Nursing Blogs

Cómo los competidores Merck y J&J empezaron a trabajar juntos en la vacuna COVID-19

0

No todos los días dos rivales en la industria de la salud deciden trabajar juntos. Es por eso que muchos se sorprendieron recientemente cuando el presidente norteamericano Joe Biden anunció que Johnson & Johnson y su rival, Merck, se asociarían para ayudar a J&J a cumplir con su contrato de pedido de vacunas COVID-19. La noticia acelera el cronograma del presidente para vacunar a todos los adultos en los Estados Unidos dentro de dos meses.

Entonces, ¿cómo lograron unirse estos dos gigantes?

Dándole una mano a J&J

Los expertos en salud pública estaban ansiosos por la llegada de la vacuna Johnson & Johnson. Con solo una dosis, se espera que el medicamento acelere el proceso de vacunación. Pero incluso antes de que la compañía recibiera la autorización de uso de emergencia de la FDA, estaba claro que J&J no iba a poder cumplir con su objetivo de producción. En agosto pasado, el gobierno estadounidense acordó pagar a J&J por hasta 100 millones de dosis del medicamento tan pronto como recibiera la luz verde de los reguladores, pero ahora la compañía necesita ayuda para producir esa cantidad de dosis.

Para acelerar el proceso de vacunación, el presidente Biden ha estado negociando con los fabricantes para asegurarse de que tengan lo que necesitan para hacer el trabajo. Las primeras conversaciones con Moderna y Pfizer provocaron un aumento de los compromisos de producción.

Ahora, Biden está haciendo lo mismo con J&J. Según los asistentes de la Casa Blanca, el presidente tuvo una llamada con ejecutivos de la compañía en febrero que se suponía que solo duraría 15 minutos, pero terminó prolongándose durante dos horas.

“La conclusión básica de esa llamada fue que tenemos que pensar mucho más en grande y tener mucha más audacia. Debemos tomar medidas intrépidas y superar esto”, dijo un alto funcionario de la administración que estuvo presente.

Esa llamada ayudó a llevar a J&J a la mesa de negociaciones en términos de aumento de la producción. Según el funcionario, tanto J&J como Merck habían discutido trabajar juntos para impulsar la producción antes de que Biden asumiera el cargo, pero las conversaciones se interrumpieron después de un tiempo. Sin embargo, luego de algunas llamadas telefónicas entre los dos directores ejecutivos, ambas compañías se asociarán para asegurarse de que haya suficiente vacuna para todos los adultos norteamericanos a fines de mayo, mucho antes que el objetivo original del presidente de fines de julio.

“Ellos entendieron que este era un esfuerzo en tiempos de guerra. Este será su legado. Este es su momento”, agregó el funcionario de la administración.

Los proveedores tardarán varios meses en administrar todas las vacunas, pero esta asociación seguramente acelerará las cosas.

Cómo se involucra la Casa Blanca

El presidente de los Estados Unidos utilizará la Ley de Producción de Defensa (DPA) para ayudar a ambas empresas a alcanzar el nuevo objetivo. La DPA le da al presidente la autoridad para pedir a las empresas privadas que ayuden con el esfuerzo de guerra, incluyendo las pandemias globales.

Biden dijo que J&J mantendrá activas sus instalaciones las 24 horas del día, los 7 días de la semana para asegurarse de que haya suficientes dosis para todos.

En un comunicado, Merck dijo que recibirá hasta 268,8 millones de dólares en fondos gubernamentales para ajustar sus instalaciones de producción de modo que pueda producir el medicamento. La compañía anunció en enero que había descontinuado su propia incursión en el desarrollo de una posible vacuna COVID-19, incluida la prueba de dos candidatos terapéuticos.

A pesar del impulso para que se llenen más viales y sean distribuidos, no hay garantía de que estas empresas logren estos objetivos. El presidente Biden reconoció que aún pueden salir mal muchas cosas y que invertir en más vacunas los ayudará a prepararse para cualquier posible escasez de vacunas.

“Siempre existe la posibilidad de que nos encontremos con desafíos inesperados o que surja una nueva necesidad. Pueden pasar muchas cosas, pueden cambiar muchas cosas. Y debemos estar preparados”, declaró Biden durante la conferencia de prensa.

La administración también está compitiendo contra la propagación de nuevas variantes altamente infecciosas. Los expertos en salud quieren que la mayor cantidad de personas se vacunen lo antes posible para evitarlas.

Estados Unidos ha sido criticado por retener millones de dosis de la vacuna cuando otros países aún no han recibido un solo vial. “Si tenemos un superávit, lo compartiremos con el resto del mundo”, agregó el presidente Biden durante la conferencia de prensa.

Durante su discurso nacional, Biden dijo que dirigirá a los estados para que todos los adultos estadounidenses sean elegibles para una vacuna a principios de mayo. Quiere que todos se pongan en fila para su dosis para ese momento. También señaló el 4 de julio como un posible regreso a la normalidad.

“Si todos hacemos nuestra parte, este país será vacunado pronto, nuestra economía mejorará, nuestros niños volverán a la escuela y habremos demostrado una vez más que este país puede hacer cualquier cosa”, señaló Biden.

Scrubs

“Skipper” la cachorra nacida con 6 patas, es aclamada como un “milagro”

Previous article

El plasma sanguíneo convaleciente no es tan eficaz contra el COVID-19 como se pensaba

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *