Los Peligros de dar de alta a los pacientes a con Coronavirus a los hogares de ancianos

Los hogares para ancianos se han convertido en lugares resaltantes por el coronavirus. Los residentes son particularmente vulnerables a la enfermedad conocida como COVID-19. Si el virus ingresa a una de estas instalaciones, podría propagarse fácilmente entre otros residentes, forzándolos a ser ingresados en hospitales locales.

A medida que el brote continúa extendiéndose, algunos hospitales han comenzado a dar de alta a pacientes de la tercera edad que dieron positivo para el virus en hogares de ancianos locales para aumentar su capacidad. En Estados Unidos varios estados incluso han ordenado que los hogares de ancianos acepten residentes con COVID-19, pero los funcionarios de salud han advertido que esta política podría llevar al desastre.

Si trabajas en un hogar para ancianos y se le pide a tu instalación que acepte pacientes de edad avanzada que hayan dado positivo en la prueba del virus, esto es lo que necesitas saber.

Aumento de la capacidad vs la protección de los vulnerables

Para algunos centros de salud, dar de alta a pacientes mayores con coronavirus en hogares para ancianos puede ser una decisión difícil. Si los hospitales tienen poca capacidad mientras que el virus continúa propagándose, es posible que no tengan más remedio que enviar a estos pacientes de regreso a los hogares de ancianos de donde vinieron o colocarlos en centros de asistencia hasta que se recuperen del virus.

Ya hemos visto múltiples brotes en hogares para ancianos en diversos paises, incluidos los más memorables en el Life Care Nursing Home en Kirkland, a las afueras de Seattle, Washington, en los Estados Unidos, uno de los primeros epicentros de la epidemia en dicho país. Según los informes, la instalación organizó una fiesta de Mardi Gras a fines de febrero a pesar de las preocupaciones sobre la creciente pandemia, aunque, en ese momento, la mayoría de los casos reportados todavía estaban en China. Desde entonces, la instalación se ha relacionado con más de cien infecciones, incluyendo a los miembros del personal, residentes y visitantes, así como con 37 muertes, y ahora enfrenta multas de hasta 600.000 $ por su presunta negligencia.

En sitios más grandes y más afectados se han emitido órdenes de que los hogares para ancianos deben aceptar pacientes que hayan dado positivo por el virus para aumentar la capacidad en los hospitales. Siguiendo el caso de Estados Unidos, California emitió una orden similar en marzo, pero desde entonces han suavizado esa medida. Las instalaciones en California ahora pueden esperar recibir pacientes con coronavirus si cumplen con ciertas políticas de prevención de infecciones.

A pesar de la necesidad de dar espacio para otros pacientes infectados, varios funcionarios de salud, incluidos los de la Sociedad de Medicina de Cuidado Post-Agudo y a Largo Plazo, han rechazado estas políticas, advirtiendo que podrían conducir a nuevos brotes y un aumento de las hospitalizaciones y readmisiones.

El Dr. Michael Wasserman, jefe de la Asociación de Medicina de Cuidado a Largo Plazo de California, dijo recientemente a NPR: “Si sacas a la gente de los hospitales para hacer espacio y los llevas a hogares para ancianos un par de semanas después, por cada uno de los que enviaron, es posible que recibas 20 más en el hospital.”

Algunos hogares para ancianos se han librado del coronavirus hasta el momento. Si los hospitales deben dar de alta a los pacientes de edad avanzada a las instalaciones locales de atención para personas mayores, deben intentar enviarlos a los lugares que ya atienden a pacientes con virus. La introducción del virus en instalaciones que aún no han reportado ningún caso podría poner en riesgo a estas comunidades.

Qué hacer si te piden admitir a un residente con COVID-19

Si trabajas en un hogar para ancianos y te piden que hagas espacio para pacientes que han dado positivo por el virus, debes seguir ciertos procedimientos de incubación y prevención de infecciones. Los CDC han emitido pautas para hogares de ancianos y centros de atención a largo plazo que aceptan pacientes con coronavirus. Lee sus recomendaciones completas para proteger tu instalación de infecciones.

Los CDC recomiendan alojar los casos sospechosos y confirmados en un área separada, monitorear de cerca a los pacientes sintomáticos y asintomáticos para detectar enfermedades graves, implementar políticas de reposo por enfermedad para los miembros del personal y guardar equipos de protección personal, como máscaras faciales, para los proveedores de atención médica. Los visitantes deben usar máscaras faciales de tela en lugar de sacarlas del suministro de la instalación.

Pueden decidir limitar las horas de visita o eliminarlas por completo para algunos pacientes, especialmente si han dado positivo por el virus. Los científicos todavía están tratando de determinar si las personas pueden transmitir el virus a otros, incluso si parecen haberse recuperado completamente del COVID-19.

Si tu instalación tiene problemas para seguir estas políticas específicas para el control de infecciones mientras atienden a pacientes con coronavirus, comunícate con tu departamento de salud local para obtener ayuda. Si tu instalación está llena y no están preparados para aceptar a estos pacientes, deben tratar de enviarlos a otra instalación, si es posible.

Cuidar de los más vulnerables puede ser estresante, y mucho más cuando debes responder a una pandemia global. Haz tu mejor esfuerzo para dejar espacio para los pacientes con coronavirus en tus instalaciones y aumentar la capacidad en los hospitales locales sin poner en peligro al resto de tus residentes.