Mi Paciente No Deja De Flirtear ¿QUÉ PUEDO HACER?

My Patient Won’t Stop Hitting on Me (What to Do)
Está demostrado. Ciertos pacientes pueden verse afectados de un modo más o menos evidente y mostrando diversos grados de incorrección. Algo que puede ser muy molesto, especialmente después de un largo turno.

Aunque no estamos animando a esta práctica, tratamos de entender por qué es tan común entre los pacientes. Para empezar, la enfermería se representa a menudo en formas sexualizadas. Por lo tanto, no es de extrañar que algunos pacientes vean las enfermeras como un objeto de deseo. Además, se relacionan con sus pacientes cuando están en su punto más vulnerable. Les cuidas, eres amable con ellos, y llevas esperanza a sus vidas. Como resultado, algunos pacientes pueden verte como a una especia de salvadora y emocionarse contigo.

Pero como todo el mundo en la industria ya se sabe, tener un romance de cualquier tipo con un paciente está estrictamente prohibido. La parte difícil de esto es que esta regla podría no ser tan obvia para tus pacientes como lo es para ti.

Así que cuando los pacientes parecen no querer seguir las reglas, debes hacer algo al respecto,  aquí tienes algunas ideas útiles.

 

Trate de entender de dónde viene

Con la asistencia médica siendo un tema tan sensible para muchas personas, para terminar en un hospital – con situaciones emocionales potencialmente difíciles – hacen que muchos pacientes traten de encontrar una manera de salir de la incomodidad. Algunos pueden ser simplemente desagradables, críticos, no cumplen las normas, y otros sólo tratar de disminuir la tensión ligando contigo. Aunque esta situación te resulte extraña, probablemente ellos no son muy conscientes de las molestias que podrían ocasionarte.

Pero es importante que sepas de dónde viene todo. Incluso podría servir para intentar redirigir la conversación hacia algo que podría ser preocupante para ellos y que, sin saberlo, quizás lo aborden mediante el ligue. A continuación verás algunos consejos sobre cómo tratar con los pacientes difíciles y la manera de mantener la calma en torno a ellos. Verás que te servirán bien cuando se trata de pacientes que intenten seducirte.

 

Hacerles saber sus límites

Nada se siente tan mal como dejar que la gente cruza tus límites personales. Por mucho que se podría pensar que el ser enfermera implica solamente la bondad y la compasión, llega un momento en que necesitas expresarte e imponer algunos límites. Esto no significa que debes ser mala o intimidante, pero hay que ser firme y reconducir la situación hacia una más profesional. Puedes hacerlo diciendo que sólo estás ahí para proporcionar servicios profesionales y estás obligada a tener límites que se respeten, o simplemente afirmando que no es apropiado desviarse hacia lo no profesional.

Si expresar lo que sientes te resulta algo complicado, puedes usar una simple estrategia de evadir sus comentarios. De hecho, para aquellos que no están cruzando los límites bruscamente, podría funcionar mejor para cortar el flirteo sólo ignorándolo  o simplemente cambiando la conversación. Añadir un tono de seriedad ayuda.

 

Hacer un Acuerdo común de colegas

Algunas situaciones pueden salir de control. Por eso que es bueno hablar con los colegas para hacer frente a estas posibilidades. Juntos se podría acordar una forma común de abordar este tipo de comportamientos. Por ejemplo, si hay cualquier paciente que es ya famoso por sus predisposiciones de flirteo, entonces podría ser una buena idea visitarle siempre acompañada.

Crear una estrategia común sobre cómo tratar con los pacientes que ligan. Puede sonar un poco difícil, por los horarios, pero va a resultar muy útil y eficiente. No sólo vas a tener un respaldo, sino también puedes centrarte en hacer tu trabajo mejor.

 

¿Qué otras estrategias para tratar con los pacientes que flirtean tienes? Comparte tus consejos dejando un comentario a continuación.