Mes de concientización sobre la violencia en relaciones de adolescentes: Manteniendo a los jóvenes seguros

Febrero es el Mes de concientización sobre la violencia en las relaciones entre adolescentes, por lo que pensamos que debemos hablar sobre la violencia entre estas parejas y cómo puede prevenirse. Si algunos de tus pacientes son adolescentes o si estás criando a uno en tu hogar, es importante estar al tanto de los signos de abuso, para que puedas ayudar a los pacientes más jóvenes a protegerse a nivel romántico y sexual.

Los adolescentes de hoy tienen muchos problemas con los que lidiar, incluyendo la violencia física y sexual, el acoso cibernético, el sexting y el intercambio no autorizado de fotos desnudas o explícitas, así como la discriminación racial y étnica. Estos problemas pueden afectar fácilmente la comprensión de la intimidad de un joven en los años venideros.

Quitemos el telón sobre este tema, para que puedas ayudar a tus pacientes a superar estos desafíos.

Un vistazo a las relaciones adolescentes

Actualmente los adolescentes tienen relaciones sexuales más tarde en su vida que en la década de 1980. A finales de los años 80, el 51% de las mujeres adolescentes y el 60% de los adolescentes varones mantenían relaciones sexuales. De acuerdo a las cifras actuales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el 44% de los chicos entre 15 y 19 años han tenido relaciones sexuales, mientras que el 42% de las chicas del mismo grupo de edad lo han hecho. Alrededor del 80% usan anticonceptivos durante su primera experiencia sexual.

La violencia entre parejas adolescentes puede adoptar muchas formas diferentes, incluida la violencia física, la violencia sexual, el contacto inapropiado, la agresión psicológica y el acoso. Estos problemas pueden ocurrir en línea con la misma facilidad que en persona. La violencia entre parejas adolescentes sigue ocurriendo alrededor del mundo, con millones de casos cada año; sin embargo, muchos adolescentes pueden decidir no denunciar problemas de intimidación o violencia porque tienen miedo de contarlo a sus amigos o familiares.

Aquí hay algunas estadísticas sobre la violencia entre parejas adolescentes que debes tener en cuenta:

  • Casi 1 de cada 11 mujeres y 1 de cada 15 estudiantes de secundaria masculinos notificaron haber experimentado violencia física durante el último año.
  • Aproximadamente 1 de cada 9 mujeres y 1 de 36 hombres en el mismo grupo reportaron haber experimentado violencia sexual durante el mismo período de tiempo.
  • Alrededor del 26% de las mujeres y el 15% de los hombres que fueron víctimas de violencia sexual física o de contacto y/o acoso por parte de una pareja íntima en su vida experimentaron por primera vez estas u otras formas de violencia de esa pareja antes de los 18 años.
  • La carga de violencia entre parejas adolescentes no se comparte de igual forma entre todos los grupos—los grupos minoritarios sexuales se ven desproporcionadamente afectados por todas las formas de violencia, y algunos grupos minoritarios raciales/étnicos también se ven excesivamente afectados.

Las consecuencias de la violencia en el noviazgo adolescente

Para algunos, las consecuencias del abuso y la violencia de pareja pueden durar toda la vida. A diferencia de las cicatrices y condiciones físicas, los efectos de la violencia en el noviazgo adolescente pueden pasar desapercibidos durante años. Estas consecuencias pueden incluir:

  • Síntomas de depresión o ansiedad.
  • Hábitos de vida poco saludables, como el abuso de sustancias, el consumo de tabaco, drogas y alcohol.
  • Retirarse de las actividades sociales y eventos públicos.
  • Pensamientos suicidas y de autolesiones.
  • Mal rendimiento escolar o deportivo
  • Cambios repentinos de humor e irritabilidad.
  • Mayores posibilidades de victimización a futuro; los jóvenes que son víctimas de violencia en el noviazgo en la escuela secundaria tienen un mayor riesgo de victimización durante la universidad.

Mantente atenta a estos síntomas mientras cuidas a tus pacientes. Si un adolescente comienza a cambiar su comportamiento, el sexo y las relaciones pueden estar involucrados. Habla con tus pacientes sobre cómo mantenerse a salvo durante la intimidad. Pregúntales sobre sus relaciones personales. Es posible que algunos adolescentes quieran mantener estos detalles en privado, pero si sospechas de abuso, no puedes permitirse ignorarlo. Trata de ser abierta y transparente con los adolescentes y ellos podrán brindarle el mismo trato. Es posible que desees enviar algunos de tus pacientes a un consejero o trabajador social para ayudarlos a resolver estos problemas.

Enfrentando la violencia entre las parejas adolescentes

La prevención de la violencia entre las parejas adolescentes se trata de fomentar relaciones saludables entre las personas más jóvenes. Crea experiencias sociales atractivas para ellos de forma que puedan construir relaciones positivas entre sí sin sentir la presión de tener relaciones sexuales o usar sustancias. Responde positivamente a desarrollos románticos saludables, mientras desalientas o previenes los desarrollos poco saludables.

Tratar con los supervisores y padres también puede ayudar a reducir los incidentes de la violencia entre las parejas adolescentes. Los programas de participación familiar y de relación pueden ayudarte a abordar algunos de estos inconvenientes. Algunos estudiantes pueden necesitar más apoyo de la comunidad local, así como supervisión adicional en el hogar.

Habla con tus pacientes sobre cómo deberían responder a este tipo de situaciones. Los adolescentes deben estar familiarizados con las prácticas sexuales seguras y aprender a defender sus preferencias en el momento. Habla con tus pacientes en riesgo sobre cómo informar incidentes de abuso y por qué esto es importante.

Para algunos adolescentes, ir al médico o visitar a una enfermera escolar puede ser su única oportunidad para hablar sobre estos temas profundamente personales. Puedes hacer tu parte para enfrentar la violencia en el noviazgo adolescente al conocer los signos de abuso e intervenir con tus pacientes cuando sea necesario.

Para obtener más información sobre cómo prevenir la violencia entre las parejas adolescentes, descarga o revisa lo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades tienen que decir sobre cómo prevenir la violencia de pareja íntima a lo largo de la vida: un paquete técnico de programas, políticas y prácticas. Está lleno de información útil que puedes utilizar para abordar estos problemas. Nadie debe sentirse inseguro en situaciones sexuales o íntimas, especialmente los adolescentes. Ten en cuenta esta información para ayudar a fomentar relaciones saludables entre los jóvenes de tu comunidad.