Cuando la asistencia de la salud se convierte en una “Misión Suicida” – Cómo los países tercermundistas están respondiendo a la pandemia

Hemos estado escuchando mucho sobre cómo Estados Unidos y otras naciones occidentales han estado respondiendo a esta creciente emergencia de salud pública, pero las pandemias a menudo pueden resaltar ciertas desigualdades en el sistema de salud global. Los países menos ricos no tienen acceso a tantos recursos para detener la propagación del virus como Estados Unidos y Europa. Las comunidades de África, América del Sur y Oriente Medio están luchando para mantenerse al día con la creciente demanda de servicios de salud.

Descubre cómo las enfermeras y los proveedores de atención de todo el mundo están respondiendo al virus en medio de esta pandemia actual.

México, Centroamérica y Sudamérica

La inmigración se detuvo a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos-México para frenar la propagación del coronavirus. México y la gran mayoría de América Central y del Sur aún no han visto lo peor de esta pandemia. Las pruebas siguen siendo lentas en gran parte de la región a medida que los países luchan por obtener acceso a suministros de atención médica adecuados.

México aún tiene que informar un caso de transmisión comunitaria. Todos los casos confirmados en el país se han vinculado a viajes y contacto directo con aquellos que han regresado recientemente a ese país. A medida que las pruebas aumentan más allá de las fronteras podríamos ver aparecer más casos en México, América Central y América del Sur.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se muestra escéptico ante el virus. Se ha referido públicamente a la pandemia como una “pequeña gripe”, insistiendo en que los medios están tratando de “engañar” a los brasileños para que se preocupen por un problema de salud inexistente. Puede cambiar su opinión a medida que el país informa más casos confirmados en las próximas semanas y meses.

Asia y Medio Oriente

China parece haber alcanzado un punto de inflexión al contener el virus. Después de implementar cierres dramáticos en toda la región, ha eliminado la cantidad de nuevos casos de coronavirus. Gran parte del país ha vuelto a la normalidad, sin embargo, a los funcionarios ahora les preocupa que el virus regrese a medida que los viajeros regresan a casa.

Filipinas está imponiendo actualmente la cuarentena comunitaria, que es similar a una orden de refugio en el lugar. Los negocios no esenciales han sido cerrados debido a que los proveedores de atención médica luchan por contener el virus. Los sistemas hospitalarios locales se han visto abrumados con casos confirmados en las últimas semanas, y los proveedores de salud han comenzado a quedarse sin equipos de protección personal (EPP). Los hospitales de todo el país han tenido problemas para pedir más suministros a los minoristas locales.

La ciudad de Bacolod ha estado recaudando dinero para producir máscaras faciales y protectores. Los trabajadores de la salud e incluso los militares ahora usan estas máscaras en la primera línea para protegerse del virus. Las máscaras caseras solo deben usarse como último recurso, pero estos valientes proveedores se están quedando sin opciones.

Pakistán e Irán también han sido duramente afectados por el virus. Ambas naciones han tenido dificultades con las pruebas en las últimas semanas, por lo que las autoridades creen que la cantidad de casos confirmados podría ser mucho mayor de lo que se informa en las noticias. Los hospitales han sufrido aglomeraciones en las ultimas semanas, lo que significa que es casi seguro que el virus se propague rápidamente entre las salas de espera y las salas de emergencias. Muchos proveedores también carecen de acceso a EPP. Un médico en Pakistán describió recientemente el panorama como una “misión suicida” para trabajadores de la salud.

Pakistán aún no ha cerrado oficialmente la economía local, a diferencia de muchos otros países. El distanciamiento social es prácticamente imposible, considerando que muchas personas viven en casas y edificios superpoblados. Pakistán también se niega a cerrar mezquitas en este momento, lo que significa que cientos de personas aún se reúnen en espacios reducidos. Incluso si el gobierno decide cerrar las mezquitas locales, los líderes religiosos prometen defenderse y mantenerse abiertos.

África

La pandemia de coronavirus se ha esparcido rápidamente por todo el continente africano. Hace solo unas semanas, hubo un puñado de casos confirmados en todo el continente, principalmente entre quienes han viajado recientemente a otros países. Sin embargo, ahora hay 33 países que lidian con el brote.

El sistema de salud en África no es tan fuerte como en otros países. Muchas instalaciones no tienen acceso a ventiladores, UCI y EPP. A medida que más personas contraen COVID-19, es posible que estas áreas no tengan las herramientas para tratar o contener a estos pacientes.

Los funcionarios de salud africanos creen que la tasa de mortalidad de las personas infectadas con el virus podría ser tan alta como del 10%, que es mucho más alta que el promedio global de 3.4%.

A pesar de que Estados Unidos sufre de escasez de suministros de atención médica, muchos países del tercer mundo tienen aún más problemas para responder al virus. Sin EPP y acceso adecuado a la atención médica, es probable que el virus se propague rápidamente a través de los entornos de pacientes hospitalizados. Sin restricciones radicales sobre los viajes y la actividad económica, estas naciones podrían ser incapaces de contener el virus en las próximas semanas y meses. Manténganse atentos mientras rastreamos esta pandemia y su movilidad de una nación a otra.