5 Métodos para Manejar el Estrés

5 Métodos para Manejar el Estrés

Luego del fin de año, encuentro que enero y febrero pueden ser meses especialmente estresantes. No solo porque en algunos lugares es el momento cumbre del invierno: días grises, tristes y fríos. Sino que además no hay mucho tiempo libre por llegar, como tener vacaciones o fines de semana largos. El enfoque en estos meses para muchos es el TRABAJO. Primer Trimestre del Año. La rutina diaria. Regresando a clases, los horarios de los niños, los impuestos y la planificación de todo el año porque la programación de enfermería lo amerita.

Sabes a lo que me refiero.

Cada vez que me siento colmada y estresada, ya sea por un mal día o una semana agotadora, pongo en práctica algunas estrategias para el manejo del estrés y simplemente elijo la que sienta que encaja mejor ese día.

1). Autocuidado.

Existen muchas formas de cuidado personal, yo prefiero un masaje, unamascarilla o solo tomarme un tiempopara estar en el sofá, sin pensar, viendo Netflix. Me relajo en el sofá y dejo que todas las tensiones externas se disipen, incluso si es solo por una hora. Elegir un tratamiento como este no tiene que sentirse como un tratamiento, es una oportunidad para recuperarte mentalmente y dedicarte a tu cuerpo. Como alternativa, algunas noches en casa me tomo más tiempo cuidando mi piel, aplicándome mascarillas, etc., y tambiéndándome un baño calientede burbujas. Duermo muy bien cuando tengo tiempo para hacer esto.

2). Moverse.

Para ser honesta, no siempre tengo ganas de hacer ejercicio cuando estoy estresada. ¡Pero SIEMPRE me siento mejor después de hacerlo! Unirme a un gimnasio o tomar clases de gimnasia en grupo me hace responsable. Programo mis entrenamientos al mismo tiempo casi todas las semanas para ayudarme a desarrollar una rutina sólida. Trato de ir al menos 3 noches a la semana y asisto a sesiones luego de mi guardia, aunque estoy muy cansada, ¡duermo mucho mejor luego de una rutina de ejercicios después del trabajo!

3). Alimentarse.

El estrés conduce a los antojos y el poco tiempo libre nos lleva a satisfacerlos. ¿Pero qué efecto tiene esto? En mi caso, me siento terrible y más cansada que antes. En lugar de eso, trato de tomar una comida consistente yrica en nutrientes que me satisfaga. Realmente disfruto cocinar, es terapéutico para mí y es aún mejor cuando me siento renovada y llena de energía luego de disfrutar de la comida. Mi primera opción es el pollo asado y las coles de Bruselas o una ensalada cobb con mucha proteína. También tengo a mano algunos bocadillos cuando trabajo,así como batidos de proteínas y suplementos en la nevera del trabajo, y rezo para que nadie los termine desechando. Jaja

4). Desconéctate de las redes sociales.

Este paso me ayuda con la mayor parte de la ansiedad del estrés. Cuando estoy estresada y desmotivada, aparecen cientos de personas que “están haciéndolo muy bien” (aunque sé que no lo hacen, ninguno de nosotros lo hace) y eso puede provocar bastante ansiedad. “¿Por qué esta persona SIEMPRE está tan motivada y es tan productiva hoy y yo no lo soy?”, “¿Por qué el negocio de estas personas va con facilidad mientras yo siento que no estoy creciendo?”. Todos hemos tenido alguna versión de estos pensamientos dando vueltas en nuestras mentes. La solución es cerrar sesión, dejarlo, descansar. Siempre me ha gustado la idea de dedicar una hora antes de acostarme y una hora después de levantarme para NO utilizar las redes sociales. Confieso que no siempre lo aplico, ¡pero me siento mejor cuando lo hago!

5). Intentar algo nuevo.

Este es mi consejo para controlar el estrés cuando se escapa de tu control. Cuando no hay nada que puedas hacer al respecto, solo tienes que alejarte,entretenerte,e intentar algo nuevo. No necesariamente tienes que salir de tu zona de confort, puede ser algo simple. Prueba una nueva clase de ejercicios que nunca hayas probado, intentapreparar una nueva receta de cocina, toma una clase de pintura o golpea unas cuantas pelotas de golf, visita las jaulas de bateo o asiste a un museo y juega a ser turista en tu propia ciudad.

Los diferentes métodos de manejo del estrés funcionan mejor para mí dependiendo del tipo de estrés al que me enfrente. Un día estresante en el trabajo exige cocinar (o pedir) una buena comida. Una situación estresanteen una relación generalmente me lleva al gimnasio o a divertirme, o en niveles desesperados de estrés: IR DE COMPRAS. Jajaja El estrés por luto o pérdida me reta a distraerme intentando algo nuevo. El estrés de una agenda abrumadoramente ocupada me obliga a desconectarme de las redes sociales y simplemente relajarme y reenfocar mi energía.

El estrés es diferente para todos. Es crucial que cuidemos de nuestros cuerpos y mentes. Y a ti, ¿Qué te ayuda a manejar el estrés?