Los mejores cortes y estilos para un largo turno

best-cuts-and-styles
Image: Alma G

Vamos a hablar de una de las grandes cruces que afectan al estilo de una enfermera: el peinado de después de trabajar. Muchas metéis y sacáis el pelo del gorro durante todo el día, lo colocáis hacia atrás para retirarlo de la cara, ponéis clips para retirarlo de los ojos y, al final de la jornada, acabáis con un peinado que no llevarías ni para ir a un rally de camiones monstruo y mucho menos para salir por la ciudad.

Sé que la planta de Cuidados Intensivos no es una pasarela de moda, pero hay una serie de sencillos trucos que os permiten controlar vuestro pelo y llevarlo a la moda, especialmente si después del trabajo tenéis algún compromiso.

Aunque estoy segura de que a muchas de vosotras os cuesta desprenderos de vuestra larga melena, nunca ha existido mejor momento que el actual para ir con el pelo corto. Victoria, Katie, Keira, Rihanna — todas llevan diferentes tipos de pelo corto y es más sexy que nunca.

Si eres lo suficientemente valiente como para cortártelo, te recomiendo un corte con navaja, corto o media melena. El corte con navaja es uno de los métodos modernos más efectivos para crear textura y dejar un acabado suave y desfilado en lugar de la aspereza que causan las tijeras.

Este estilo es el más fácil de mantener y se puede llevar de varias maneras. Sin embargo, queda mejor si tu pelo es fino o normal. Al final del día, solo necesitarás cinco segundos delante del espejo para arreglártelo y ¡lista para irte!

Para el cabello grueso o rizado son mejores los cortes más cortos o pixie, con capas más largas en la parte de delante y cortas detrás. Es muy fácil de mantener con espuma o gomina y debes secarlo con un cepillo redondo.

Aquí tienes tres estupendas formas de mantener tu peinado impecable y elegante.

1. Juega con las rayas: lleves el pelo suelto o recogido hacia atrás con un moño,  ¿por qué no darle un poco más de vida? Puedes tener otro estilo simplemente cambiando la raya.

Haz la raya en medio o haciendo zigzag. Extiende por todo el pelo un pegote del tamaño de una moneda (o más dependiendo de la textura) de gel antiencrespamiento. Utiliza una horquilla para crear una raya bien definida.

Si estás haciendo un moño, recoge el pelo hacia atrás en una cola de caballo. Retuerce la cola en uno o dos puntos (dependiendo de la longitud/volumen del cabello). Enrosca el pelo por donde lo has retorcido alrededor de la goma que sujeta la cola y sujétalo con una horquilla. Si tienes el pelo grueso, debes sujetar la cola en varios puntos mientras la retuerces. Rocíalo con laca. Al final del turno, puedes transformar fácilmente este peinado en un recogido de noche bajando la cola de caballo hasta la nuca y sujetando nuevamente el moño.

2. Sé una belleza con trenzas: extiende por todo el pelo una espuma para definir rizos. Separa el pelo en partes iguales (a más partes, más definidos quedan los rizos), haz las trenzas y sujétalas con una goma del pelo. Agrupa las trenzas en una larga cola de caballo o en un moño. Cuando estés lista para salir puedes deshacer las trenzas y te quedará una ondulación natural y sexy.

3. Hazte una simple cola de caballo: no subestimes el encanto de una bonita coleta. Mantenla bien peinada con una crema de peinado que le dará un acabado perfecto.

Sea cual sea tu tipo de pelo o su longitud, siempre puedes encontrar un estilo y un corte perfectos y pasártelo bien haciéndolo. Todos estos peinados se pueden hacer en cuestión de minutos y son tan bonitos como prácticos.