¿Hablar con tus pacientes puede ayudarte a evitar el agotamiento?

El agotamiento puede ser un problema mucho más serio de lo que la mayoría de la gente cree. Muchas enfermeras trabajan las veinticuatro horas del día en medio de la pandemia de coronavirus. Desde las exigencias de las horas extra hasta el estrés de cuidar a los pacientes infectados, trabajar en primera línea puede afectar tu salud mental y física.

Alrededor de un tercio de las enfermeras que atienden directamente a los pacientes experimentan síntomas de extenuación, que incluyen agotamiento intenso, fatiga, falta de control sobre su entorno y sentimientos de desilusión. Es probable que la pandemia acelere esta tendencia en todo el mundo, especialmente en las enfermeras que trabajan en la UCI.

El agotamiento produce a malos resultados en los pacientes y tasas de insatisfacción. También aumenta las posibilidades de equivocaciones médicas y otros errores que pueden poner en peligro tanto a los proveedores como a los pacientes.

Cuando hablamos de agotamiento en la industria de la salud, generalmente se convierte en una conversación sobre horarios extendidos, estadísticas enfermera-paciente y enfermeras que necesitan más tiempo libre, pero esa no es una opción para quienes trabajan arduamente.

Un artículo de opinión reciente de Jason Han, un residente de cirugía cardíaca en un hospital de Filadelfia, contrarresta esta narrativa. Él cree que hablar con los pacientes y conocer sus historias puede ayudar a las enfermeras y proveedores de salud a evitar el agotamiento en el trabajo.

De la extenuación a la inspiración

En el Philadelphia Inquirer, Han relata otro largo día en el hospital. Después de trabajar 12 horas en quirófano, el hambre, el cansancio y la sed comienzan a reemplazar la sensación de adrenalina. En este punto, ha estado de guardia durante dos semanas y está a punto de dejar el hospital y descansar un poco.

En el último segundo lo llaman a la UCI donde atendió a un joven que acababa de sufrir un infarto mayor. El hombre necesitaba atención médica urgente ya que su corazón se deterioró rápidamente.

La primera reacción de Han fue de frustración. Estaba tan cerca de volver a casa, hasta que este joven alteró sus planes. Luego, Han miró hacia arriba para ver a unos 20 miembros de la familia en la habitación, todos ellos esperando al joven que acababa de tener un ataque al corazón. Han se enteró de que el hombre estaba en excelente estado de salud antes del incidente, un gran impacto para toda la familia.

Ver a tanta gente preocuparse por una persona conmovió a Han de una manera que no esperaba. Rápidamente vio al joven paciente como un hijo, esposo, padre y hermano, luchando desesperadamente por su vida, en lugar de ser un rostro más que necesitaba atención médica.

Esta experiencia cambió su perspectiva en un instante. En ese momento, cuidar a los pacientes se convirtió en algo más que un trabajo para Han. Era su deber moral y profesional cuidar de este hombre.

Una posible solución al agotamiento

Han dice que este momento cambió su opinión sobre el agotamiento. Empezó a reflexionar sobre la paradoja del problema. En lugar de asumir que los profesionales de enfermería necesitan más tiempo libre, dice que un cambio de perspectiva puede ser más efectivo, al menos en el momento en que las enfermeras no pueden darse el lujo de irse a casa.

“Cuando me estoy acercando al agotamiento, encuentro que la solución es más filosófica que descansar más o hacer más pasatiempos. Lo que necesitamos es un recordatorio de nuestro significado, una restauración de la fe”.

Si sientes que se acerca una ola de agotamiento o fatiga en el trabajo, Han sugiere:

  • Forjar relaciones significativas con los pacientes y sus familiares tomándose el tiempo para escuchar sus historias. Los detalles importan cuando la vida de alguien está en tus manos. No se trata solo de ayudarlos a recuperarse de la enfermedad, se trata de hacer que tus pacientes se sientan vistos y escuchados.
  • Hacer un seguimiento de los pacientes, incluso si ya no están bajo su cuidado. Por ejemplo, escuchar que un paciente está mucho mejor ahora que salió del hospital puede levantarle el ánimo en el trabajo, incluso si ya no te corresponde cuidar de él.
  • Reflexionar sobre las experiencias más gratificantes de tu carrera. Tal vez fue ese paciente joven al que cuidaste hasta que recuperó la salud cuando recién comenzabas, o un paciente mayor que sufría de una afección crónica al que le gustaba molestarte cuando entrabas en la habitación.
  • Piensa en tus pacientes como seres humanos, en lugar de solo estadísticas en un gráfico. A medida que pasan las horas, estos momentos pueden ayudarte a evitar la fatiga cuando nada más parece funcionar.

Han se apresura a señalar que esta idea no pretende reemplazar las restricciones sobre las horas extraordinarias y el exceso de trabajo. Las enfermeras deben disponer de tiempo libre para descansar y mantener un equilibrio adecuado entre el trabajo y la vida.

Sin embargo, puede usar estas ideas para mantenerse involucrado cuando se acerca al final de un largo día ayuden. Si algunos de tus colegas sufren de agotamiento, anímalos a que se concentren en los aspectos más humanos del trabajo.