Florence Nightingale: Pionera del Lavado de Manos y la Higiene por la Salud

Richard Bates, Investigador Postdoctoral, Departamento de Historia, Universidad de Nottingham

Florence Nightingale, quien nació hace 200 años, es justamente famosa por revolucionar la enfermería. Su enfoque en el cuidado de soldados heridos y el entrenamiento de enfermeras en el siglo XIX salvó y mejoró innumerables vidas. Y sus ideas sobre cómo mantenerse saludable aún resuenan hoy en día, ya que los políticos dan orientación oficial sobre la mejor manera de combatir el coronavirus.

Por ejemplo, aunque Nightingale no se adaptó por completo a la idea de que muchas enfermedades son causadas por microorganismos específicos conocidos como gérmenes hasta los 60 años, en la década de 1880, era muy consciente de la importancia del lavado de manos. En su libro Notas sobre Enfermería (1860), escribió que:

Cada enfermera debe tener cuidado de lavarse las manos con frecuencia durante el día. Si lava su cara también, es mucho mejor.

Durante la Guerra de Crimea (1853-1856), Nightingale implementó el lavado de manos y otras prácticas de higiene en los hospitales del ejército británico. Este fue un consejo relativamente nuevo, publicado por primera vez por el médico húngaro Ignaz Semmelweis en la década de 1840, que había observado la dramática diferencia que esta práctica marcaba en las tasas de mortalidad de las salas de maternidad.

La atención de Nightingale a la investigación y desarrollos médicos internacionales fue solo un factor detrás de su capacidad para realizar intervenciones efectivas en salud pública. Al igual que muchos expertos en salud pública de su época, Nightingale consideraba que el hogar era un sitio crucial para el combate y prevención de enfermedades. Este fue el lugar donde la mayoría de las personas contrajeron y sufrieron enfermedades infecciosas. (Lo mismo es cierto hoy: en el brote de coronavirus de Wuhan, alrededor del 75-80% de las transmisiones se informaron en grupos familiares).

El libro de Nightingale, Notas sobre Enfermería (1860), era más un libro de instrucciones de salud pública que un manual de enfermería. Aconsejó a la gente común sobre cómo mantener hogares saludables, en particular a las mujeres, de acuerdo con la cosmovisión de la época. Hubo consejos directos, sobre distintos aspectos, desde cómo evitar el humo excesivo en las chimeneas (no permitan que el fuego baje demasiado y no lo abrume con carbón) hasta el material más seguro para cubrir las paredes (pinturas de aceite, no papel tapiz).

Nightingale aconsejó firmemente que las personas abran ventanas para maximizar la luz y la ventilación y desplacen el aire “estancado, mohoso e infectado”. Y abogó por mejorar el drenaje para combatir enfermedades transmitidas por el agua como la cólera y la fiebre tifoidea.

En su opinión, todos los interiores domésticos deben mantenerse limpios. Las alfombras y los muebles sucios, escribió con su brusquedad característica, “contaminan el aire tanto como si hubiera un montón de estiércol en el sótano”.

Notas sobre Enfermería también hizo un llamado a la “señora” de cada edificio que limpiara “cada espacio y rincón” de su hogar regularmente, por el bien de la salud de su familia. Pero Nightingale también recomendó un enfoque más holístico de la salud. Alentó a los soldados a leer, escribir y socializar durante su convalecencia para que no se hundieran en el aburrimiento y el alcoholismo.

Buenos Datos

Durante su juventud, el padre de Nightingale le había presentado a una destacada practicante de estadística, en ese entonces un nuevo campo académico, y le pagó para que tuviera un tutor de matemáticas. Durante y después de la Guerra de Crimea, Nightingale aprovechó las estadísticas como una forma de demostrar la efectividad de diferentes intervenciones.

Luego produjo sus famosos diagramas, que demostraron la alta proporción de muertes de soldados causadas por enfermedades en lugar de heridas de batalla, y se convirtió en la primera mujer admitida en la Sociedad Estadística de Londres en 1858.

Posteriormente, diseñó cuestionarios para obtener datos sobre temas tales como la condición sanitaria de las estaciones del ejército en la India o las tasas de mortalidad de las poblaciones aborígenes en Australia. Su principio guía era que un problema de salud solo podía abordarse de forma efectiva una vez que sus dimensiones se hubieran establecido de manera confiable.

En 1857, aproximadamente un año después de regresar de la Guerra de Crimea, Nightingale sufrió un colapso severo, que ahora se cree que fue causado por una infección similar a la gripe llamada brucelosis. Durante gran parte de su vida posterior, sufrió dolor crónico, que a menudo le impedía caminar o salir de su cama.

Trabajando desde Casa

Después de haber sido declarada inválida, se impuso una regla de aislamiento debido al dolor y el cansancio en lugar del miedo al contagio, una forma de autoaislamiento que se extendió a su familia más cercana (aunque todavía tenía sirvientes y otros visitantes).

Durante sus primeros años de trabajar completamente desde casa, la productividad de Nightingale fue extraordinaria. Además de escribir Notas sobre Enfermería, produjo un influyente informe de 900 páginas sobre las fallas médicas durante la Guerra de Crimea y un libro sobre diseño de hospitales.

Además de establecer la Escuela de Entrenamiento Nightingale para enfermeras en el hospital St. Thomas en Londres en 1860, y un programa de capacitación en partería en el Hospital King’s College en 1861, además de asesorar sobre el diseño de varios hospitales nuevos.

Más tarde, en la década de 1860, Nightingale propuso una reforma de las enfermerías en casas de trabajo para convertirlas en hospitales de alta calidad financiados por los contribuyentes; y también trabajó en reformas sanitarias y sociales en la India. Todo esto lo logró sin salir de su casa (aunque los ministros del gobierno a veces acudían a su hogar para reunirse con ella).

Dicho esto, vale la pena recordar que Nightingale estaba bajo forma privilegiada de autoaislamiento. La fortuna de su padre, derivada de los intereses mineros de Derbyshire, significaba que no tenía problemas de dinero.

Ella vivía en una bonita casa en Londres con varios asistentes y sirvientes para ayudarla, comprar por ella y cocinarle, además de no tener hijos que cuidar. Todo su tiempo de vigilia podría dedicarlo a leer y escribir. Así que, si bien este es un momento apropiado para recordar y celebrar la gran contribución que hizo Nightingale a la enfermería moderna y la atención de salud pública, no debemos sentirnos demasiado mal si no cumplimos con sus altos estándares de productividad aislada.

Este artículo de The Conversation se vuelve a publicar bajo una Licencia Creative Commons.