Nursing Blogs

El futuro del ARNm: Moderna anuncia que está avanzando hacia una vacuna contra el VIH

0

Moderna y Pfizer hicieron historia en 2020 cuando desarrollaron las primeras vacunas del mundo para COVID-19 utilizando lo que se conoce como tecnología de ARNm mensajero. Esta es la primera vez que los científicos utilizan esta tecnología en el proceso de vacunación y está cambiando la forma en que vemos las enfermedades infecciosas y otros tipos de afecciones crónicas de salud.

A diferencia de otras vacunas que infectan al paciente con una muestra del virus diana, las vacunas de ARNm crean un conjunto de instrucciones sobre cómo construir proteínas específicas que activan las defensas naturales del cuerpo. Las instrucciones son temporales y no afectan el ADN real de la persona, lo que las hace mucho más seguras que otros tipos de vacunas. Esta tecnología podría emplearse para tratarlo todo, desde el cáncer hasta la adicción.

Basándose en el éxito de estas vacunas, Moderna acaba de anunciar que utilizará el método de ARNm para crear tres nuevas vacunas para 2021, incluida una para el VIH

La historia del ARNm

La tecnología de ARN Mensajero se considera un cambio potencial en el campo de la medicina. Las vacunas de ácido nucleico, que incluyen vacunas de ADN plasmídico y vacunas de ARNm, utilizan material genético para codificar proteínas antigénicas en el ADN de una persona. Cuando se administra el fármaco, la carga útil genética entra en el citosol, o matriz líquida, de las células humanas. Luego, la maquinaria celular crea las proteínas antigénicas para provocar una respuesta inmunológica.

Son muchos los beneficios de las vacunas de ARNm mensajero. Por lo general, son mucho más rápidas y fáciles de producir que otros tipos de vacunas. Las proteínas codificadas no permanecen en el cuerpo humano por mucho tiempo, lo que reduce los riesgos para la salud asociados con el medicamento. El cuerpo también amplifica el material genético, por lo que puede combatir las infecciones incluso con pequeñas cantidades de la proteína antigénica expresada.

Esta tecnología se descubrió por primera vez en la década de 1990, pero los científicos no estaban tan entusiasmados. Preferían las vacunas de ADN plasmídico por su estabilidad y eficacia. Originalmente, las vacunas de ARNm se consideraban demasiado inestables. Un problema importante fue que las proteínas se degradaban rápidamente en el cuerpo, lo que dificultaba el desarrollo de una respuesta inmunológica. El otro problema era que el ARNm se consideraba una molécula inmunológicamente activa y su introducción en el sistema inmunológico de una persona podía provocar inmunización e inflamación excesivas.

Las cosas cambiaron a mediados de la década de 2000 cuando la bioquímica húngara Katalin Karikó, Ph.D. demostró que las vacunas de ARNm podrían ser tan efectivas como las vacunas de ADN plasmídico en la Universidad de Pensilvania, desacreditando conceptos erróneos anteriores.

En la actualidad, es la vicepresidenta senior de BioNTech, la empresa alemana que se asoció con Pfizer para producir la primera vacuna de ARNm mensajero del mundo.

Apuntando al VIH y otras enfermedades infecciosas

Ahora que las vacunas de ARNm han demostrado ser efectivas, Moderna está avanzando hacia tres nuevos proyectos. La compañía anunció recientemente que está lanzando programas de desarrollo para tres nuevas vacunas potenciales, incluidas las del VIH, la gripe estacional y el virus Nipah.

Para la gripe estacional, la compañía señala que espera producir una vacuna combinatoria que pueda usarse para prevenir enfermedades estacionales, así como también el SARS-CoV-2, el virus que conduce al COVID-19. Eso facilitaría mucho la vacunación anual contra la gripe. Esto también nos daría la capacidad de protegernos contra el coronavirus incluso mientras continúa evolucionando.

Crear una vacuna contra el VIH será un desafío mayor. Recientemente se le preguntó al Dr. Anthony Fauci, del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas, si cree que la fórmula del ARNm mensajero podría usarse para derrotar algún día al VIH. Señaló las claras diferencias entre la lucha contra el COVID-19 y el VIH.

Para empezar, el cuerpo crea una respuesta inmunológica natural al SARS-CoV-2, pero ese no es el caso del VIH.

Como indicó al American Journal of Managed Care, “Es muy difícil obtener una vacuna contra el VIH, porque es muy difícil inducir al cuerpo a hacer algo que ni siquiera una infección natural le permite hacer con éxito, lo cual  es desarrollar una respuesta inmune adecuada para eliminar el virus”, explicó. “Los desafíos son muy, muy diferentes”.

Uno de los principales problemas al atacar el VIH es su capacidad para variar. Los estudios muestran que las secuencias de aminoácidos de la proteína del VIH pueden diferir hasta un 20% entre virus dentro de un clado particular y hasta un 35% en muestras de virus de diferentes clados.

Otro problema es que el VIH establece reservorios virales latentes al comienzo de la infección, lo que limita el sistema inmunológico del cuerpo. Tampoco está claro cómo es la inmunización contra el VIH. El cuerpo no puede deshacerse del virus por completo y los médicos no están seguros de qué establece una respuesta inmunitaria eficaz.

Trazando un curso

A pesar de estos desafíos, Moderna está trabajando con todas sus fuerzas para obtener una vacuna eficaz contra el VIH. Los investigadores ya han descubierto que el ARNm puede producir altos niveles de anicuerpos protectores en ratones, lo que podría conferir protección contra el virus, pero aún les queda un largo camino por recorrer.

El medicamento aún no se ha sometido a ensayos en humanos, pero se espera que entre en ensayos de fase 1 este año. La vacuna candidata fue desarrollada en colaboración con la Iniciativa de Vacunas contra el SIDA y la Fundación Bill y Melinda Gates.

Las vacunas de ARNm mensajero pueden ser el futuro de la medicina, ayudándonos a deshacernos de enfermedades que alguna vez se creyeron incurables.

Scrubs

Ex paciente demanda a exenfermero acusado de grabar en secreto a más de 200 pacientes

Previous article

¿Qué nos puede decir la gripe española de 1918 sobre el fin del COVID-19?

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *