¿Cómo socializar con mis compañeros de trabajo?

Al final de un turno infernal, puede ser divertido salir y tomar unas copas con tus amistades más cercanas de enfermería. Pero ir de tragos con tus colegas no es igual a beber con tus amigos el fin de semana. Simplemente no se aplican las mismas reglas.

No importa lo comprensivos que sean en tu lugar de trabajo, tus acciones siempre afectarán la percepción que se tiene sobre ti como profesional de enfermería. Entonces, ¿qué tipo de comportamiento es apropiado? ¡Dale un vistazo a nuestra guía de conducta para ir por tragos sin problema!

Imagina Que Todavía Estás Trabajando

Lo que sucede en las salidas no necesariamente se queda en las salidas. ¡No querrás que otras enfermeras en el hospital hablen sobre tus frases de ebriedad o que compartan una foto vergonzosa tuya en la sala de descanso! Mantén la compostura al salir a beber con otras enfermeras. Actúa como si todavía estuvieras en el entorno laboral y como si se aplicaran todas las reglas de recursos humanos. Esto puede servirte como una guía sólida de cómo actuar.

Trata a tu Superior Como si Todavía Estuvieras en el Trabajo

Solo porque están compartiendo una bebida no significa que ahora sean mejores amigos. Repasar el expediente de un paciente con tu supervisor mientras intentas disfrutar de tu bebida no te hará a ganar puntos. Sin mencionar, ¡es un asunto de privacidad! Lo más probable es que al día siguiente no recuerde lo que dijiste, así que, ¿por qué te esfuerzas tanto? En cuanto a tus otros colegas, mantén la conversación ligera y superficial. Definitivamente evita hablar con tecnicismos de enfermería y no comiences a interrogar a otras enfermeras sobre los métodos adecuados para tratar a los pacientes.

No Te Quedes Demasiado Tiempo

Tomar algunos cocteles después de tu guardia con tus compañeras enfermeras está bien. Quedarte con ellas hasta que el bar cierre no lo está. Mientras más te embriagues a lo largo de la noche, más probabilidades tendrás de hacer algo vergonzoso frente a todo el personal. Ni siquiera se te ocurra ir a tu próxima guardia en estado de ebriedad. ¡Eso sería una potencial demanda por responsabilidad del paciente!

Pero si te quedas en la barra hasta muy tarde con las otras enfermeras, recuerda la Regla Número 4

Las Relaciones Con Tus Compañeros Están Prohibidas

No importa lo bien que se vea él y lo embriagada que estés, no está bien coquetear con el chico del laboratorio. Si bien las relaciones de trabajo legítimas pueden ser aceptables en tu hospital, las relaciones de ebrios descuidados no forman parte de la capacitación de Recursos Humanos. Estas son personas con las que tendrás que trabajar a diario: tener una relación incómoda con enfermeros y colegas solo hará que sea más difícil para ti hacer tu trabajo apropiadamente. ¿Estás viendo tu propio McDreamy? Antes de coquetear con el médico, asegúrate de que seas tú, no el alcohol, quien hable. Esto no es Grey’s Anatomy.

No Te Descontroles

Tomar shots del estómago de la chica de Ortopedia es algo impensable. Bailar en el bar probablemente sea mal visto. Y participar en alguna competencia para beber solo puede ocasionarte problemas. Estos son ejemplos extremos, pero incluso tomar demasiadas cervezas puede llevarte por el camino de la vergüenza. Mantén el control de cuánto estás bebiendo y ten a mano un vaso de agua para tomar entre las bebidas. Si te sientes mareada, discúlpate y toma un taxi a casa.

Intenta Evitar Hablar Negativamente

Es posible que te resulte un poco más difícil reservarte los cotilleos del hospital una vez que hayas bebido algunos tragos. Esfuérzate más. Lo más probable es que si estás ebria, puedas estar hablando a un volumen más alto del que crees. Es cierto lo que dicen: los labios sueltos hunden los barcos, y podrías estar hundiendo el barco de tu carrera si terminas soltando algún chisme del hospital.

Esto No Es Jersey Shore

El alcohol es un acelerador del estado de ánimo. Si te desagrada alguien del hospital, las emociones pueden elevarse una vez que comiences a desinhibirte. No busques una pelea. Ya sea física o verbal, un enfrentamiento en una salida con compañeros de trabajo crea una situación incómoda para todos los involucrados e incluso podría terminar en tu despido si se te sale de las manos.

Recuerda las Consecuencias

No importa lo que ocurra durante la salida, tendrás que lidiar con las consecuencias al día siguiente. No importa que tanto te diviertas con tus amistades de enfermería, tienes que saber cuándo es suficiente. Si te preocupa no poder separarte, designa a una enfermera responsable para que te diga cuándo ha sido suficiente.

Si bien salir por unos tragos puede ser una excelente manera de socializar en el trabajo, también puedes destruir fácilmente tu carrera de enfermería con un solo movimiento. (Como derramar los frijoles sobre un paciente delicado de salud). Vigila tu consumo de alcohol, mantén la cabeza fría y la conversación ligera y estarás bien. ¡Diviértete!