• Terry Cralle
  • Scrubs
  • 6 years ago

¿Reconoces los signos del síndrome del trabajo a turnos?

Image: © Veer Incorporated

¿Estás entre el 30 por ciento de enfermeras que trabaja en el turno de noche? Sí así es, ¿te sientes cansada frecuentemente? ¿tienes que luchar a menudo contra la falta de sueño? ¿te cuesta dormirte o permanecer dormida? ¿afectan los problemas de sueño a tu vida social, familiar o laboral? ¿llevas al menos un mes experimentando estas dificultades para conciliar el sueño?

Si has contestado sí a cualquiera de estas preguntas, sigue leyendo porque puede que sufras el síndrome del trabajo a turnos, un tipo de desorden del sueño que afecta al ritmo circadiano y que puede tener un impacto negativo no solo en tu rendimiento laboral sino también en tu calidad de vida e incluso en tu longevidad. La buena noticia es que simplemente siguiendo unas sencillas recomendaciones, puedes mejorar tu salud y bienestar y encarrilar tu vida de nuevo.

¿Qué es el síndrome del trabajo a turnos?

El cuerpo humano sigue de manera natural un ritmo circadiano, un periodo de aproximadamente 24 horas de vigilia y sueño, con deseo más fuerte de dormir entre la medianoche y las 6 de la mañana y entre las 14:00 y las 16:00.Tu ritmo circadiano de sueño-vigilia, que enlaza con los ciclos naturales de luz y oscuridad, está regulado por un reloj biológico interno ubicado en el núcleo supraquiasmático del hipotálamo. El trastorno del sueño y sus consecuencias se producen cuando intentas permanecer despierta cuando tu reloj biológico interno te dice que duermas, o cuando intentas dormir cuando tu reloj biológico interno quiere que estés despierta.

¿Cuáles son los síntomas principales del síndrome del trabajo a turnos?

No resulta sorprendente que durante el turno de noche, cuando tu reloj interno está diciendo que deberías dormir, te sientas excesivamente cansada, agotada y menos alerta. También debería resultar fácil entender por qué tienes dificultades para dormirte y permanecer dormida cuando el ritmo sueño-vigilia de tu cuerpo te manda estar despierta. Por eso, los principales síntomas del síndrome del trabajo a turnos son la hipersomnia, o somnolencia excesiva, y el insomnio.

¿Cuáles son las consecuencias del síndrome del trabajo a turnos?

  • El síndrome del trabajo a turnos normalmente lleva a una disminución de una a cuatro horas de las horas totales de sueño y a un sueño no reparador o con una calidad “insatisfactoria”.
  • La somnolencia excesiva, como consecuencia de la acumulación de horas de sueño perdidas y la disminución de la alerta circadiana, puede llevar a tener dificultades para estar alerta, concentrarse, recordar cosas y tomar decisiones. Además de problemas de coordinación vista-mano, dolores de cabeza, disminución del periodo de atención y aumento del tiempo de reacción.
  • Según un estudio del sueño del personal de enfermería, realizado por Kenshu Suzuki y varios de sus colegas, en el año 2005, los individuos que durante su turno de noche estaban excesivamente somnolientos, tenían más posibilidades de cometer errores en la administración de fármacos, clavarse accidentalmente agujas y manejar incorrectamente los equipos—errores que repercuten tanto en el personal de enfermería como en sus pacientes. Encuestas realizadas a los trabajadores sanitarios han demostrado que un 41 por ciento admite cometer errores debido a la fatiga. Un 19 por ciento informó que sus errores habían empeorado la condición del paciente. Estos resultados son consistentes con estudios que demuestran que solo dos horas de pérdida de sueño tienen el mismo efecto en el desempeño de una actividad que tomarse tres bebidas alcohólicas.
  • Los individuos con el síndrome del trabajo a turnos tienen mayor absentismo laboral, problemas gastrointestinales y digestivos, como acidez e indigestión, problemas cardíacos, incluyendo aumento del riesgo de infarto e hipertensión, carcinoma de pecho, útero y colon, ciclo menstrual irregular, resfriados y gripe y aumento de peso.
  • Los trabajadores a turnos tienen más accidentes de automóvil, especialmente conduciendo hacia y desde el trabajo, probablemente porque suelen conducir con fatiga y tienen el doble de posibilidades de quedarse dormidos al volante. De hecho, dos tercios de los trabajares a turnos dicen conducir adormilados después de su turno. Además, la irritabilidad, la impaciencia y los cambios de humor, como ansiedad y depresión, asociados a este trastorno, pueden arruinar relaciones laborales y familiares y las actividades sociales.