El número real de trabajadores de atención médica con COVID-19 es desconocido

El número de trabajadores de la salud que dieron positivo por coronavirus probablemente sea mucho mayor que las cifras reportadas, al menos en Estados Unidos donde fue de 9.200, y los funcionarios señalan que no tienen una forma integral de contabilizar a quienes pierden la vida tratando de salvar a otros.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades publicaron el recuento de la infección el martes y dijeron que se han registrado 27 muertes de trabajadores de la salud, según un pequeño número de informes de resultados de pruebas.

Las autoridades hicieron énfasis en que el recuento se extrajo solamente del 16% de los casos de COVID-19 de esa nación, por lo que el número real de infecciones y muertes por atención médica es ciertamente mucho mayor.

Los funcionarios de los CDC explicaron que los datos proporcionados por los estados que siguen más de cerca las ocupaciones de las personas con el virus sugieren que los trabajadores de la salud representan aproximadamente el 11% de las infecciones por COVID-19.

“Queríamos destacar a los proveedores de atención médica porque son los héroes que ahora cuidan a otros con esta enfermedad en un momento de gran incertidumbre”, dijo la Dra. Anne Schuchat, subdirectora principal de los CDC. “Sabemos que sus instituciones están tratando de proporcionar material para ayudarlos a trabajar de manera segura, pero ya miles han sido infectados”.

Los informes de los medios y las publicaciones de Twitter han mostrado caso tras caso de trabajadores que dicen que no cuentan con el equipo de protección adecuado para evitar enfermarse. En un informe reciente de “60 minutos”, una enfermera de primera línea de la ciudad de Nueva York dijo que le dieron un poncho para la lluvia de los Yankees en lugar de la vestimenta preventiva oficial.

Los datos sobre muertes de trabajadores hasta el momento provienen de los formularios de “informe de caso” que los laboratorios mandan a los CDC, que pueden ser enviados antes de que se complete el proceso de atención del paciente. De los más de 310.000 formularios que los CDC analizaron para el informe, solo alrededor de 4.400 incluyeron una respuesta a las preguntas de si un trabajador de atención médica fue tratado y si la persona sobrevivió.

Entre esos informes, 27 fueron listados como fallecidos. Schuchat dijo que los CDC están llevando a cabo un estudio en 14 hospitales estatales y están utilizando otros métodos de vigilancia de infecciones y revisando informes de los medios para documentar muertes adicionales. Ella señaló que los desafíos persisten, como los casos de recuento de personas en la ciudad de Nueva York que mueren en casa y que confían en el personal de salud sobrecargado para transmitir datos.

“En algunas instalaciones, la persona que se supone que hace el informe está cuidando a los pacientes y está agobiada”, dijo Schuchat.

Kaiser Health News y The Guardian han lanzado un proyecto llamado “Perdidos en el frente” para documentar la vida de los trabajadores de la salud que mueren durante la pandemia. Incluyen conserjes de hospitales, consejeros de abuso de sustancias, médicos y enfermeras.

Algunos estados, incluyendo Ohio, han reportado tasas de enfermedad de los trabajadores de la salud de hasta el 20%, pero no han revelado datos a nivel de condado, ciudad u hospital. Un empleado del sistema de salud, Henry Ford en el área de Detroit, informó que más de 700 empleados dieron positivo por COVID-19. Sin embargo, se han negado a decir cuántos trabajadores murieron, como en Ohio, para proteger la privacidad del paciente.

Los datos de los CDC mostraron que el 73% de los trabajadores de la salud que enferman son mujeres y su edad promedio es de 42 años.

El hecho de que muchos se enfermen es alarmante para Christopher Friese, un enfermero que sigue atendiendo pacientes y es director del Centro para mejorar la salud de la población y los pacientes de la Universidad de Michigan. Dijo que también es preocupante que los nombres de los que mueren sean tan difíciles de localizar.

“Es un insulto que ni siquiera podemos honrar o respetar a estos colegas de una manera respetuosa”, dijo. “Tenemos enfermeras en Manhattan usando bolsas de basura y lentes protectores, y no tenemos forma de rastrear a nuestros médicos caídos. Ni siquiera podemos afligirnos adecuadamente: ni siquiera podemos honrarlos porque no sabemos a quienes hemos perdido”.

Christina Jewett y Liz Szabo, Kaiser Health News