“Todos contra todos” – Enfermera describe cómo un hospital administró mal el proceso de vacunación

Con millones de dosis de las vacunas COVID-19 fabricadas por Moderna y Pfizer que se distribuyen en los distintos lugares del mundo, muchos proveedores de atención médica han estado ansiosos por vacunarse. Entonces, ¿quién va primero?

Algunos hospitales e instalaciones han promulgado sistemas de sorteo, mientras que otros están dando prioridad a los proveedores que tienen contacto directo con pacientes con coronavirus.

Sin embargo, ese no fue el caso en el sistema hospitalario Mass General Brigham en Boston, Massachusetts. Jennifer DeVincent, enfermera de la unidad de cuidados intensivos neonatales, dice que el proceso de vacunación colapsó debido a un error técnico, lo que generó confusión y pánico entre las enfermeras del personal. Es una historia de terror que no olvidará pronto y una lección para los hospitales y las instalaciones que se preparan para distribuir las primeras dosis de la vacuna.

Colapso del sistema

DeVincent ha sido enfermera en las instalaciones durante más de 16 años, con 2020 siendo un año trágico, por decir lo menos. Se sintió aliviada cuando escuchó por primera vez que su hospital estaba recibiendo uno de los primeros envíos de la vacuna.

Para recibir la vacuna, se alentó a los proveedores a registrarse a través del portal de programación en línea del hospital. Sin embargo, poco después de su lanzamiento, el aumento de usuarios hizo que el sistema fallara.

El sistema volvió a estar en línea poco tiempo después, pero DeVincent dice que muchos proveedores simplemente estaban fuera del circuito. Ella atendía a un paciente en ese momento, pero escuchó a algunos de sus colegas discutir lo que había sucedido. “Recuerdo que estaba sentada en la mecedora alimentando al bebé mientras escuchaba a las enfermeras hablar desde fuera de la habitación en el pasillo”, describió DeVincent.

Después de escuchar conmoción en el pasillo, descubrió que todas las citas disponibles ya estaban reservadas. Algunas enfermeras se quedaron dormidas durante el anuncio de que el sistema estaba de nuevo en línea, dejando que otras se quedaran con los espacios restantes.

“Se convirtió en una especie de batalla contra todos. Y, ya sabes, quienes más trabajan han tenido más dificultades para conseguir una cita porque no siempre puedes iniciar sesión en ese preciso momento”. Dijo DeVincent. Muchos proveedores que tienen contacto directo con pacientes con coronavirus cuentan que aún no han recibido la vacuna, incluida DeVincent.

No era así como se suponía que debía organizarse. Al configurar el portal de programación, el hospital esperaba que los administradores, coordinadores de atención y otros empleados de alto nivel esperaran respetuosamente su turno, para que aquellos que más necesitaban la vacuna la recibieran primero.

“Definitivamente se siente como una bofetada”, agregó.

Lecciones aprendidas

Paul Biddinger, uno de los administradores que supervisa el lanzamiento de la vacuna, reconoció rápidamente el problema.

“En definitiva provocó un frenesí, que es lo contrario de lo que queríamos hacer con este sistema. Y es algo que estamos trabajando duramente por abordar en este momento”, dijo.

Biddinger dice que el hospital debería haber hecho un mejor trabajo en términos de gestión de las expectativas, considerando que el hospital no recibió suficientes viales para un personal de más de 80.000 personas, lo que significaba que mucha gente tendría que esperar.

“En realidad, es relativamente complejo saber quién está trabajando y dónde”, agregó. “Tenemos personal se traslada entre nuestros hospitales y trabaja en diferentes roles en diferentes unidades”.

Todavía piensa que el código de honor es necesario cuando se usa el portal de programación y se administra el medicamento a una población tan grande. Si bien el lanzamiento inicial no salió según lo planeado, dice que están trabajando para agregar pautas más específicas a la aplicación de programación, para que los proveedores con menos exposición al virus sepan que deben esperar su turno.

Biddinger también ha estado revisando los datos para ver qué salió mal. En su mayor parte, dice que no se trataba de que los ejecutivos y administradores se interpusieran. En cambio, atribuye el problema a un malentendido.

La mayoría de los hospitales han podido distribuir las primeras dosis de la vacuna sin tener problemas. Los primeros envíos han superado la demanda entre los trabajadores sanitarios, por lo que la gente tendrá que esperar su turno.

Asesoramiento experto para instalaciones

Julia Swann es una experta en gestión de suministros que asesoró a los CDC cuando supervisó la distribución de la vacuna H1N1. Ella tiene algunos consejos para las instalaciones que intentan asegurarse de que las primeras dosis sean aplicadas a quienes más las necesitan.

“Una de las formas es enviar la información primero al grupo más pequeño que sea elegible para la vacuna y registrarlo primero”, dijo.

Estos problemas desaparecerán en las próximas semanas a medida que los funcionarios sigan distribuyendo millones de dosis de la vacuna, y las cantidades aumentarán semana tras semana. Swann también dice que las instalaciones están aprendiendo y corrigiendo problemas rápidamente a medida que avanzan para garantizar que las primeras dosis terminen en las manos adecuadas.

Cuando no hay suficiente vacuna para todos, siempre es importante dar prioridad a quienes tienen mayor riesgo.