La asesina silenciosa: Conociendo las señales de la diabetes

La diabetes afecta a 30.3 millones de personas en los Estados Unidos. Y, sin embargo, alrededor de 7.2 millones de personas en ese país no han recibido un diagnóstico oficial. La diabetes a menudo se conoce como la “asesina silenciosa”. Los síntomas pueden pasar desapercibidos o se puede estar sin tratamiento durante años. Para el momento en que algunos pacientes reciben un diagnóstico, gran parte del daño ya está hecho.

La diabetes puede provocar una variedad de afecciones crónicas graves o empeorarlas, entre estas se incluyen enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, ceguera e insuficiencia renal. La diabetes también puede ser mortal. Fue la séptima causa principal de muerte en los Estados Unidos en 2015. En 2012, la diabetes le costó al sistema de salud estadounidense 245 mil millones de dólares. Los gastos médicos promedio entre las personas con diabetes diagnosticada fueron aproximadamente 2.3 veces más altos que los gastos para las personas sin diabetes.

Como proveedor de atención médica, puedes ayudar a tus pacientes a reconocer las primeras señales de diabetes para que puedan ajustar su estilo de vida antes de que su condición empeore. Utiliza estos consejos para tomar un enfoque más proactivo en la lucha contra la diabetes.

Comprendiendo las diferencias entre Diabetes tipo 1 y 2

Antes de sumergirnos en las señales de alerta de la diabetes, hablemos sobre las diferencias entre la diabetes tipo 1 y 2, para que puedas comprender mejor cómo esta afección afecta el cuerpo.

En pacientes con diabetes tipo 1, el sistema inmunológico del cuerpo ataca las células productoras de insulina en el páncreas. La insulina reduce la cantidad de azúcar en el torrente sanguíneo. Permite que el azúcar pase a las células de la persona, por lo que el cuerpo puede usarla para obtener energía. Sin insulina, el azúcar comienza a acumularse en el torrente sanguíneo, lo que conduce a la diabetes tipo 1. Se desconoce la causa exacta de la diabetes tipo 1, pero es probable que esté relacionada con una variedad de factores genéticos y ambientales.

Con la diabetes tipo 2, las células del cuerpo se vuelven resistentes a la insulina y el páncreas no puede producir suficiente insulina para superar esta resistencia. Sin suficiente insulina, el cuerpo ya no puede usar el azúcar para obtener energía, dejándola acumularse en el torrente sanguíneo. La diabetes tipo 2 generalmente es provocada por una dieta deficiente y falta de actividad física, pero los factores genéticos y ambientales también pueden desempeñar un papel en el desarrollo de la enfermedad.

Primeras señales de la diabetes

En muchos pacientes, la diabetes puede no diagnosticarse durante años. Como el endocrinólogo Kevin Pantalone, DO de la Clínica Cleveland en Estados Unidos, escribe: “Cuando diagnosticamos a alguien, asumimos que probablemente ya haya tenido diabetes durante unos cinco años”. Durante las primeras etapas de la diabetes, los síntomas tienden a ser sutiles. Los pacientes y los proveedores de atención deben estar atentos a las siguientes señales de advertencia, para que puedan comenzar a revertir los efectos de la enfermedad lo antes posible:

  • Micción frecuente – Constantemente tienes ganas de orinar, especialmente durante la noche.
  • Un aumento de las infecciones urinarias o de hongos – El exceso de azúcar en la orina puede producir más infecciones urinarias o por hongos, especialmente en las mujeres.
  • Pérdida de peso inesperada – El cuerpo puede comenzar a quemar grasas almacenadas cuando hay demasiada azúcar en el cuerpo.
  • Empeoramiento de la visión – Un nivel alto de azúcar en la sangre puede distorsionar la visión de una persona. Hay que estar al tanto a la necesidad de cambios repentinos en los anteojos o lentes de contacto recetados de una persona.
  • Fatiga constante – Los altos niveles de azúcar en la sangre pueden interrumpir el sueño y aumentar la deshidratación.
  • Coloración de la piel – La diabetes puede oscurecer la piel de los pliegues del cuello de una persona y el área alrededor de los nudillos.
  • Heridas que tardan en sanar – Los cortes diarios y los moretones pueden no sanar tan rápido como lo harían normalmente.

Muchos de estos síntomas tienden a ser sutiles o inexistentes durante las primeras etapas de la diabetes. Incluso pequeños cambios en el comportamiento o la salud de una persona pueden ser motivo de preocupación. Otros factores de riesgo para la diabetes incluyen:

  • Tener antecedentes familiares de diabetes.
  • Exposición reciente a una enfermedad viral.
  • Tener sobrepeso
  • Falta de actividad física
  • Raza – Por razones que aún no están claras, las personas negras, hispanas, indoamericanas y asiático-estadounidenses tienen un mayor riesgo de contraer diabetes que los pacientes blancos.
  • Alta presión sanguínea

Ten en cuenta estas señales de advertencia y factores de riesgo al examinar a tus pacientes.

Obteniendo ayuda antes de que sea demasiado tarde

Si notas alguna de las señales de advertencia mencionadas anteriormente, habla con tus pacientes sobre los riesgos de la diabetes y por qué es importante hacerse la prueba. Anima a tus pacientes en riesgo a realizarse un examen de glucosa en sangre o visitar a un endocrinólogo. Cualquier persona que tenga sobrepeso y sea mayor de 45 años debe realizarse un examen de glucosa en sangre cada pocos años solo por seguridad.

Una vez que el paciente ha sido diagnosticado con diabetes, deberá modificar su estilo de vida para evitar complicaciones adicionales. Las mejores maneras de reducir los efectos de la diabetes es tener una dieta equilibrada, perder el exceso de peso y hacer mucho ejercicio. Los pacientes deben comer más fibra que carbohidratos, mientras controlan su consumo de azúcar. Es mejor mantenerse alejado de los jugos de frutas azucarados, bebidas deportivas, alcohol y refrescos. Debes hacer que tus pacientes se cambien a frutas, verduras de hoja verde y carnes magras.

La detección de la diabetes puede convertirse en un desafío para algunos pacientes y proveedores de atención de salud. Es posible que un síntoma o señal de advertencia temprana no destaque por sí solo, pero contemplar la imagen completa puede ayudar a los pacientes y proveedores a detectar la diabetes más temprano que tarde. Cuanto más tiempo tenga diabetes una persona, más daño le causará a su cuerpo. Habla con tus pacientes sobre sus riesgos y únete a la lucha contra la diabetes ahora mismo.