Más historias espeluznantes de enfermeras para prepararte para Halloween

Todavía estamos haciendo todo lo posible para emocionarnos por el Halloween de este año. Incluso si no podemos ir a una fiesta de disfraces en la que todos se burlen de sí mismos, podemos divertirnos en línea o en el trabajo. Las enfermeras están llenas de historias impactantes e increíbles, por lo que decidimos preguntar a los seguidores de nuestra página de Facebook Funny Nurses si tenían alguna historia de miedo para compartir.

Ahora, tenemos un montón de historias de fantasmas, sin saber si alguna vez podremos volver a visitar un hospital. Desde escenarios de vida o muerte hasta sonidos extraños y pacientes rebeldes, aquí hay otra ronda de historias espeluznantes, cortesía de tus colegas de enfermería

El hombre del sombrero negro

Brian J. Paulin compartió una historia que parece sacada de una pesadilla. El escribe:

“Hace unos 15 años, apenas comenzando mi carrera de enfermería, entré en una habitación para administrar medicación para Hidradenitis Supurativa a un paciente en la cama uno. Mientras administraba el medicamento, la paciente de la cama dos me preguntó: “¿Por qué hay un hombre parado al pie de mi cama?” Miré hacia la cama del paciente y no vi a nadie.

Respondí: “Allí no hay nadie”. Ella dijo: “Sí, lo hay, él está parado allí con un sombrero negro y quiere que vaya con él”. Seguí asegurándole que no había nadie más en la habitación. Habló con más fuerza y se molestó porque no le creía. Pensó que estaba loco porque no podía ver a este hombre con sombrero negro. Unos días después falleció. Hasta el día de hoy, ese recuerdo todavía me provoca escalofríos”.

El niño de la esquina

Es probable que muchos de ustedes se hayan desconectado de las conversaciones con los pacientes de vez en cuando, ya sea que se trate de una historia larga y compleja o de un paciente con demencia que hace las mismas preguntas una y otra vez. Pero esta historia de Ada Pioquinto-Carinio nos dio una segunda reflexión:

“Cuando era Asistente de Enfermería Certificada en un hogar de ancianos, estaba aseando a una paciente. Ella hablaba y hablaba, yo medio escuchaba pensando que me estaba contando una historia. Entonces dije: “¿De verdad?” Hizo el giro más lento de cabeza que he visto, me miró, sonrió y dijo: “Oh, cariño, no estoy hablando contigo, estoy hablando con el niño de allí”. Ella señalò hacia una esquina… Yo salí lentamente”.

La sala de partos abandonada

Los hospitales siempre están reutilizando diferentes departamentos y salas y, a veces, estas habitaciones contienen los espíritus de los pacientes que han fallecido. Eso fue una realidad para Samantha Alleman.

En Facebook, escribe sobre cómo comenzó a trabajar en una UCI improvisada donde destinada al trabajo de parto y la sala de partos. La habitación en la parte de atrás donde solían realizar cesáreas le dio una sensación “escalofriante”.

Ella continúa escribiendo:

“Tenían una pequeña habitación con la etiqueta “Reanimación infantil” y hacía mucho frío. El personal nocturno dijo que podían escuchar a los bebés llorar por la noche. Una vez tuve una paciente en una camilla en el pasillo que me dijo que podía ver niños y cuerpos por todas partes. Desde entonces, trasladaron nuestra UCI, pero todavía recuerdo lo espeluznante que fue”.

Su primer ente sombra

Amanda Mills, una enfermera de cuidados a largo plazo, cuenta que deseaba haber tenido su teléfono en el trabajo cuando afirma haber visto a su primer “ente sombra”. No fue su primera experiencia con lo paranormal, solo la primera en este trabajo.

Ella escribió en Facebook:

“He hecho turnos de noche antes, nada nuevo. Es un edificio antiguo que solía ser un hogar de ancianos judío, ahora es solo para población en general, un hogar de ancianos típico. De todos modos, estaba colocando un recipiente para objetos punzantes en la sala de riesgo biológico que solía usarse como capilla hace años. Entro y lo dejo en la papelera y me doy cuenta de que no estoy sola, a mi izquierda estaba la sombra de una persona a. ¡¡Instantáneamente tuve la piel de gallina!!”

Cuando la miré directamente, desapareció y lo sigo de allí. Fui a otra unidad por un minuto solo para tener la compañia de otra enfermera que ha trabajado aquí desde siempre. Ella también compartió algunas de sus experiencias en este edificio. He trabajado en otros lugares y he visto algunas cosas, ¡pero esta fue la primera vez aquí! ¡Estuve yendo por sitios iluminados el resto de ese turno! JAJAJA. “

Nos encantan todas estas increíbles historias de enfermeras que son lo suficientemente valientes como para trabajar con fantasmas. La naturaleza del trabajo de una enfermera puede dar lugar a todo tipo de incidentes extraños. Pueden seguir publicando sus historias y nos aseguraremos de compartirlas aquí en Scrubs Mag a medida que nos acercamos a Halloween.