¿Deprimido? ¡Un estudio puede sugerirte que duermas menos!

La depresión sigue siendo una de las formas más comunes de enfermedad mental en el planeta. Afecta a más de 300 millones de personas de todas las edades en todo el mundo y, sin embargo, menos de la mitad de los afectados (y en muchos países, menos del 10%) reciben tratamiento para esta afección. Muchos países e instalaciones carecen de recursos y capacitación adecuada para diagnosticar y tratar adecuadamente a estas personas. El costo de los medicamentos y la terapia y el estigma de los trastornos de salud mental también pueden evitar que los pacientes y las personas con depresión busquen tratamiento.

La depresión es más que un sentimiento ocasional de tristeza y cambios habituales del estado de ánimo. Puede afectar todos los aspectos de la vida de una persona, incluyendo sus relaciones personales y su capacidad para ganarse la vida. Es la principal causa de discapacidad en todo el mundo y es uno de los principales contribuyentes a la carga global de enfermedad. Puede conducir al suicidio, provocar enfermedades físicas y otros trastornos de salud mental. De hecho, les cuesta a los empleadores estadounidenses un estimado de 100 mil millones de dólares anualmente, incluyendo 44 mil millones de dólares solo en pérdida de productividad.

Las enfermeras no están exentas a la depresión. Según la Iniciativa de Investigación de Calidad de Enfermería Interdisciplinaria Americana, las enfermeras experimentan depresión clínica al doble de la tasa del público en general. Afecta al 9% de los ciudadanos, pero al 18% de las enfermeras.

Según un estudio reciente de la Universidad de Tufts, la privación de sueño puede ayudar a los proveedores a aprender más sobre la depresión y cómo tratarla.

Cómo la privación del sueño alivia la depresión

Como enfermera, probablemente estés muy familiarizada con la falta de sueño. Las largas horas de trabajo, la escuela de enfermería y los turnos consecutivos pueden afectar fácilmente tu capacidad para hacer las cosas. Puedes sentirte fatigada, irritable o simplemente menos productiva cuando te estás quedando sin sueño. Cuando el cuerpo y el cerebro están cansados, se ha demostrado que el cerebro libera dopamina para combatir los efectos negativos en el cuerpo, lo que tiene un efecto más positivo.

Sin embargo, la falta de sueño puede proporcionar pistas para tratar la depresión. La falta de sueño es efectiva para tratar la depresión, pero los efectos generalmente solo duran hasta que la persona se duerme. Cuando se despiertan, es probable que reaparezcan los síntomas de depresión. Sin embargo, los científicos estaban ansiosos por aprender más sobre este fenómeno.

El equipo de la Universidad de Tufts identificó la glía, también conocida como células gliales o neuroglia, células no neuronales en el sistema nervioso central, como una parte esencial de la ecuación. Los astrocitos, un tipo de célula glial en forma de estrella, regulan los químicos cerebrales que nos hacen sentir somnolientos. Cuando estamos despiertos, los astrocitos liberan adenosina, un neurotransmisor, en el cerebro. A medida que la adenosina se acumula en nuestro sistema, crea lo que se conoce como “presión del sueño”, lo que provoca una sensación de somnolencia, así como problemas de memoria y atención. La adenosina causa esta presión al unirse a los receptores de adenosina en el exterior de las neuronas. A medida que este proceso continúa, sentimos más presión para dormir.

Para estudiar la falta de sueño y su efecto sobre la depresión, los científicos administraron tres dosis de receptores de adenosina a ratones con síntomas depresivos, que imitaban la sensación de falta de sueño. Mientras los ratones dormían normalmente, su estado de ánimo y comportamiento mejoraron después de 12 horas. Los efectos antidepresivos de la privación del sueño duraron 48 horas completas.

¿Un avance para el tratamiento?

Negarse a dormir no es una forma viable de combatir la depresión, pero este estudio puede ayudar en el avance del tratamiento antidepresivo. Según los resultados del estudio, la acumulación de adenosina puede ayudar a tratar la depresión sin los efectos secundarios no deseados de no dormir. La acumulación de adenosina tardó solo 12 horas en activarse, lo que debe ser más rápido que los medicamentos antidepresivos tradicionales, que pueden tardar de 6 a 8 semanas en ser efectivos.

Este avance está cambiando la forma en que los médicos ven la depresión y la falta de sueño. Los científicos probablemente se concentrarán en la acumulación de adenosina a medida que continúen explorando y desarrollando nuevos métodos de tratamiento para la depresión.

En caso de que tú, o alguien que conozcas padezca depresión, no esperes hasta que sea demasiado tarde. La depresión puede afectar tu desempeño en el trabajo, tu salud física y mental y tus relaciones. La enfermería puede ser un trabajo difícil donde las emociones y las tensiones pueden ser altas. La depresión también tiende a ser más común en mujeres que en hombres.

Comunícate con un proveedor de atención médica y hablen sobre tus problemas de depresión y encuentra una solución que funcione para ti, como medicamentos, terapia o mejoradores del estado de ánimo naturales, como el ejercicio. No permitas que el estigma te impida llevar un estilo de vida saludable. Vuelve al trabajo y comienza a sentirte como antes: encuentra un método adecuado para controlar tu depresión.

¿Has probado dormir menos horas y has despertado sintiéndote más alegre por las mañanas? Haznos saber.