La popularidad de los suplementos para la salud está en su apogeo, pero ¿son efectivos?

Mientras continuamos viviendo con la amenaza del coronavirus, muchas personas recurren a los suplementos vitamínicos y para la salud como una forma económica de mantener su salud. ¿quién necesita ir al médico cuando tiene una reserva de vitaminas en casa?

Ya sea que hayan perdido ingresos o que no tengan un seguro médico patrocinado por su empleador, los consumidores a menudo aumentan su dependencia hacia los suplementos de salud durante los tiempos de crisis.

¿Pero todos estos paquetes y píldoras están haciendo algún bien a tus pacientes?

Apostando por los suplementos de salud

Sabemos que mucha gente no tiene tanto dinero en el banco como antes. La pandemia de COVID-19 ha despojado a millones de consumidores de su capacidad para ganarse la vida, especialmente aquellos en las industrias de servicio al cliente, eventos y hotelería. Las mujeres siguen constituyendo el grueso de los nuevos desempleados. Solo en los Estados Unidos actualmente hay alrededor de 10,74 millones de personas sin trabajo, millones más han abandonado el mercado laboral por completo y muchos están dejándolo definitivamente. Este patrón se repite alrededor del mundo.

Sin tanto dinero en efectivo disponible, muchos consumidores que están preocupados por su salud han recurrido a los suplementos vitamínicos de venta libre como una forma de mejorar su salud en general y su sistema inmunológico, protegiéndose de infecciones y enfermedades. Padecer COVID-19 o alguna otra condición médica puede ser impactante financieramente, por lo que estas personas están poniendo su fe en paquetes de inmunización y otros suplementos vitamínicos comunes.

“Lo que estamos viendo ahora es un aumento sin precedentes con COVID-19”, dice Joan Driggs, la vicepresidenta de liderazgo intelectual y contenido de IRI, una de las firmas de big data más grandes del mundo que rastrea el gasto de los consumidores en atención médica. “Si estás observando el mercado de suplementos de vitaminas/minerales en este momento, es muy positivo”, dijo a Nutritional Outlook.

Lo mismo sucedió durante la recesión de 2008. A medida que el mercado de la vivienda colapsaba, muchas personas utilizaron suplementos para salvaguardar su salud durante tiempos difíciles. “Al mercado le fue bien en la última recesión”, dice Driggs. “Creo que aumentaron un 5% en las 52 semanas hasta junio de 2009, lo que es un incremento bastante saludable”.

Sin embargo, la pandemia está llevando esta industria a nuevas alturas. Driggs dice que eso se debe a que la actual crisis económica tiene que ver con la salud y la lucha contra las infecciones.

“Existen similitudes, por supuesto, como entrar en recesión, pero COVID-19 hace que todo sea diferente porque, ante todo, la gente está realmente preocupada por su salud física y la de sus seres queridos”, comenta Driggs. “Creo que, si bien los consumidores estarán preocupados por su bienestar financiero, sin duda, algunas de estas categorías de bienes de consumo empaquetados son ​​realmente a prueba de recesión”.

Parece que las personas están dispuestas a gastar el poco dinero que tienen en suplementos de venta libre si creen que los protegerán de la muerte y las enfermedades. Según Diggs, las ventas aumentaron un 35% durante las primeras semanas de la pandemia.

También dice que esto ayuda a las personas a sentir que tienen el control de su salud, a pesar de todo lo que sucede a su alrededor.

“Hay mucha ansiedad. Hay mucho que desconocemos. La gente no sabe cómo va a terminar esto. No saben cuánto tiempo les llevará recuperarse. Entonces, buscan un poco de control y están tomando cosas como vitaminas y suplementos para tal vez reforzar su inmunidad o mantenerse saludables. Es lo que están haciendo para mantenerse a salvo”.

Lo que la ciencia dice

Es importante recordar que, si bien estos suplementos de venta libre pueden mejorar la salud y el bienestar en general, no están destinados a tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. Según Brian Tanzer, gerente de asuntos científicos de The Vitamin Shoppe:

“Es posible que las personas no tengan acceso a alimentos nutritivos por una razón u otra, por lo que los suplementos pueden ayudar a llenar los vacíos en su nutrición. Si una persona no tiene una nutrición adecuada a través de una dieta y/o suplementos, su sistema inmunológico puede verse aún más comprometido. El estrés de la pandemia de COVID-19 puede agotar aún más los nutrientes esenciales que el cuerpo necesita para mantener la salud. Entonces, aunque los suplementos no tienen un efecto directo sobre el virus COVID-19 en sí, ciertamente pueden ayudar a respaldar la salud y el bienestar en general durante este momento tan estresante”.

Un informe reciente en Science Daily sugiere que algunos suplementos pueden ser más efectivos que otros, al menos cuando se trata de combatir el COVID-19.

Valeo Pharma, una empresa farmacéutica canadiense en ascenso, acaba de comenzar a vender su fórmula de flavonoides de apoyo al sistema inmunológico, Hesperco, en línea después de recibir una licencia de producto natural de Health Canada. La investigación muestra que la hesperidina puede estimular la inmunidad y ayudar al cuerpo a combatir las infecciones virales.

Sin embargo, no se puede decir lo mismo de la vitamina C. Un informe reciente encontró que la vitamina C no demostró afinidad por los receptores que interferirían con la infectividad del SARS-CoV-2. Tampoco hay evidencia que sugiera que la vitamina C ayude a prevenir enfermedades respiratorias.

Muchas personas también se abastecen de suplementos de vitamina D a medida que pasan más tiempo encerrados, pero los estudios muestran que los beneficios para la salud son mixtos.

Diggs quiere que las personas se centren en el bienestar integral en lugar de solo suplementos rápidos. “No existe una fórmula mágica. Es comer bien, hacer ejercicio, dormir bien, tratar de aliviar la ansiedad, y los multivitamínicos son una buena opción en caso de que tengas algún tipo de deficiencia en tu dieta”, agregó. Siempre es mejor obtener vitaminas de alimentos naturales en lugar de pastillas.

Si tus pacientes están comenzando a llenarse de suplementos vitamínicos durante la pandemia, asegúrate de que estén usando productos que apoyen su sistema inmunológico.