Conoce a la enfermera que salvó a tres bebés de la explosión de Beirut

Si estuviste al tanto de las noticias, probablemente viste videos e informes sobre una explosión masiva en la ciudad de Beirut en el Líbano. La explosión arrasó el centro de la ciudad, arrancando a cientos de miles de residentes de sus hogares. En total, la explosión acabo con la vida de al menos 220 personas e hirió a otras 5.000.

Parece haber sido causada por el almacenamiento inadecuado de 2.750 toneladas de nitrato de amonio, un compuesto químico comúnmente utilizado como fertilizante agrícola, que había estado en el puerto durante años hasta que explotó en una nube roja sobre la ciudad. El gobierno local dimitió después de que los manifestantes salieran a las calles para expresar su oposición al liderazgo del país, incluido lo que consideran una larga historia de negligencia y corrupción.

Luego de la explosión, miles de voluntarios locales, incluida la enfermera Pamela Zeinoun, corrieron al lugar de la explosión para ayudar a los necesitados. Ella fue uno de los valientes hombres y mujeres que arriesgaron sus vidas para salvar a tantos como fuera posible en medio de la destrucción.

Su decisión dio sus frutos. Pudo salvar la vida de tres bebés, lo que culminó con una foto viral en las redes sociales que trajo alegría y esperanza a millones de personas en todo el mundo.

Conoce los impactantes detalles detrás de su asombrosa historia.

El día de la explosión

Fue la explosión que se escuchó en todo el mundo, ahora considerada uno de los peores accidentes industriales de la historia. El momento de la explosión no pudo haber sido peor. Se produjo en medio de la pandemia de coronavirus cuando muchas personas quedaron atrapadas en sus casas o estaban aisladas de sus seres queridos. El Líbano también se encuentra en medio de una devastadora crisis económica provocada por años de liderazgo deficiente y corrupción sistémica.

En un instante, casi 300.000 personas quedaron sin hogar. Los hospitales que lograron sobrevivir intactos a la explosión pronto se inundaron de pacientes heridos. Muchas personas no tuvieron acceso a atención médica durante el período inmediato a la explosión, lo que podría provocar una variedad de problemas de salud y complicaciones a largo plazo.

Desde entonces, las fotos del incidente han viajado por todo Internet. Verás una enorme nube roja en forma de hongo que se cierne sobre la ciudad costera, una escena sombría que a muchos de nosotros nos costará olvidar.

Cómo respondió Pamela Zeinoun

Como enfermera en el Centro Médico de la Universidad del Hospital Saint George en Beirut, Pamela Zeinoun pensó que sería un día normal de trabajo cuando se presentó en el hospital el 4 de agosto. Continuó su turno cuidando a los pacientes bebés como de costumbre hasta que una explosión repentina la dejó inconsciente.

Cuando volvió en sí, el hospital estaba bastante dañado. En medio de toda la confusión, sabía que tenía que cuidar a sus pacientes. Como dijo Zeinoun a ITV News, “Lo que sentí fue que estos bebés me pertenecían; estaban bajo mi protección. Si lo iban a lograr, lo harían conmigo”.

En el hospital a oscuras, corrió a la habitación de sus pacientes y sacó a tres bebés de sus incubadoras justo cuando el techo de la instalación estaba a punto de colapsar. Si hubiera dudado o permanecido inconsciente, estos niños probablemente no estarían vivos.

Pronto se encontró con el fotoperiodista Bilal Jawich, quien le tomó una foto sosteniendo a los tres bebés, la cual desde entonces se ha vuelto viral. En ese momento, Zeinoun estaba tratando de llamar a su madre para asegurarse de que estaba bien, pero todos los teléfonos del hospital estaban muertos.

Sin embargo, Jawich quedó impresionado por su resolución en ese momento. Como le dijo al TODAY Show, “Estaba rodeada de cadáveres y sangre. La gente estaba llorando. Me asombró y me sorprendió lo tranquila que estaba. Solo estaba cumpliendo con su deber. Ella no buscaba ser una heroína”.

Muchos proveedores y miembros del personal corrieron para salvar a sus pacientes durante las secuelas de la explosión. Lo describieron como despertar en una zona de guerra. Un minuto todo estuvo bien, y al siguiente se sintió como si el cielo estuviera en llamas. Una mujer embarazada pudo dar a luz en el hospital, a pesar de que la explosión arrasó literalmente la sala de partos cuando estaba entrando en labor.

Para la ciudad de Beirut, la enfermera Zeinoun y sus pacientes, fue un momento diferente a cualquier otro. Gracias a su valentía, estos bebés vivieron para ver otro día.