¿Tu hijo ha recibido sus vacunas? Los pediatras dicen que los padres se están descuidando con la atención médica de rutina

La pandemia de coronavirus ha dominado los titulares durante meses, ya que otras noticias importantes relacionadas con la salud hacen menos eco. Con las escuelas canceladas en todos lados, muchos padres mantienen a sus hijos en casa tanto como sea posible hasta que los funcionarios de la salud consideren que es seguro salir nuevamente. Sin embargo, esto significa que muchos padres no llevarán a sus hijos a la consulta del pediatra, lo que podría significar un desastre en los próximos meses, especialmente cuando los niños se preparan para regresar a la escuela.

Los pediatras dicen que esta es la época del año en que muchos padres deberían vacunar a sus hijos y completar los controles de rutina, pero la pandemia los mantiene en casa. Si trabajas en el consultorio de un pediatra, tienes hijos pequeños o conoces a alguien que los tenga, descubre por qué es importante llevar a los niños al consultorio del médico, incluso en medio de una pandemia mundial.

Tomando una decisión difícil

Para muchos padres con niños pequeños, ir al consultorio del pediatra en medio del brote del coronavirus puede parecer una idea desastrosa. Si bien los niños parecen ser menos vulnerables al COVID-19 que las personas mayores y aquellos con afecciones preexistentes, aún podrían enfermarse si se exponen al virus. Durante aproximadamente un mes, se les ha dicho a los pacientes que se queden en casa a menos que estén gravemente enfermos para evitar la propagación del virus, pero, como resultado, eso puede traer consecuencias para los niños.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AEP) señala que los padres aún deben llevar a sus hijos al consultorio del pediatra para recibir las vacunas de rutina y los chequeos médicos. Esto es especialmente cierto en niños menores de dos años. Los padres primerizos generalmente necesitan llevar a sus hijos al consultorio médico cada pocos meses durante los primeros dos años de vida para asegurarse de que se están desarrollando adecuadamente.

Los niños también tienden a recibir vacunas en la primavera, incluyendo las de paperas, rubéola, tos ferina, meningitis y sarampión, que se consideran altamente contagiosas. Sin estas vacunas, muchos niños podrían ser víctimas de enfermedades graves una vez puedan abandonar sus hogares y regresar a la escuela. Los niños también podrían transmitir fácilmente nuevas enfermedades a sus amigos y compañeros de clase sin su conocimiento.

¿Pero qué pasa con la telesalud?

Muchos pediatras están tratando a sus pacientes usando audio y video remotos, pero no pueden realizar un chequeo completo a través de una pantalla. En algunos casos, la telesalud puede usarse como una alternativa a la atención en persona. Los pediatras tampoco pueden administrar una vacuna al niño a través de Internet. Algunos servicios deben llevarse a cabo en persona.

Mantener a los niños seguros durante la pandemia

Los pediatras están haciendo todo lo posible para asegurarse de que sus pacientes jóvenes no estén expuestos al virus durante estas visitas de rutina. Se le está diciendo a los padres que llamen con anticipación si su hijo tiene una cita para asegurarse de que todavía esté disponible. Es probable que se les dé instrucciones adicionales en cuanto a su llegada a las instalaciones y registrarse para la cita médica.

Cada instalación está respondiendo a la pandemia de manera diferente, pero muchos pediatras solo verán a pacientes no virales por la mañana, antes de tratar a los niños que pueden haber sido infectados por la tarde. Tan pronto como el paciente abandone la habitación, los miembros del personal limpiarán y desinfectarán todo antes de que el siguiente paciente sea atendido, reduciendo así sus posibilidades de exposición.

También se les pide a muchos padres que esperen en sus autos hasta que el médico esté listo para verlos en lugar de hacer que se sienten en la sala de espera. Tan pronto como son llamados a las instalaciones, son escoltados directamente a una habitación abierta donde una enfermera y un pediatra atenderán a su hijo. Todos llevarán equipo de protección para evitar la propagación del virus.

Correr la voz a los padres

Algunos padres pueden preguntarse si es mejor cancelar la cita de su hijo y esperar hasta que el coronavirus haya quedado atrás, pero es posible que algunos niños no puedan esperar.

Según Sally Goza, presidente de la AEP, en Estados Unidos los pediatras actualmente solo atienden alrededor del 20 al 30% de los pacientes que normalmente atienden en esta época del año. Es posible que algunas áreas menos afectadas, incluyendo los vecindarios y las comunidades que aún no han visto una ola de pacientes con coronavirus, no tengan que preocuparse por un posible brote de sarampión, pero es probable que muchos padres eviten los consultorios de pediatras en áreas más afectadas como Nueva York , California, Ohio y Michigan, lo que podría conducir a un grupo de nuevos casos de sarampión en el futuro.

Si trabajas en el consultorio de un pediatra, continúa comunicándote con los pacientes para asegurarte de que entiendan por qué es importante llevar a sus hijos a chequeos regulares. Si no quieren llevar a sus hijos a una cita, intenta cambiar la mayor cantidad posible de servicios a telesalud. Habla con ellos sobre cómo funciona tu instalación para proteger a los pacientes más pequeños de una posible exposición al virus.

Algunos pediatras pueden eliminar por completo la atención de persona sin virus, a pesar de las recomendaciones de la AAP. Si tienes niños pequeños y el consultorio del pediatra se niega a atender a tu hijo en persona, habla con ellos sobre si existe algún riesgo de retrasar la consulta y si debes buscar atención en otro lugar.

Al final del día, llevar a un niño al consultorio del pediatra puede ser menos riesgoso que llevarlo al supermercado. Si los padres continúan cancelando citas y retrasando la atención médica, podríamos enfrentar otra pandemia o brote una vez que termine el coronavirus.

Aplica estos consejos para mantener informados a los padres durante este tiempo de incertidumbre. Visita el sitio web de AEP para obtener más información sobre cómo atender de manera segura a los niños durante la pandemia.