El poder de hacer el bien: Cómo los actos de bondad al azar pueden mejorar tu salud

Sabemos desde hace mucho tiempo que ayudar a los demás puede ser bueno para la salud física y mental. Desde ser voluntaria y brindar cuidados hasta ayudar a alguien a cruzar la calle, estos actos pueden ser beneficiosos para combatir las enfermedades y mejorar nuestro bienestar general.

Sin embargo, una nueva investigación sugiere que no todos los actos de bondad tienen el mismo origen. Podemos beneficiarnos más de los actos espontáneos de buena voluntad que de las acciones programadas, como ser voluntarios en un albergue local o acudir al trabajo para atender a los pacientes.

Descubre cómo ayudar a otros puede influir en tu salud.

Voluntariado en la era del COVID-19

La buena voluntad se está esparciendo por todo el mundo. Los estudios mostraron que el valor del voluntariado está aumentando. Las estimaciones actuales sugieren que cada hora de trabajo que completan los voluntarios solo en los Estados Unidos vale alrededor de 27.20$, lo que representa un incremento del 7% en comparación con años anteriores.

Según las cifras publicadas en 2018 por la Corporación para el Servicio Comunitario Norteamericano, un aproximado de 77,4 millones de personas en los Estados Unidos ofrecieron aproximadamente 6,9 ​​mil millones de horas de su tiempo, talento y esfuerzo como voluntarios, para mejorar y fortalecer sus comunidades, lo que contribuyó con alrededor de 187.7 mil millones de dólares a la economía de esa nación.

La propagación del coronavirus ha cambiado estas tendencias en más de un sentido. Las acciones de voluntariado en persona han sido contadas. En lugar de reclutar personas en la calle, los organizadores se quedan en casa preparando eventos virtuales para sus redes de voluntarios. Sin embargo, eso no significa que la gente no esté ansiosa por ayudar. Millones de residentes están ahora desempleados o trabajando desde casa, lo que les da más tiempo y energía para ser voluntarios. Algunos pueden ayudar sin salir de sus casas, mientras que otros siguen acudiendo en persona.

Según un nuevo informe de Mobilize, una plataforma de voluntariado en línea, el sitio web registró 1.325.560 turnos totales en los primeros tres meses de la pandemia en los Estados Unidos (del 8 de marzo al 8 de junio). La cantidad de turnos semanales durante la pandemia fue más alta que durante cualquier otra semana de 2019. Estos turnos a menudo se centraban en la capacitación, la recaudación de fondos, la banca telefónica y la organización virtual.

En total, se crearon 18.484 eventos entre el 8 de marzo y el 8 de junio, y el 23% de ellos fueron organizados por voluntarios. El sitio web también encontró que el 68% de quienes se inscribieron entre el 8 de marzo y el 8 de junio eran mujeres.

La ciencia detrás de los buenos actos

Los científicos han estado estudiando los efectos del voluntariado y de ayudar a otros durante años. La evidencia muestra que las personas que se dedican a ayudar a otros tienden a ser más felices y saludables que aquellas que no lo hacen.

Durante la pandemia, los voluntarios cuentan que se han sentido obligados a ayudar como una forma de lidiar con sus propios sentimientos. Brindar ayuda a los demás también puede crear sentimientos de solidaridad en un momento en que todos están atrapados en casa. Ayudar a otros también puede darles a algunas personas una sensación de control sobre su entorno, especialmente si sienten que están marcando una diferencia en el mundo.

A nivel biológico, ayudar a otros puede provocar un efecto de euforia, cuando la dopamina y las endorfinas se liberan en el cerebro.

Los estudios médicos también muestran que la saliva de las personas compasivas contiene una mayor cantidad de inmunoglobulina A, que es un anticuerpo que combate las infecciones. Los escáneres cerebrales también sugieren que los bienhechores tienden a estar más tranquilos, experimentan menos estrés y pueden manejar mejor sus emociones en comparación con aquellos que no interactúan regularmente con los demás.

¿Por qué algunos actos de bondad son mejores que otros?

Un nuevo estudio publicado en la revista Psychological Bulletin sugiere que no todos los actos de bondad afectan nuestra salud de la misma manera. El beneficio general depende del tipo de acto, de la forma en que las personas definen su bienestar, así como la edad, el género y otros datos demográficos del voluntario.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Hong Kong evaluó el “comportamiento prosocial”, que incluye altruismo, confianza y cooperación, con el bienestar general de la persona. Notaron un ligero repunte en la salud de aquellos que se involucran regularmente en un acto prosocial.

Cuando vemos a alguien que necesita ayuda, nos sentimos obligados a relacionarnos con esa persona. Ayudar a la gente de forma espontánea también puede ser más efectivo y satisfactorio que los turnos regulares en una organización. El cuidado y el voluntariado regulares pueden volverse monótonos, por lo que los actos de bondad al azar tienden a tener un mejor efecto.

Los voluntarios más jóvenes parecían beneficiarse más psicológicamente de sus experiencias, mientras que los voluntarios mayores parecen beneficiarse más a nivel físico. Las mujeres también demostraron una conexión más fuerte entre el comportamiento prosocial y el bienestar positivo, en comparación con los hombres. Tendemos a asociar a las mujeres con la prestación de cuidados más que a los hombres. El estudio sugiere que las mujeres pueden sentirse más realizadas después de ayudar a otros porque este comportamiento se ajusta a las normas sociales establecidas.

Claramente, ayudar a los demás puede tener un efecto positivo en nuestra salud. Esta investigación promueve nuestra comprensión de los beneficios psicológicos y físicos del voluntariado. Cuanta más empatía demostremos hacia los demás, mejor será la sociedad. Las empresas y organizaciones pueden utilizar estos datos para mejorar la salud y el bienestar de sus equipos. Considera dedicar más tiempo a realizar buenas acciones en su comunidad y mantente atenta a las oportunidades diarias para ayudar a los demás.