Nursing Blogs

¿Qué nos puede decir la gripe española de 1918 sobre el fin del COVID-19?

0

A medida que nos acercamos a la marca de un año desde el inicio de la pandemia de COVID-19, muchos de nosotros nos preguntamos cuándo terminará esta pesadilla. Si tan solo existiera un precedente histórico en el que pudiéramos buscar respuestas…

De hecho, lo hay. Hace más de cien años, la gripe española causó estragos en todo el mundo, matando aproximadamente a 50 millones de personas alrededor del mundo.

A pesar de lo mortal que fue este período, también condujo a lo que se conoció como los locos años veinte, una época en la que muchos finalmente comenzaron a disfrutar de los placeres de la vida moderna.

Al igual que COVID-19, la gripe española se consideró un virus “nuevo” cuando se descubrió por primera vez durante las secuelas de la Primera Guerra Mundial. Nadie tenía inmunidad contra el virus mortal, lo que lo hacía extremadamente peligroso e infeccioso. Si bien el COVID-19 y la gripe española pertenecen a diferentes familias virales, se comportan de manera similar. Ambos se transmiten a través de gotitas respiratorias. Al igual que hoy, el distanciamiento social, la higiene adecuada y el equipo de protección fueron fundamentales en la lucha contra la pandemia de gripe española.

Este período está notablemente infrarrepresentado; los registros de la pandemia de gripe española pueden ser difíciles de encontrar, como si todos hubiesen estado ansiosos por olvidarse de ese momento de la historia. Sin embargo, historiadores, economistas y expertos en enfermedades infecciosas están mirando hacia ese período para comprender mejor nuestro presente.

La cronología de la gripe española

Antes de comenzar a hacer predicciones sobre la actual crisis de salud, exploremos lo que sucedió hace tantos años, cuando la gripe española se extendía por todo el mundo.

Al contrario de su nombre, los primeros casos comenzaron a aparecer en Estados Unidos, Francia y Alemania. Los expertos en enfermedades creen que la Primera Guerra Mundial puede haber provocado el virus cuando millones de tropas de todo el mundo se reunieron en las líneas del frente con malas condiciones sanitarias.

Los historiadores creen que se conoció como gripe española simplemente porque España fue el primer país en informar de su presencia. Otros países censuraron las noticias para centrarse en el esfuerzo de la guerra, pero España se mantuvo neutral durante la Primera Guerra Mundial, por lo que era libre de cubrir el nuevo virus en tiempo real.

Según los CDC, podemos decir con seguridad que la pandemia de gripe española duró aproximadamente dos años, con tres olas o picos distintos. El primer brote se informó en los Estados Unidos en marzo de 1918, cuando se descubrieron más de cien casos en Fort Riley, Kansas. La reubicación masiva de tropas ayudó a contribuir a la propagación del virus, especialmente cuando los soldados regresaron a casa después de la guerra.

Para el verano, la primera ola había disminuido, pero la segunda llegó durante el otoño de 1918. Para empeorar las cosas, muchos trabajadores de la salud habían trabajado en la Primera Guerra Mundial, lo que provocó una escasez de proveedores durante la pandemia. Miles de empresas y fábricas se vieron obligadas a cerrar sus puertas a medida que se propagaba el virus. Esta ola fue responsable de la mayoría de las muertes atribuidas a la gripe española.

La ola final se produjo durante el invierno de 1918 y la primavera de 1919 antes de desvanecerse finalmente en el verano de 1919. El virus nunca desapareció por completo. Los expertos en salud creen que para 1920 la mayoría de las personas habían desarrollado alguna forma de inmunidad, lo que puso fin a la pandemia.

Como era de esperarse a principios de la década de 1900, los sistemas de salud no podían hacer mucho para tratar y prevenir la propagación del virus. No hubo vacunas ni tratamientos experimentales que hayan demostrado ser eficaces. La primera vacuna contra la gripe no apareció hasta 1940. Muchos proveedores y organizaciones de salud recetaron aspirina en grandes dosis, lo que ahora sabemos que provoca intoxicación.

