Bajo Nueva Dirección: El Auge de la Consolidación en la Asistencia Médica

La consolidación hospitalaria está en pleno auge. Los hospitales, consultorios privados y consultorios médicos se están fusionando o siendo adquiridos a un ritmo acelerado, cambiando el panorama de la atención médica en muchas formas. Los hospitales a menudo se fusionan para crear un sistema hospitalario, mientras que otras instalaciones pueden adquirir prácticas médicas para mejorar y simplificar el proceso de tratamiento. Entre 2015 y 2016, los hospitales americanos adquirieron 5.000 consultorios médicos. La consolidación puede ser positiva y negativa tanto para pacientes como para proveedores. Exploremos las razones detrás de esta tendencia y lo que significa la consolidación para la industria de la salud en general.

El Auge de la Consolidación de la Asistencia Médica

La consolidación de la asistencia médica aumentó drásticamente durante la década de 1990, solo para disminuir a principios del siglo XXI, pero hoy la consolidación está en aumento nuevamente. Entre 2002 y 2009, las fusiones y adquisiciones hospitalarias promediaron 55 acuerdos por año solo en los Estados Unidos. 2017 fue un año excepcional para la consolidación, lo que resultó en un récord de 115 acuerdos.

La consolidación puede tomar muchas formas en la industria de la salud, incluyendo fusiones, adquisiciones, acuerdos de afiliación y cierres de instalaciones. Las fusiones y adquisiciones tienden a ser las formas más comunes de consolidación. En la consolidación horizontal, dos instalaciones que realizan servicios similares se fusionarán para crear un sistema hospitalario o de proveedores. En la consolidación vertical, dos compañías que realizan servicios diferentes se fusionarán para crear una sola línea de atención. Estas empresas suelen ser ascendentes o descendentes entre sí. Por ejemplo, un hospital adquirirá una práctica médica para agilizar el proceso de tratamiento y consulta.

¿Qué Está Impulsando Esta Tendencia?

Los incentivos financieros cambiantes, la Ley de Reautorización de Acceso a Medicare y CHIP (Medicare Access and CHIP Reauthorization Act, MACRA) y la Ley de Atención Médica Asequible (Affordable Care Act, ACA) de 2010 en lo que a Estados Unidos se refiere, son los principales impulsores de esta tendencia creciente. Para reducir los costos y la cantidad de reingresos del área de salud, los grandes sistemas hospitalarios han comenzado a adquirir prácticas médicas como una forma de trasladar a los pacientes de un entorno hospitalario a un entorno ambulatorio. Esto aumenta los ingresos ambulatorios de la empresa matriz, al tiempo que garantiza las derivaciones de médicos individuales.

La legislación reciente también ha llevado a la formación de Organizaciones de Atención Responsable (Accountable Care Organizations, ACO) dentro del programa de Medicare. Grupos de médicos, hospitales y otros proveedores de atención médica se unen para crear un sistema de atención integrado con el objetivo de mejorar los resultados del paciente y la compensación financiera.

  • El Caso para la Consolidación

Los defensores de la consolidación dicen con frecuencia que esto mejora la eficiencia al tiempo que reduce el número de procedimientos y pruebas duplicadas. Los estudios muestran que las fusiones hospitalarias pueden provocar reducciones de costos operativos para hospitales

Si un paciente ve a múltiples proveedores o especialistas, todos operando dentro de diferentes sistemas, la información puede perderse fácilmente en el proceso de atención, lo que lleva a una mala comunicación, aumento de los costos y procedimientos duplicados. La consolidación también facilita la implementación de última tecnología y los nuevos modelos de atención médica.

  • El Caso Contra la Consolidación

Los opositores a la consolidación dicen que los sistemas hospitalarios resultantes tienen demasiado poder en el mercado. Las grandes corporaciones poseerán enormes franjas del mercado, poniendo la salud en manos de unos pocos.

La reciente fusión de Beth Israel Deaconess Medical Center, Lahey Health y varios otros sistemas hospitalarios en Massachusetts, Estados Unidos, ha dado como resultado uno de los sistemas hospitalarios más grandes de ese país, que ahora controla casi la mitad de todos los ingresos de pacientes en el estado. En general, esto puede conducir a una menor competencia e innovación en la industria de la salud.

Si bien la consolidación puede ayudar a ahorrar dinero a estas empresas, a menudo puede conducir a un aumento en los precios de los servicios. Los estudios muestran que las fusiones hospitalarias aumentan el precio promedio de los servicios hospitalarios entre 6% y 18%. Con un mayor control del mercado, los sistemas hospitalarios pueden aumentar sus precios sin preocuparse por la competencia.

Lo Que Esto Significa para Pacientes y Proveedores de Salud

El aumento de la consolidación ha llevado a un cambio en el lugar donde los médicos practican la medicina. Una vez que su práctica ha sido adquirida por un sistema hospitalario, los proveedores a menudo practicarán dentro del hospital. Antes de 2009, la mayoría de los médicos en Estados Unidos practicaban en un consultorio. Hoy en día, solo el 40% de estos médicos trabajan en consultorios, mientras que el porcentaje de médicos empleados en hospitales ha crecido del 40% al 48% de todas las especialidades. Además, los proveedores de salud pueden tener que ajustar sus operaciones una vez que hayan sido adquiridos por una empresa más grande.

Con la consolidación en aumento, los pacientes pueden verse obligados a pagar precios más altos. Los consumidores pueden tener menos opciones cuando se trata de elegir un proveedor de atención médica o un sistema hospitalario. Es posible que tengan que visitar el hospital local en lugar de ir al consultorio de su médico.

La tasa de consolidación continúa aumentando a un ritmo constante dentro de la industria de la salud a nivel mundial. Con ventajas y desventajas por todos lados, esta tendencia probablemente afectará a los consumidores y proveedores de diferentes maneras.