Brotes de coronavirus han desaparecido en el pasado ¿Ocurrirá lo mismo con el COVID-19?

La enfermedad conocida como COVID-19 ha afectado a casi todos en el planeta, pero esta no es la primera vez que el mundo se une para erradicar un nuevo coronavirus. Vimos una serie de eventos similares en 2003, cuando el Síndrome Respiratorio Agudo Severo comenzó a devastar algunos lugares de China. La enfermedad tomó a ese país inesperadamente y se extendió rápidamente por todo el mundo, pero el virus finalmente fue contenido. ¿Podría sucederle lo mismo al coronavirus que está provocando el COVID-19? Vamos a averiguarlo.

La historia del Síndrome Respiratorio Agudo Severo

No fue hace mucho tiempo que el SRAS, o Síndrome Respiratorio Agudo Severo, estaba en los titulares de todo el mundo. La enfermedad apareció por primera vez en China en 2002. Rápidamente infectó a cientos de residentes, muchos de los cuales comenzaron a sufrir tos seca, fiebre, fatiga e incluso dificultad para respirar. Los proveedores de atención médica y el público en general comenzaron a abastecerse de máscaras faciales, desinfectantes y otros equipos de protección personal.

¿Te suena familiar?

China se movilizó para contener el virus, pero finalmente se extendió a 32 países y territorios diferentes, incluidos Estados Unidos, Canadá, Rusia y Australia. Los funcionarios de salud y la Organización Mundial de la Salud pronto se unieron para limitar su impacto antes de que estallara en una pandemia general. Los proveedores utilizaron tácticas similares a las que se están implementando actualmente, incluidas las pruebas rápidas, el seguimiento de contactos, el aislamiento de pacientes y la detección de síntomas en las fronteras y puertos.

El coronavirus que condujo al Síndrome Respiratorio Agudo Severo se propagó de manera similar al que enfrentamos hoy. Se transmite principalmente a través de gotitas respiratorias cuando las personas hablan, estornudan o tosen. Las personas también pueden infectarse al tocar superficies contaminadas y mediante el contacto de piel a piel.

El SRAS también se considera mucho más mortal que el nuevo coronavirus actual. Mató a aproximadamente 1 de cada 10 individuos infectados, en comparación con 1 de cada 50, que es la tasa de mortalidad actual de COVID-19. Estos virus comparten alrededor del 70% del mismo material genético.

Sin embargo, solo ocho meses después de que se informara el primer caso de Síndrome Respiratorio Agudo Severo, el virus se extinguió. No ha habido una transmisión conocida desde el 2004. Al final, el virus solo mató a unos pocos cientos de personas, no a cientos de miles.

Por qué COVID-19 es diferente

Los expertos en salud creen que el COVID-19 será mucho más difícil de contener que el Síndrome Respiratorio Agudo Severo. El nuevo coronavirus se ha extendido a 214 países y territorios, lo que nos muestra la magnitud del problema. Se necesitará más cooperación internacional para contener este virus.

El número de muertos por COVID-19 ha superado dramáticamente el del SRAS. Actualmente hay 9,5 millones de casos confirmados en todo el mundo con 481.000 muertes. De hecho, superamos el número de muertes por SRAS en febrero, antes de que EE. UU. notificara más de 100.000 muertes.

También vivimos en una sociedad con una mayor población que en 2002 y 2003. Los viajes internacionales se han disparado en las últimas dos décadas. Turistas, profesionales de negocios y trabajadores altamente calificados viajan constantemente a través de las fronteras internacionales, lo que hace que este virus sea mucho más difícil de contener.

Tanto el SRAS como el COVID-19 se originaron en China, y este país ha cambiado drásticamente en las últimas décadas. Millones de ciudadanos chinos están ganando mucho más de lo que solían. Están comenzando a disfrutar de las comodidades de un estilo de vida de clase media, que incluye entretenimiento en vivo, viajar a nuevos destinos y comer en restaurantes. Los residentes chinos también viajan internacionalmente mucho más en la actualidad y que en años pasados.

Aunque estos virus tienen mucho en común, afectan el cuerpo de manera diferente. El SRAS se enterraría profundamente dentro de los pulmones del paciente, lo que hizo que la enfermedad fuera más grave y más difícil de tratar, pero también hizo que fuera menos probable su propagación. Las personas infectadas tenían que toser mucho para propagar el virus.

Eso no es igual para el COVID-19. Este coronavirus permanece en la nariz y la garganta, lo que aumenta su probabilidad de propagarse. Las personas pueden transmitir fácilmente la enfermedad al hablar, estornudar e incluso respirar.

¿Se extinguirá el COVID-19?

Si bien esta pandemia será más difícil de contener que la que enfrentamos en 2003, el ejemplo de SRAS puede resultar útil.

En 2003, los funcionarios de salud estaban decididos a identificar a las personas infectadas para evitar que transmitieran la enfermedad a personas sanas. Una vez que se tuvieron en cuenta los casos y estos pacientes pudieron recuperarse de la enfermedad, el virus finalmente desapareció.

Si aplicamos el mismo enfoque meticuloso al COVID-19, el virus probablemente desaparecerá. Claramente, este será un desafío, pero la pandemia del Síndrome Respiratorio Agudo Severo nos muestra que las pruebas, el rastreo de contactos y el autoaislamiento funcionan cuando todos están aplicándolos. Todos los estados, ciudades y países de la Tierra deberán trabajar unidos para evitar la propagación del virus si queremos erradicarlo por completo.