¿Pueden usted o su práctica ser demandados por exponer pacientes al coronavirus?

Muchos países de todo el mundo han comenzado a prepararse para reabrir sus economías, pero las empresas grandes y pequeñas están preocupadas por enviar a sus empleados de regreso al trabajo en medio de una pandemia global. Lo mismo ocurre con los proveedores de atención médica.

¿Qué sucede si comienzas a atender pacientes nuevamente para descubrir que pueden haber estado expuestos al coronavirus mientras estaban bajo tu cuidado? ¿Podrías ser considerada responsable de la propagación involuntaria del virus?

Los dueños de negocios se están preparando para una posible avalancha de demandas a medida que comienzan a avanzar lentamente hacia la normalidad, pero ¿cómo se ve la nueva normalidad?

La decisión de reabrir

Decidir si reabrir las empresas puede ser complicado para muchos gerentes y directores generales. Todos están ansiosos por ganarse la vida nuevamente, pero ¿a qué costo? Si bien muchos sitios están cediendo con las instrucciones de quedarse en casa, los dueños tienen que decidir por sí mismos cómo van a manejar esta nueva realidad con algo de ayuda de sus países.

La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional ha publicado pautas claras para ayudar a las empresas a reabrir de manera segura en medio de la pandemia. Si posees o supervisas un centro médico independiente, también deberás asegurarte de que tu práctica cumpla con estas pautas. Volver al trabajo no se trata solo de proteger a los empleados del virus. También debes preocuparte por proteger a los clientes o pacientes, proveedores, contratistas y cualquier otra persona que pueda intervenir en la empresa.

La decisión de reabrir puede depender de varios factores diferentes, como:

  • ¿Los empleados, clientes, pacientes y otras personas tienen acceso a equipos de protección personal?
  • ¿Pueden los trabajadores hacer su trabajo mientras se mantienen separados al menos a un metro de distancia entre ellos?
  • ¿Volverán suficientes clientes a la tienda u oficina durante la pandemia para justificar la reapertura?
  • ¿Los clientes, empleados y proveedores se sienten seguros de volver al trabajo?
  • ¿La reapertura de la empresa o práctica ayudará a la comunidad local a recuperarse?

Si estas considerando reabrir tu negocio o práctica, asegúrate de conocer las respuestas a estas preguntas previamente.

¿Cuáles son las implicaciones legales de la reapertura durante la pandemia?

Esencialmente, los dueños de negocios están preocupados por ser demandados por infectar accidentalmente a sus trabajadores, clientes o socios con el virus. La comunidad legal se está adaptando lentamente a la nueva realidad de la pandemia, pero nadie sabe exactamente cómo se desarrollarán estos casos en los tribunales.

De acuerdo a la National Law Review, los demandantes que buscan demandar en los Estados Unidos deben probar en la corte que contrajeron el coronavirus en un lugar específico, es decir, en un determinado establecimiento o empresa. Sin embargo, probar la fuente de infección en la corte puede ser en última instancia imposible. El virus parece ser omnipresente, por lo que identificar la hora exacta y el lugar de transmisión parece una tarea infructuosa.

Sin embargo, si un trabajador pasa la mayor parte de su tiempo, o todo su tiempo, en su trabajo solo para irse a una casa vacía, puede probar que su empleador fue responsable de la infección, considerando que las posibilidades de que contraiga el virus en cualquier otro lugar serían extremadamente bajas.

En su mayoría, los empleadores pueden estar protegidos de posibles demandas gracias a la naturaleza inexacta del virus.

Empresarios luchan por protecciones

Los miembros del Congreso y el gobierno federal de Estados Unidos, al igual que los organismos gubernamentales de distintos lugares, buscan formas de proteger a los dueños de negocios de posibles demandas relacionadas con el coronavirus. La próxima ronda de financiamiento para el alivio del coronavirus probablemente incluirá protecciones legales para los dueños de negocios, especialmente si sienten presión para reabrir negocios en sus lugares de origen.

Los abogados y los dueños de negocios están pidiendo algún tipo de puerto seguro, lo que significa que, si las empresas cumplen con las pautas de Administración de Seguridad y Salud Ocupacional y los CDC, no deberían ser legalmente responsables si alguien se enferma durante su guardia.

Sin embargo, los sindicatos y activistas dicen que esto fácilmente podría significar un desastre para aquellos que regresen al trabajo. Si los dueños de negocios saben que no pueden ser demandados, pueden no proteger a sus trabajadores durante las horas laborales. Crear un puerto seguro podría fácilmente derivar en negligencia en distintas industrias.

¿Qué ocurre con los trabajadores?

Si un trabajador se enferma y no puede demandar a su empleador, ¿qué se supone que debe hacer?

La mayoría de los empleados deben estar cubiertos por las leyes de compensación de los trabajadores, dependiendo de dónde vivan. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la carga de la prueba recae en el empleado. Eso significa que los trabajadores tendrán que demostrar que contrajeron el virus en el trabajo, por lo cual la culpa recae en el empleador, pero esto puede resultar difícil de probar.

Varios países y sus estados están trabajando para actualizar estas leyes, buscando garantizar que los trabajadores se mantengan seguros en medio de la pandemia. Por ejemplo, en, California, Estados Unidos, se actualizaron recientemente estas leyes para que la carga de la prueba recaiga en el empleador. Si un trabajador primario en ese estado contrae el virus, ahora se supone que lo contrajo en el trabajo. Las empresas ahora deberán demostrar que el trabajador no contrajo el virus en el trabajo.

Si alguien se enferma con el virus después de regresar al trabajo, debe solicitar la compensación para trabajadores a través del sitio web del estado o país pertinente. Con suerte, los legisladores y la comunidad legal encontrarán una manera de proteger a los dueños de negocios de demandas falsas, mientras se aseguran de que los trabajadores no pongan en riesgo su salud solo por ganarse la vida.