y mantenerte atento a los signos de insolación, tales como dolores de cabeza intensos, mareos, aturdimiento, una repentina falta de sudoración incluso con calor extremo, calambres musculares y ritmo cardíaco acelerado.

Pero tus mascotas y las de tus vecinos y seres queridos también sentirán los efectos de la ola de calor. Aprende a mantener a tus mascotas seguras cuando nos enfrentamos al calor extremo.

Mantener a las mascotas seguras en climas calurosos

Cada vez que la temperatura supere los 80 grados Fahrenheit, debes tomar precauciones cuando viajes con tu mascota o la lleves fuera. Sigue estas reglas para mantener a tus mascotas seguras en condiciones de calor extremo:

  • Limita las actividades al aire libre, incluidos los paseos, a las partes más frescas del día, como las mañanas y las tardes.
  • Deja a tu mascota en casa siempre que sea posible y dale mucha agua.
  • Nunca dejes a tu mascota en un automóvil cerrado, incluso si el aire acondicionado está encendido. La temperatura dentro de un automóvil cerrado puede elevarse fácilmente a más de 100 grados Fahrenheit en solo 10 minutos, incluso si la temperatura exterior es de solo 80 grados.
  • Cuando pasees a tu mascota, evita el asfalto y otras superficies pavimentadas. Pasea a tu mascota sobre la hierba siempre que sea posible o a la sombra. Lleva mucha agua a tu caminata para mantener a tu mascota hidratada. Agrega unos cubitos de hielo al agua para enfriarlos aún más.
  • Ten cuidado con las mascotas de orejas blancas, que pueden ser susceptibles al cáncer de piel, y las mascotas de hocico corto, que pueden tener problemas para respirar.
  • Nunca confíes solamente en los ventiladores cuando refresques a tu mascota. Los ventiladores tienen el mismo efecto refrescante en las mascotas que en los humanos.
  • Evita obstruir el flujo de aire de la mascota encerrándola en espacios reducidos, como una caseta de perro, incluso si están fuera del alcance del sol.
  • Alimenta a tu mascota con alimentos fríos, como mantequilla de maní congelada o alguna otra comida nutritiva.
  • Dale a tu mascota un baño fresco dentro de casa para ayudar a que se mantenga fresca.

Señales de que tu mascota está siendo afectada por el calor

Las mascotas más jóvenes, mayores y con sobrepeso y aquellas que no están acostumbradas al ejercicio regular son particularmente susceptibles verse afectadas por el calor. Mantente atento a estos signos de que tu mascota está sufriendo un ataque de calor:

  • Fuertes Sofocos
  • Ojos Vidriosos
  • Latidos Rápidos
  • Respiración Dificultosa
  • Sed Excesiva
  • Aturdimiento
  • Fiebre
  • Mareos
  • Falta de Coordinación
  • Saliva Abundante
  • Vómitos
  • Lengua de color rojo oscuro o morado
  • Convulsiones
  • E Inconsciencia

Los perros y otros animales jadean para evaporar la humedad de sus pulmones, lo que elimina el calor de su cuerpo. Pero si la temperatura o la humedad aumentan demasiado, los animales no pueden jadear lo suficientemente rápido como para enfriarse, lo que elevará rápidamente su temperatura interna.

La temperatura interna de un perro nunca debe superar los 102 grados, según The Humane Society. Si sospechas que tu mascota sufre un ataque de calor, toma su temperatura interna con un termómetro para verificarla.

Tratando los ataques de calor de tu mascota

Si la temperatura interna de tu mascota aumenta rápidamente o supera los 102 grados Fahrenheit, lleva rápidamente a tu mascota a un ambiente fresco, preferiblemente con aire acondicionado.

Una vez dentro, coloca compresas de hielo o toallas frías en su cabeza, cuello y pecho. También puedes dejar correr agua fría sobre tu mascota en el baño, pero asegúrate de que el agua no esté fría. Dales pequeñas cantidades de agua fría o déjalos lamer cubitos de hielo. Una vez que hayas completado estos pasos, llévalos al veterinario más cercano para recibir atención médica inmediata.

Ten en cuenta estos consejos mientras tu y tu mascota se enfrentan a los efectos de las olas de calor. Corre la voz a tu familia, amigos y colegas para asegurarte de que todos mantengan a sus mascotas a salvo.