En lugar de una vacuna, se instó a los ciudadanos a practicar una higiene adecuada, usar mascarillas de tela y evitar grandes multitudes. Algunos países impusieron cuarentenas para limitar la propagación. También se aconsejó a las personas que se quedaran en casa y dejaran de escupir en la calle. Los boy scouts incluso se acercaban a las personas que escupían y les entregaban una tarjeta que decía: “Estás violando el Código Sanitario”.

¿Qué sucedió después?

A medida que los países comenzaron a salir de la pandemia, la vida despegó en más de un sentido. Muchas economías comenzaron a dispararse. Este fue el momento de El gran Gatsby, ya que las principales fiestas y eventos comenzaron a aparecer por todo el globo. La gente comenzó a salir fuera de sus casas para beber, bailar, comer y disfrutar de la vida.

A mediados de la década de 1920, la comunidad médica había desarrollado una vacuna para las infecciones bacterianas, ya que la gente comenzó a prestar más atención a su salud y saneamiento. Sin embargo, también había muchas enfermedades nuevas de las que preocuparse, incluyendo la propagación de la sífilis, la tuberculosis y la escarlatina.

La sífilis parece propagarse debido al aumento de las relaciones sexuales sin protección. La enfermedad puede ser fatal si no se trata. Muchos estuvieron ansiosos por volver a los placeres de la vida humana, solo para encontrar nuevos problemas de salud en el camino.

El exceso de comida y bebida también se volvió aceptable. Aunque algunos lugares aplicaron restricciones, como Estados Unidos con 18a Enmienda en 1920, que prohibió la fabricación, el transporte y la venta de alcohol, muchas de estas leyes parecieron tener el efecto contrario. Beber de repente se convirtió en el epítome de la vida social a medida que bares clandestinos encontraban formas de eludir la ley. Los historiadores creen que el americano promedio bebía tres veces más que en la actualidad.

El consumo comenzó a caer en el período previo a 1920, pero no había una forma de rastrear la cantidad de alcohol que bebían las personas mientras los borrachos pasaban a la clandestinidad. El consumo pronto comenzó a aumentar una vez más a medida que más personas buscaban una forma de escapar.

Entonces, ¿cómo terminará la pandemia de COVID-19?

Si comparamos las dos pandemias una al lado de la otra, podrías pensar que el coronavirus se manifestará después de tres oleadas o picos, o dentro de dos años. Si bien eso puede ser cierto, hay algunas diferencias clave a tener en cuenta.

Para empezar, todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre la gripe española. Los científicos no tenían el equipo ni la capacitación para estudiar completamente el virus en ese momento. La gente tampoco podía darse el lujo de trabajar desde casa o pedir comida a domicilio. Con servicios de saneamiento y salud limitados, prevenir la propagación del virus era casi imposible, especialmente después de una guerra y en las comunidades urbanas. Esto puede haber ayudado al mundo a alcanzar la inmunidad colectiva más rápido de lo que lo hubiera hecho de otra manera.

Los historiadores creen que unos 500 millones de personas, un tercio de la población mundial en ese momento, estaban infectadas con la gripe española.

Hoy en día, hay más de 7 mil millones de personas en el planeta, y gran parte de la población mundial aún no ha contraído COVID-19, por lo que nos llevará más tiempo desarrollar la inmunidad de forma natural. Sin embargo, las vacunas del COVID-19 pueden ser de ayuda.

Los expertos en salud predicen que la pandemia de COVID-19 no terminará hasta que alcancemos entre el 65% y el 95% de inmunidad. Eso significa vacunar al menos a dos tercios de la población. El Dr. Anthony Fauci, del Instituto Nacional de Salud, dijo recientemente que una vez que consigamos vacunar entre el 75% y el 85% de las personas, predice que tomará unos meses más para alcanzar la inmunidad colectiva.

Aunque este puede ser un período oscuro, la historia nos muestra que celebraremos una vez que todo llegue a su fin.

Scrubs

El futuro del ARNm: Moderna anuncia que está avanzando hacia una vacuna contra el VIH

Previous article

La popularidad de los suplementos para la salud está en su apogeo, pero ¿son efectivos?

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *