Por qué el virus está afectando desproporcionadamente a las comunidades afroamericanas

El brote de coronavirus está sacando a la luz ciertas diferencias de salud, particularmente que el virus tiende a afectar desproporcionadamente a los afroamericanos. Como probablemente ya sepas, los pacientes con afecciones preexistentes, como asma, diabetes e hipertensión, tienden a ser más vulnerables al virus. Desafortunadamente, los afroamericanos tienden a tener tasas más altas de enfermedades crónicas que los blancos, lo que significa que los pacientes negros infectados con el virus pueden ser más propensos a terminar en la UCI que los pacientes blancos infectados.

Al abordar el tema en una conferencia de prensa reciente, el Dr. Anthony Fauci del Instituto Norteamericano de Salud y miembro del Grupo de Trabajo sobre Coronavirus de la Casa Blanca calificó la situación de “inaceptable”. El brote le recuerda a la industria de la salud que en Estados Unidos los afroamericanos a menudo carecen de acceso a los servicios que necesitan para mantenerse saludables, como controles regulares, atención preventiva y los últimos métodos y procedimientos de tratamiento.

Observa más de cerca este alarmante contraste y cómo la comunidad afroamericana está respondiendo al brote.

Cómo el virus está afectando a la comunidad afroamericana

En las principales ciudades el virus está causando estragos en las comunidades afroamericanas. Las estadísticas recientes muestran que las personas negras representan una proporción desmedida de pacientes con coronavirus.

Por ejemplo, en Chicago, Estados Unidos, el 72% de los que han muerto por el virus son negros, cuando los afroamericanos representan solo el 30% de la población local. La alcaldesa Lori Lightfoot comentó recientemente: “Esta nueva información ofrece una visión extremadamente preocupante de la propagación de COVID-19 y es un claro recordatorio de los problemas profundamente arraigados que durante mucho tiempo han creado diferencias en la salud entre las comunidades de Chicago”.

En Louisiana y Nueva Orleans, el 70% de los que han muerto por el virus son negros, pero los afroamericanos representan solo el 32% de su población. En Michigan, las personas negras constituyen el 14% de la población del estado, pero representan alrededor del 40% de las muertes por el virus allí.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que las personas negras no tienen más probabilidades de contraer el virus, pero si se infectan, existe una mayor probabilidad de que terminen en la UCI o fallezcan debido a complicaciones relacionadas con el coronavirus. El Dr. Fauci se apresuró a señalar que los afroamericanos tienden a tener los tipos de afecciones que pueden agravar los síntomas de COVID-19. Él señala que las tasas de mortalidad y las intubaciones de cuidados intensivos fueron más altas entre los afroamericanos debido a una mayor prevalencia de “afecciones médicas subyacentes: la diabetes, la hipertensión, la obesidad y el asma”.

Según los CDC, la hipertensión o presión arterial alta es más común entre los adultos negros no hispanos (54%) que los adultos blancos no hispanos (46%), los adultos asiáticos no hispanos (39%) o los adultos hispanos (36%).

La agencia también señala que el 11.2% de los adultos negros no hispanos y el 7.7% de los adultos blancos no hispanos sufren de asma. La Asociación Americana de Diabetes dice que alrededor del 11.7% de los negros no hispanos sufren de diabetes, en comparación con el 7.5% de los blancos no hispanos.

Enfrentando la discriminación en medio de una crisis de salud pública

A medida que continuamos respondiendo al brote de coronavirus, se insta a todos los ciudadanos a tomar las precauciones necesarias cuando salgan para limitar la propagación de la infección. Sin embargo, usar una máscara facial puede ser un problema para algunos afroamericanos. Muchas personas han expresado su preocupación por usar estas máscaras en público, por temor a la discriminación racial.

En un Walmart en Wood River, Illinois, Estados Unidos, dos hombres negros declararon haber sido acosados ​​por un oficial de policía y les pidieron que salieran de la tienda por usar máscaras faciales. El Washington Post recientemente entrevistó a Kip Diggs en Nashville para ver cómo se estaba adaptando a la situación. Diggs señala: “Como hombre afroamericano, tengo que ser consciente de las cosas que hago y adónde voy, porque las apariencias importan. Tengo mascaras de color rosa, verde lima, azul Carolina, así que no me veo amenazante. Quiero desligarme de ese estigma y evitar los riesgos tan bien como pueda “.

Algunos afroamericanos están optando por renunciar a los revestimientos faciales para evitar ser perseguidos o sufrir un perfil racial en público, y algunos funcionarios de salud temen que esto pueda acelerar aún más el brote entre la comunidad negra.

Mirando la imagen más de cerca

Mientras la industria de la salud de Estados Unidos se centra principalmente en contener la pandemia, el Dr. Fauci y otros profesionales de la salud desean que se investiguen estos problemas tan pronto como las cosas vuelvan a la normalidad. Varios grupos de derechos civiles también están pidiendo al gobierno federal que divulgue información más detallada sobre cómo se está desarrollando la pandemia entre los diferentes grupos raciales y étnicos.

Para eliminar estos contrastes y mejorar la saud de la comunidad negra, los CDC quieren que los proveedores de atención médica presten más atención a las tasas de afecciones crónicas entre los afroamericanos. La agencia está pidiendo a los proveedores aumentar las pruebas y la atención preventiva para los afroamericanos de 20, 30 y 40 años, para que estas afecciones puedan prevenirse o diagnosticarse lo antes posible.

La agencia también quiere que los profesionales de la salud pública reduzcan las diferencias y las barreras a la hora de acceder a la atención médica utilizando métodos probados, como una mejor divulgación, una comprensión más matizada de las necesidades de la comunidad y la incorporación de los eventos y programas de la comunidad en la salud. Los profesionales médicos pueden trabajar con los organizadores religiosos y comunitarios para organizar mejor sus objetivos con los de la comunidad local.

Los proveedores también deberían trabajar para vincular a las personas con los recursos y las instalaciones de atención médica para aumentar la tasa de revisiones periódicas. Las instalaciones también deberían capacitar mejor a los miembros de su personal, para que comprendan mejor ciertas diferencias culturales y cómo estos pacientes interactúan con el sistema de salud.

El coronavirus está dando forma a nuestra comprensión de ciertas diferencias de salud dentro de los países alrededor del mundo. Ten en cuenta estas ideas mientras ayudas a tu comunidad a responder a la pandemia.