Separados de la familia, los residentes de hogares de ancianos sufren el aislamiento

Han pasado más de tres meses desde el comienzo de la pandemia de coronavirus, y los hogares de ancianos aún están cerrados, lo que significa que los residentes han estado físicamente aislados de sus seres queridos durante meses. Esto puede aumentar su confusión, miedo y ansiedad; la salud física y mental de muchos de ellos está disminuyendo. Los chats de zoom y las llamadas telefónicas pueden empeorar el problema si no pueden entender por qué están separados de sus seres queridos.

Los asilos de ancianos se han convertido en focos para el virus en los últimos meses. Según los datos de la Kaiser Family Foundation, el COVID-19 se ha extendido a al menos 7.700 centros de atención, lo que ha provocado al menos 35.000 muertes, y estas solo son las cifras de los Estados Unidos. Hemos escuchado terribles historias de empleados de hogares de ancianos que no tienen equipo de protección personal, cuerpos colocados en camiones congeladores durante horas y algunos de los brotes más mortales desde el comienzo de la pandemia.

Mantener el virus fuera de los hogares de ancianos ha sido un verdadero desafío, pero cuanto más tiempo se mantengan alejados sus visitantes, es más probable que se deteriore más la salud mental, seguida de la salud física, de estos residentes.

La epidemia de hogares de ancianos

Sabemos que COVID-19 representa un mayor riesgo para los ancianos, pero la pandemia ha revelado brechas impactantes en la atención en toda la industria de hogares de ancianos.

Los investigadores creen que el 43% de todas las muertes por virus ocurrieron en hogares de ancianos y centros de vida asistida. Estos residentes tienden a necesitar atención las 24 horas, lo que puede aumentar las posibilidades de infección ya que los miembros del personal pasan horas cerca de ellos. En Estados Unidos, en sitios como Washington y Pennsylvania, los hogares de ancianos representan hasta el 69% de todas las muertes de COVID-19. Un solo brote o error puede provocar cientos de muertes.

También se les ha pedido a muchos hogares de ancianos que admitan a personas que han dado positivo por el virus una vez que salen del hospital. Algunas instalaciones han tenido que establecer salas COVID-19 y sin COVID-19 para asegurarse de que el virus no se propague entre ambas, pero esto puede ser una pesadilla para el personal y los administradores, ya que supondría cerrar ciertas habitaciones y departamentos.

Es por eso que se solicita a los visitantes que se mantengan alejados hasta nuevo aviso. Es posible que algunas instalaciones no tengan suficiente equipo de protección personal para los visitantes, mientras que otras pueden estar trabajando con menos personal ya que algunos de sus trabajadores se contagian.

No hay alternativa para la familia

¿Qué sucede cuando los residentes de hogares de ancianos no pueden ver a sus familiares y seres queridos?

Los resultados pueden ser devastadores. Muchos se están desorientando en medio de la pandemia. Otros se ven cada vez más frágiles.

En lugar de ver a su cónyuge o hijo en persona, a menudo deben depender de aplicaciones de teléfonos inteligentes, videollamadas y mirar a los miembros de la familia a través de la ventana. Los miembros del personal generalmente utilizan equipo de protección completo mientras tratan y alimentan a estos residentes, lo que no siempre sale según lo planeado. El residente puede estar acostumbrado a ser alimentado por un miembro de su familia, lo que puede marcar la diferencia. Algunos pueden negarse a comer si son alimentados por un integrante del personal que lleve un traje de materiales peligrosos completo.

Los hogares de ancianos no pueden obligar a las personas a comer. Si el residente dice que terminó de comer después de solo dos mordiscos, no hay nada que puedan hacer. Sin embargo, los familiares y seres queridos a menudo tienen más libertad de maniobra en lo que respecta a estos problemas. Un cónyuge puede obligar a su ser querido a seguir comiendo sin sobrepasar sus límites. También pueden tener el toque mágico que los ayude a relajarse al comer, bañarse o vestirse.

En ocasiones, llamar a miembros de la familia durante el aislamiento o la cuarentena solo puede empeorar las cosas, especialmente si el residente es mayor o sufre de demencia. Un esposo recuerda haber llamado a su esposa, que padece Alzheimer, en el centro de atención a largo plazo. Su esposa no entendía por qué él no estaba allí para cuidarla. Explicarle la realidad del virus no sirvió de mucho. Ella terminó gritando: “¿Por qué no estás aquí?”

¿Cuánto tiempo pasará antes de que los visitantes puedan regresar de manera segura?

La respuesta corta: probable, meses. Los Centros de Servicios de Medicaid y Medicare (CMS) emitieron pautas para permitir que los visitantes regresen a hogares de ancianos. Estas instalaciones deben alcanzar ciertos parámetros antes de permitir el ingreso de visitantes; sin embargo, estas reglas no son vinculantes, y cada instalación deberá elaborar su propio plan para readmitirlos.

En primer lugar, los CMS dicen que los hogares de ancianos deben continuar prohibiendo visitas hasta que hayan pasado al menos 28 días sin un nuevo caso de COVID-19 en el sitio.

Los puntos de referencia adicionales incluyen:

  • Notificar la disminución en los casos de COVID-19 en la comunidad cercana
  • Tener la capacidad de proporcionar a todos los residentes una prueba de COVID-19 y a todo el personal con pruebas semanales
  • Tener suficiente equipo de protección personal (EPP) y productos de limpieza y desinfección
  • No tener escasez de personal

Cada gobierno creará su propia normativa para readmitir a los visitantes. Teniendo en cuenta lo devastadores que han sido los brotes en hogares de ancianos en el pasado, los funcionarios pueden esperar hasta que estén absolutamente seguros de que pueden reabrir estas instalaciones al público.

Claramente, los derechos de visita son mucho más que solo mantener a los seres queridos juntos. No tener visitantes puede provocar una serie de dificultades de salud. En Estados Unidos las organizaciones de atención médica y de alto nivel, incluida la AARP, están pidiendo más fondos federales para hogares de ancianos, para que estas instalaciones puedan alcanzar estos puntos de referencia más rápido de lo que lo harían solos, y muchos países están en la misma situación.